Susana Giménez regresó al país volando en clase turista por primera vez en su vida: el motivo

La conductora volvió de París, adonde había ido para entrevistar Wanda Nara tras su crisis matrimonial con Mauro Icardi por el affaire con la China Suárez.

su gimenez
su gimenez web

28 Noviembre de 2021 12.17

Tras la esperada entrevista de Susana Giménez a Wanda Nara en París, luego de la crisis matrimonial de la empresaria con Mauro Icardi por el affaire del futbolista con Eugenia La China Suárez, la diva regresó a la Argentina en la mañana del sábado en un avión de Air France. Y quienes compartieron con ella el vuelo se sorprendieron al verla sentada en un asiento de clase turista en lugar de ocupar una butaca en business o primera clase, como suele hacer habitualmente. ¿El motivo? Un error de la aerolínea que había vendido dos veces su pasaje.

Para tratar de reparar este error, al momento del embarque la compañía le ofreció a Susana tres asientos para ella sola en la primera fila de llamada clase “económica”. Y así fue como, por primera vez en su vida, la diva viajó en turista. Pero, lejos de enojarse, se lo tomó con humor y disfrutó de una experiencia distinta en su vuelta al país.

Susana fue abordada por los periodistas en el aeropuertoSusana fue abordada por los periodistas en el aeropuerto

Susana pisó suelo argentino alrededor de las nueve y media de la mañana, con unas seis valijas de equipaje y en compañía de su asesora de imagen, Marcela Amado. Y no quiso sacarse el barbijo para las fotos porque, según explicó, no estaba maquillada luego de casi catorce horas de vuelo. Aunque sí aceptó posar para todos los fanáticos que no quisieron dejar pasar la oportunidad de sacarse una selfie con ella.

Susana trajo unas seis valijasSusana trajo unas seis valijas

Al ser abordada por la prensa, Susana dijo que no tenía idea de los comentarios que había surgido luego de su entrevista con Wanda, tras la cual se había criticado el filtro que se había usado en la imagen y que hacía lucir su cabellera de un color extraño. Sin embargo, aseguró que había visto muy bien tanto a la empresaria como al jugador de PSG. Y se mostró molesta cuando le consultaron si, ahora, estaría dispuesta a reportear también a La China.

Susana no quiso sacarse el barbijo para las fotos porque no estaba maquilladaSusana no quiso sacarse el barbijo para las fotos porque no estaba maquillada

Antes de retirarse en su auto junto a su chofer, Marcelo Ahumada, quien la había ido a buscar, Susana adelantó que tiene la intención de volver a la televisión para el mes de marzo del año que viene. Cabe señalar que, después de su participación en Por el mundo junto a Marley, desde Miami, la diva hizo este especial junto a Wanda del cual apenas se vio un adelanto por Telefe y que recién podrá verse completo el 30 de noviembre por la plataforma Paramount+.

La diva se retiró en su auto (Fotos: Ramiro Souto)La diva se retiró en su auto (Fotos: Ramiro Souto)

“Buenas noches a todos”, saludó Susana con la Torre Eiffel de fondo al comenzar la trasmisión de dicha entrevista. La postal más representativa de la noche parisina y la nota más buscada por el periodismo de espectáculos en el último mes. “Yo quería hablar con vos”, dijo Nara luego de entrar en el cuadro. “Ahora empieza el Wanda Gate”, anunció la diva, más cómodas en el hotel, sentadas en sillones, siempre con el emblema de la ciudad luz detrás.

“Cómo empezó esto?¿Vos le viste el teléfono a Mauro?”, preguntó Susana sobre el inicio de la crisis. “Estábamos en un campo, estaban las nenas andando a caballo y busqué una foto en el teléfono. “Ahí vi pantallazos de un chat con una mujer muy famosa que ya saben”, señaló en referencia a la China, a quien nunca mencionó.

Hacia el final, Icardi hizo su ingreso al estudio. Abrazó a la conductora y le dio un beso a su esposa. “Yo no estoy arreglado, vine así nomás”, se justificó por su look informal en contrapunto con la elegancia que mostraban las dos mujeres. “Pensé que quería cobrar por estar acá”, se sorprendió Wanda, que le regaló a la diva parte de su línea de cosméticos en una enorme caja roja de un corazón, y dejando en ese gesto una metáfora del continuará.