El Gobierno aseguró que se terminó “la dolarización de las tarifas” de los servicios públicos

El presidente reveló que no se prevén aumentos hasta marzo de 2021 y reafirmó que habrá valores preferenciales para los sectores más vulnerables.

18 Noviembre de 2020 17.03

El presidente reveló que no se prevén aumentos hasta marzo de 2021 y reafirmó que habrá valores preferenciales para los sectores más vulnerables.

“No está previsto que las tarifas se ajusten este año. Calculo que a partir de marzo vamos a discutir cómo se corrigen”, afirmó el jefe de Estado en diálogo con C5N, y llamó a buscar un mecanismo para que los ajustes “sean pagables por los argentinos”. Sobre el sendero de incrementos que tiene en mente, el jefe de Estado aseguró que “terminará” con la dolarización en el costo de los servicios públicos para los usuarios.

Al respecto, confirmó que habrá valores diferenciados. “La pandemia nos dejó conocer la situación en la que está cada argentino. Hoy sabemos por la ANSeS y la AFIP la situación personal de cada uno: cuáles son sus ingresos y en qué condiciones están”, comenzó explicando. Luego, Alberto Fernández aclaró que esto va a permitir poder hacer una tarifa para aquellos que están en situación de vulnerabilidad, en referencia a la tarifa social.

En diciembre pasado, el Gobierno decidió congelar las tarifas de los servicios de luz, gas y agua hasta junio, y esto se extendió en el momento en que el país entró en emergencia sanitaria y muchos de sus habitantes se vieron imposibilitados de trabajar.

Darío Martínez, secretario de Energía, ya había anticipado que desde 2021 se iba a producir un alza en las tarifas. Y el ministro de Economía, Martín Guzmán, había adelantando, al presentar el Presupuesto en el Congreso, que los incrementos seguirían a la inflación durante el próximo año, estimada en 29%.

Mientras sigue vigente la Ley de Solidaridad sancionada en diciembre pasado, la Secretaría de Energía trabaja en un nuevo esquema de aumentos con subsidios sectorizados. Lo que quiere decir que el Estado aplicará la realidad económica de cada familias. De acuerdo con datos desprendidos del análisis que realizó la secretaría a cargo de Martínez, el plan del Gobierno implicaría que el 40% de la población, que vive en situación de pobreza, no será alcanzada por los aumentos de tarifas, al menos durante 2021, mientras una parte de la suba en otros sectores sociales será absorbida por el Estado con subsidios y por las propias distribuidoras.

En tanto, otro 45% de los usuarios deberán afrontar una suba tarifaria similar a la de la inflación, calculada para 2021 en el Presupuesto en 29%.

El 15% restante de la población, que integra el grupo de aquellos que perciben altos ingresos, afrontaría una actualización cercana al 70% que reclaman las energéticas por el retraso tarifario. De acuerdo a las estimaciones realizadas por las distribuidoras de luz y gas, los ajustes deberían ser en torno al 70%, luego de dos años sin retoques de los cuadros tarifarios.