La pobreza se volvió a ubicar en torno del 40% en el primer semestre del año

Así lo indicaron los expertos en estadísticas sociales, que afirmaron que la reapertura parcial de la economía no alcanzó para mejorar en forma sustantiva este cuadro; el Indec dará a conocer este jueves la tasa de pobreza de la primera mitad del 2021, tras el 40,9% del 2020

30 Septiembre de 2021 07.49

El Gobierno espera con atención el dato de la pobreza del primer semestre del 2021, que para los expertos se ubicará muy cerca del resultado del primer semestre del 2020, un nivel muy alto que no tiene perspectivas de mejorar en forma sustancial pese al rebote económico.

Hace un año, el Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) informaba que la pobreza alcanzaba al 40,9% de la población, por lo que afectaba a 18,5 millones de personas y se transformaba en el peor número desde el 2004, a la salida de la crisis generada con el estallido de la convertibilidad. Seis meses después, precisó que ese número se elevó al 42%, frente al 35,5% de fines del 2019.

Los expertos indicaron que la mejora en el nivel de actividad del primer semestre de este año frente al 2020 no compensó el efecto combinado de la alta inflación y el pobre desempeño del mercado laboral formal

De la mano de una mayor apertura en la economía, luego de la severa cuarentena que se impuso en 2020, hay expectativas de que la cifra, al menos, no haya epeorado respecto de estos últimos datos. En este sentido, la actividad económica mostró una franca recuperación en los primeros siete meses del año, luego de la importante recesión del año pasado, que terminó con una caída del 10% en el PBI.

Sin embargo, la alta inflación y la escasa recuperación del mercado formal de trabajo se tradujeron en un mal resultado, una vez más, según los cuatro especialistas consultados. Cabe recordar que en el primer semestre del 2020 hubo dos meses de actividad plena hasta el inicio de la pandemia y la cuarentena en marzo; en cuanto al nivel de precios, no se espera una mejora sustancial, sino más bien una aceleración después de las elecciones de noviembre, con un 46% a fin de este año y el 42% en 2022.

El experto de la UTDT Martín González Rozada dijo que “la información actualizada de los deciles de ingreso que publicó esta semana el Indec sugiere que la estimación puntual estaría un poquito por debajo del 42%; cuánto por debajo es más difícil de estimar. Por la información del mercado de trabajo del primer trimestre, parecería que el Inec dejó de ajustar los ponderadores por el cambio de modalidad del relevamiento que se hizo durante 2020?.

“Esto parece así porque en el informe del mercado de trabajo del segundo trimestre de 2021 se volvió al relevamiento mixto (telefónico y presencial) pero no se aclara explícitamente si se volvieron a ajustar los ponderadores como se hizo a partir del segundo trimestre del año pasado. Mi impresión es que si no ajustan probablemente esté más cerca del 40%, mientras que si ajustan es probable que se acerque más al 42 por ciento”, indicó González Rozada. En tanto, para el segundo semestre el experto prevé “un registro similar al del primer semestre; no creo que cambie demasiado la medición”.

Por su parte, Leonardo Tornarolli del CEDLAS afirmó que “la tasa de pobreza va a tener una leve caída a niveles similares a los del primer semestre del año pasado (cuando fue 40,9%). Creo que se va a ubicar cercana a 40,7%, tal vez incluso un par de décimas menos”.

“Si bien en los primeros 6 meses del año la inflación fue elevada, hubo una reactivación, particularmente en el primer trimestre del año. En ese trimestre, la pobreza fue aproximadamente 39.5% (los ingresos incluyen aguinaldos), mientras que en el segundo trimestre (donde los ingresos no incluyen aguinaldos, y además hubo algunas semanas de restricciones de movilidad) se habría ubicado alrededor de 41.9%. El promedio de los dos trimestres sería entonces 40.7%, que es el número semestral que Indec informaría mañana”, precisó.

En cuanto a las proyecciones para la segunda mitad del año, el experto del Cedlas dijo que es posible que haya una mejora. “La normalización de la situación de pandemia, más los estímulos pre electorales es probable que tengan un efecto positivo, aunque de corto plazo, en la tasa de pobreza. No sería raro que baje del 40% en el segundo semestre, pero aún se va a seguir ubicando en niveles superiores a los de pre pandemia”.

En este sentido, aclaró que “no está para nada claro ahora mismo que las mejoras sean sostenibles a mediano plazo. Quedan demasiados desbalances macroeconómicos por resolver para contar con un sendero más propicio y sostenible de reducción de la pobreza”.

Desde el equipo del Observatorio de la Deuda Social de la UCA Eduardo Donza sostuvo que “el dato va a estar algo por arriba del 40%, porque el mercado de trabajo no se recuperó”.

“Hay sectores que han mejorado en términos macroeconómicos, pero no sé cuánto aportan al mercado de trabajo, donde no sube la tasa de empleo. A eso se suma la alta inflación, que atenta mucho con el nivel de vida. Es raro que la tasa de pobreza sea mejor, porque hubo una pérdida de puestos de trabajo, inflación importante y pérdida de ingresos; todo esto resulta en una situación muy adversa”, aclaró Donza.

“Son problemas estructurales, por una estructura productiva que no mejora, pese al esfuerzo de todos los argentinos de financiar programas sociales, pero el desafío es transformarlos en empleo genuino. Si no aumenta la producción, estamos en serios problemas, porque la torta se está achicando y se necesitan acuerdos entre todos los sectores”, concluyó el experto de la UCA.

Por su parte, el consultor Artemio López, titular de Equis, dijo que “dado el aumento de canasta ampliada y el estancamiento de ingresos comparado seguramente habrá de aumentar , el número es aleatorio pero la tendencia es a la suba”.

“No hay que olvidarse que hay 2,3 millones de trabajadores formales que ganan menos que lo que se requiere para superar la línea de pobreza en su hogar; el salario promedio de la economía es 86.000 pesos y la línea de pobreza metropolitana de un hogar de cuatro personas es de 67.000 pesos”, explicó López.

Y, “en el terreno informal es peor y en el cuentapropismo lo mismo; tenemos una situación distributiva solo comparable al 2002, donde el 20% más rico toma el 50% de ingreso y el 20% más pobre accede apenas al 4% del ingreso total; ahí tenés la clave de la robustez de la pobreza en el país y su permanencia”, advirtió.