El FMI pronosticó que la Argentina crecerá más, pero ya no cree en la inflación que firmó Guzmán

El Fondo actualizó sus proyecciones de crecimiento del PBI, inflación y desempleo para 2022 y 2023. Si bien espera una mejora de la economía, proyectó que los precios subirán por encima de la pauta de 38% a 48% que pactó con el Gobierno.

19 Abril de 2022 12.48

En el contexto de su asamblea anual, el FMI publicó este martes sus pronósticos para la economía mundial, en los que incluyó sus perspectivas de crecimiento, inflación y empleo para cada país. El documento es una actualización de las previsiones publicadas en enero y muestra una mejora en el pronóstico de crecimiento para la Argentina. Por el contrario, prevé que la inflación promedio supere el 50% este año.

En su nuevo pronóstico, el organismo espera que la economía local crezca un 4% este año, lo que significa un aumento de un punto porcentual. Para 2023, en tanto, la mejora es de medio punto y el FMI ahora espera una expansión de 3%.

El crecimiento conjunto de los países de América del Sur será de 2,3% en 2022, 0,1 puntos porcentuales menos que en el informe anterior. La Argentina será el segundo país con mayor crecimiento de la región en 2022, detrás de Colombia, que se expandirá 5,8%.

En tercer lugar aparece Uruguay, con 3,9%; Bolivia, con 3,8%; Perú, que crecerá 3%; Ecuador, que se expandirá 2,9%; Venezuela y Chile, con variaciones positivas de 1,5% cada uno; Brasil crecerá 0,8% (medio punto más que lo previsto en enero); y Paraguay, que anotará un alza de 0,3%.

La inflación es un eje a recalibrar

En el acuerdo que el Gobierno firmó con el FMI, se comprometió a cerrar 2022 con un dato de inflación que estaría entre 38% y 48%. Sin embargo, el propio entendimiento habla de la necesidad de prontas recalibraciones en las metas, a partir del escenario inflacionario internacional.

Luego de precios que subieron 16,1% en el primer trimestre, el informe que distribuyó este martes el FMI ya descuenta que la Argentina no cumplirá ese objetivo y proyecta que la inflación promedio de la Argentina será de 51,7% en 2022. Para 2023, en tanto, espera que los precios aumenten a un ritmo medio de 43,5%.

“La inflación es una preocupación en los Estados Unidos y en otros países”, afirmó Pierre-Olivier Gourinchas, economista jefe y director del departamento de investigación del FMI.

En el informe, el FMI asegura que incluso antes de la guerra, la inflación había aumentado en muchos países por el incremento vertiginoso en las materias primas y los desequilibrios entre la oferta y la demanda luego de la pandemia.

“Los bancos centrales de algunos mercados emergentes y economías desarrolladas, como la Reserva Federal de EE.UU. y los de América Latina, ya habían estado bajo presión antes de la guerra, lo que adelantó el momento del endurecimiento de su política monetaria. La escasez de suministros relacionada con la guerra amplificará en gran medida esas presiones, especialmente a través de aumentos en el precio de la energía, los metales y los alimentos”, advirtió el organismo, en relación con la suba de tasas, que también implementó el propio Banco Central argentino.

En ese sentido, prevé que la escasez de algunos suministros se mantenga hasta 2023, por lo que “ahora se proyecta que la inflación se mantenga elevada por mucho más tiempo” que en su informe previo, tanto en economías avanzadas como de mercados emergentes y en desarrollo.

Los efectos de la guerra en la economía mundial

“En comparación con nuestro pronóstico de enero, hemos revisado a la baja nuestra proyección de crecimiento global a 3,6% tanto en 2022 como en 2023. Esto refleja el impacto directo de la guerra en Ucrania y las sanciones a Rusia, y se prevé que ambos países experimenten fuertes contracciones”, afirmó el FMI.

Los recortes a las perspectivas globales fueron de 0,8 puntos porcentuales para 2022 y de 0,2 puntos para 2023, en relación con las estimaciones de enero. En cuanto Estados Unidos, el FMI espera un crecimiento de 3,7% este año, lo que significó una baja de 0,3 puntos en comparación con el informe previo.

“La perspectiva de crecimiento de este año para la Unión Europea se ha revisado a la baja en 1,1 puntos porcentuales debido a los efectos indirectos de la guerra, lo que la convierte en el segundo mayor contribuyente a la revisión general a la baja”, resaltó el FMI.

El organismo indicó cinco factores principales que modelarán la economía mundial en los próximos meses:

  • Las consecuencias de la guerra en Ucrania.
  • La suba de tasas de interés y la volatilidad de los mercados.
  • Retiro de los estímulos fiscales, luego de la expansión durante la pandemia.
  • La desaceleración de la economía china, con sus consecuencias para otros países asiáticos y para las economías exportadoras.
  • La pandemia y el acceso desigual a las vacunas, que no permite descartar nuevos brotes aunque se espera que su impacto económico sea menor.