Fernando Rapallini será el árbitro del superclásico

El platense de 43 años fue elegido por sorteo para dirigir el partido del próximo domingo entre River y Boca.

28 Septiembre de 2021 13.54

El árbitro para el superclásico del próximo domingo entre River y Boca ya tiene nombre y apellido: Fernando Rapallini. El platense de 42 años fue designado por sorteo en una terna en la que competía con Darío Herrera. Estará acompañado Juan Pablo Belatti y Diego Yamil Bonfa, que oficiarán de jueces de línea. El cuarto árbitro será Fernando Espinoza.

River y Boca se medirán el próximo domingo 3 de octubre a las 17 horas por la decimo cuarta fecha de la Liga Profesional y será la primera después de la pandemia que el Monumental recibirá público. Estarán habilitadas unas 36 mil personas que deberán cumplir con diferentes requisitos de salud para entrar al estadio, además del correspondiente ticket.

Se trata del tercer superclásico que dirigirá. Los anteriores fueron: 0-0 por la Superliga 2019/2020 y 2-2 por la Copa Diego Maradona 2020.

En su extensa carrera, Rapallini dirigió a River 30 veces en las que el Millonario consiguió 19 victorias, nueve empates y dos derrotas.

Con el Xeneize tiene tiene números similares: los dirigió en 24 oportunidades, en los que el equipo de La Ribera ganó 10, con siete empates y siete derrotas.

Quién es Fernando Rapallini

Fernando Rapallini fue noticia mundial después de ser elegido el primer árbitro de Conmebol en dirigir un partido de la Eurocopa, que se disputó en junio pasado y que terminó con la consagración de la Selección de Italia. Este hecho se dio en el marco de un acuerdo de intercambio entre la UEFA y la Confederación Sudamericana, que eligió al argentino como el gran referente del arbitraje.

Lo de este platense de 43 años, nacido el 28 de abril de 1978 en La Plata, es mucho más que su profesión como el árbitro de fútbol que termina de cumplir un sueño. Fanático del fútbol, jugó como número 9 en varios equipos de la liga de La Plata, aunque con poco gol. Es, además, simpatizante fervoroso de un club que mantiene bajo estricta reserva y ocupa un rol fundamental en la empresa que la familia tiene en City Bell dedicada a la construcción y diseños de piletas de natación, como así también a la venta de accesorios y mantenimiento para piscinas.

Fefo, como lo conocen en La Plata, llegó a Europa el 2 de junio como parte del primer intercambio arbitral Conmebol-UEFA y se instaló junto a los asistentes Juan Pablo Belatti y Diego Bonfá en Estambul, la base designada para los árbitros de la competencia.

Sobre su carrera como árbitro, el platense dijo tiempo atrás: “En el año 2000 ingresé en la AFA. Es un proceso largo y difícil el del arbitraje, además de ser muy vocacional. Si bien podés vivir de esto, hay muchos árbitros que tenemos una vocación paralela”.

Lleva 10 años como juez en la primera división del fútbol argentino, pasó por Copa Libertadores, Eliminatoria Sudamericana y Copa América, y dirigió un Mundial Sub-20 en 2019, y es candidato a ir al Mundial de Qatar en 2022.

“Rapallini es un árbitro que entiende el juego, habla y tiene una gran expresión corporal, con lo que da seguridad en los fallos”, dijo a la agencia Reuters el exárbitro Héctor Baldassi, representante argentino en el Mundial de 2010.

Antes de dedicarse al arbitraje por consejo de su padre, un joven Rapallini jugaba de delantero e iba a la tribuna de su equipo favorito, en ambos casos con la particularidad de enojarse seguido con los jueces, según contaron varios de sus amigos.

Rapallini, sin embargo, dijo tiempo atrás que su experiencia como futbolista lo ayuda a conducir los partidos y a entender a los jugadores que dirige, y por supuesto, entender las quejas por sus fallos.