• Dólar
  • BNA $123.75 ~ $129.75
  • BLUE $245.00 ~ $250.00
  • TURISTA $202.95 ~ $212.85

16 C ° ST 14.36 °

Unión Radio 91.3 en vivo

A 20 años del la eliminación más dolorosa: nos volvíamos de Corea-Japón en primera ronda

El 12 de junio de 2002, el equipo de Marcelo Bielsa igualaba 1 a 1 con Suecia y adiós Mundial. La herida fue demasiado grande para un país que estaba en una de las peores crisis de su historia.

Gabriel Batistuta tras la eliminación del Mundial 2002
Gabriel Batistuta tras la eliminación del Mundial 2002

12 Junio de 2022 15.31

Se cumplen hoy dos décadas, sí, 20 años ya de la eliminación de la Selección en primera ronda del Mundial Corea-Japón 2002. Aún se hace difícil encontrar respuestas para uno de los momentos deportivos más dolorosos. Aquel equipo comandado por Marcelo Bielsa arrancó la competencia como uno de los grandes candidatos a levantar la Copa, pero dijo adiós demasiado pronto y en medio de un clima desolador.

Luego de la victoria por 1-0 ante Nigeria y la derrota por el mismo resultado ante Inglaterra, el 12 de junio de aquel año millones de argentinos se levantaron en medio de la noche para ver el partido que arrancó a las 3:30 de la madrugada: la Albiceleste debía ganarle a Suecia.

No pudo. El conjunto nacional, que necesitaba un triunfo para avanzar a octavos de final, lo buscó por todos los medios, pero apenas pudo rescatar un empate 1-1.

Tras resistir los ataques argentinos, el conjunto sueco se puso en ventaja en una de sus primeras aproximaciones gracias a un tiro libre de larga distancia de Anders Svensson que batió la resistencia de Pablo Cavallero. A dos minutos del final, Hernán Crespo igualó la historia tras capturar el rebote de un penal que Magnus Hedman le detuvo al Burrito Ortega.

El pitido final del árbitro Ali Bujsaim fue un golpe de nocaut. Toda esa ilusión con la que cargaban semanas, días y hasta minutos antes del encuentro se volvió en contra de los jugadores de aquel plantel. Al ingresar al vestuario se encontrarían con un clima desolador.

El vestuario de la Selección argentina tras el Mundial 2002

Con el paso del tiempo, a medida que la herida empezó a cicatrizar, los propios jugadores de ese seleccionado reconstruyeron lo que fueron los minutos posteriores a la eliminación y coincidieron en que se encontraron con uno de los vestuarios más tristes que alguna vez pisaron.

Ariel Ortega fue el primero de los futbolistas en llegar al lugar y qe se encontró con un Marcelo Bielsa completamente “abatido” y al borde de las lágrimas. Lentamente, se fueron sumando el resto de sus compañeros. Una vez que estaban todos, el entrenador intentó tomar la palabra, pero se quebró.

“Cuando termina una competencia, sea de clubes o de selecciones, Marcelo hace una reunión final en el vestuario. Busca realizar un tercer tiempo, como en el rugby, pero sin la gaseosa y comida. Después del partido con Suecia intentó hacer ese encuentro con los jugadores, pero no pudo, quiso hablar y se largó a llorar”, contó el exarquero Germán Burgos durante una entrevista con Radio Villa Trinidad.

Y agregó: “Yo me levanté, fui a abrazarlo a él y al profe Bonini y me fui. Ya está, después la reunión no se hizo. Estábamos todos tan tristes, que era imposible. A mi me salió abrazarlo, porque uno reconoce su honestidad”.

Gabriel Batistuta, quien jugó ese día su último partido en un Mundial, borró de su cabeza los detalles de esa dolorosa escena. El histórico goleador aseguró que “por unos días se me apagó la luz”, aunque admitió que estuvo mucho tiempo buscando respuestas para esa eliminación.

Mientras, el Kily González calificó a esta como “una de las decepciones más grandes” de su carrera y relató: “Nunca más en mi vida vi un vestuario así. Nunca vi a un entrenador llorar como lloraba Marcelo. No te imaginás lo que fue eso”. “Ya en el hotel, todos llorando en las mesas mientras comíamos. Fue lo más triste que me tocó en la vida deportiva, no me lo voy a olvidar más”, completó durante una nota con Hablemos de Fútbol.

La divertida anécdota del Burrito con Bielsa 

Al llegar al vestuario, el Burrito Ortega se encontró con un Marcelo Bielsa notablemente golpeado. “Lo vi y no lo podía creer, no sabía qué hacer. Él estaba abatido. Yo también estaba muy mal. No sabía qué decirle y le agradecí por todas las charlas que tuvimos, a lo que me respondió: '¿Qué charlas, si usted conmigo nunca habló?'“, contó entre risas durante una entrevista con Diego Korol. “Después le conté a mis compañeros y se morían”, completó.

Marcelo Bielsa habló con los periodistas tras la eliminación

Pese al gran golpe que habían sufrido y en medio de una enorme angustia, Marcelo Bielsa no eludió a los periodistas e hizo un análisis de la eliminación. “Yo creo que claramente fuimos el mejor seleccionado del grupo, merecimos ganar holgadamente ante Suecia, merecimos un mejor resultado que el que tuvimos ante Nigeria y no merecimos perder ante Inglaterra. Pero el fútbol tiene esa emoción de que el que es mejor no necesariamente va a ganar”, comenzó el Loco.

“Ha sido un fracaso porque estábamos en condiciones de obtener más de lo que obtuvimos, pero no me parece justo dejar fuera del análisis a un montón de otros aspectos positivos. No hay duda de que fue el mejor equipo del grupo. Si bien eso no suaviza la sensación, la explica”, continuo.

Para el Loco hubo “un montón de cosas para rescatar” en su seleccionado y remarcó: “Nos costó transformar en goles la altísima cantidad de chances con las que contamos”.

Luego del Mundial, Bielsas extendió su vínculo con la Selección argentina hasta 2006. Sin embargo, el entrenador presentó la renuncia en septiembre de 2004, poco después de ganar la medalla de oro en los Juegos Olímpicos de Atenas.