El FMI le respondió a Cristina Kirchner: “Las condiciones no son específicas para la Argentina”

El vocero del organismo, Gerry Rice, reafirmó que las facilidades se devuelven en un período de entre 4 años y medio y 10. No dio detalles sobre las discusiones con Martín Guzmán.

25 Marzo de 2021 16.51

En su habitual conferencia de prensa quincenal, el vocero del Fondo Monetario Internacional (FMI), Gerry Rice, confirmó que el gobierno argentino apunta a buscan un acuerdo de facilidades extendidas para reemplazar al préstamo stand by que el organismo le otorgó a la Argentina en 2018.

Ante las especulaciones sobre un eventual pedido de las autoridades locales para obtener un mayor plazo de devolución, el portavoz recordó que el acuerdo de facilidades extendidas se devuelve en un período de entre 4 años y medio y 10 años. “Estas condiciones no son específicas para la Argentina”, aclaró Rice. Las declaraciones llegan luego de la reunión entre el ministro de Economía, Martín Guzmá, y la titular del organismo, Kristalina Georgieva.

Durante la conferencia de prensa, Rice respondió muy brevemente las preguntas sobre el resultado de las conversaciones con el gobierno argentino y aseguró que las reuniones técnicas con el staff del FMI continúan. No obstante, destacó que no es conveniente brindar excesiva información sobre las discusiones mientras están en marcha: “No es bueno ni para el país ni para el Fondo”, señaló. Más tarde, el propio organismo emitió un comunicado con la conclusiones de esos encuentros.

Respuesta a la vicepresidenta

La respuesta de Rice respecto de los plazos de devolución de los acuerdos de facilidades extendidas, que llegan a 10 años y no está previsto modificar, se da luego de las declaraciones de la vicepresidenta Cristina Kirchner sobre la deuda. En el acto de conmemoración por el Día de la Memoria, la ex mandataria afirmó: “Con los plazos y con las tasas que se pretenden no solamente es inaceptable, es un problema de que no podemos pagar porque no tenemos la plata”.

Los dichos, que están en sintonía con las últimas declaraciones de Alberto Fernández, hacen referencia a la negociación que lleva adelante el gobierno para lograr un nuevo acuerdo con el FMI que permita despejar el horizonte de vencimientos que tiene el país. En total, la Argentina debe unos US$44.500 millones y solo este año debe abonar intereses por US$4500 millones.

Si bien los pagos de este año se podrían cubrir con dólares frescos que el FMI le enviará a todos los países miembros, en 2022 y 2023, los compromisos son bastante más exigentes ya que el país debe desembolsar unos US$40.000 millones en ese bienio.

En los últimos meses, junto a la discusión de la ampliación de los fondos disponibles para los países miembro (DEG), en el organismo y reuniones de los países del G20 surgieron iniciativas tendientes a que los plazos de repago de los préstamos se extendieran, en algunos casos hasta el doble de lo previsto, como algo excepcional por la pandemia.

No obstante, esas sugerencias no prosperaron de momento. Sí avanza la decisión de ampliar los Derechos especiales de Giro (DEG), la moneda del Fondo, que permitirá a los países hacer frente a los gastos derivados de la pandemia, la vacunación de su población o bien para hacer frente a deudas. Por la ampliación de ese capital, la Argentina sumará más de US$4400 millones a sus reservas, casi el mismo dinero que debe desembolsar el país para los intereses con el organismo este año.