Estados Unidos registró la inflación más alta en 30 años

En octubre, el índice de precios al consumidor aumentó un 6,2% respecto del año anterior, el alza más alta desde noviembre de 1990.

10 Noviembre de 2021 12.44

Los precios al consumo en Estados Unidos aumentaron más de lo previsto en octubre por las alzas del combustible y de los alimentos, lo que supuso la mayor subida anual desde 1990, y una nueva señal de que la inflación podría seguir siendo incómodamente alta hasta bien entrado el próximo año.

El índice de precios al consumo (IPC) subió un 0,9% en octubre, después del 0,4% de septiembre, informó hoy el Departamento de Trabajo. En los 12 meses hasta octubre, el IPC se aceleró a un 6,2%: el mayor avance interanual desde noviembre de 1990 y le sigue al 5,4% de septiembre. 

Si se excluyen los componentes volátiles de los alimentos y la energía, el IPC subió un 0,6%, tras un 0,2% en septiembre. El llamado IPC subyacente subió un 4,6% en términos interanuales, el mayor incremento desde agosto de 1991, tras haberse mantenido en el 4,0% durante dos meses consecutivos, detalló Reuters.

La inflación se está acelerando de nuevo a medida que se desvanece el impacto  económico de la última ola de infecciones por Covid-19, impulsada por la variante Delta, y persisten los cuellos de botella en la oferta.

Los miles de millones de dólares de ayuda por la pandemia de los gobiernos de todo el mundo alimentaron la demanda de bienes, dejando las cadenas de suministro sobrecargadas.

En los casi dos años de duración, la pandemia trastocó los mercados laborales, provocando una escasez mundial de trabajadores necesarios para producir materias primas y trasladar los bienes desde las fábricas a los consumidores.

El Gobierno había informado el martes de que los precios de producción en Estados Unidos aumentaron fuertemente en octubre, revirtiendo una tendencia de desaceleración del IPP mensual que se había afianzado desde la primavera boreal.

Si bien la Reserva Federal reafirmó la semana pasada su creencia de que "se espera que (la inflación actual) sea transitoria", la mayoría de los economistas se muestran escépticos, y señalan también que los salarios están subiendo fuertemente porque las empresas se pelean por los trabajadores.