Francisco explicó por qué no nombra a Putin y dijo que no ataca al periodismo argentino

En una entrevista con La Nación, fijó su postura sobre la invasión rusa a Ucrania. Qué dijo sobre una posible visita al país.

22 Abril de 2022 08.13

El papa Francisco explicó por qué no nombra a Vladimir Putin al hablar de la invasión rusa a Ucrania y aseguró que no atacó al periodismo argentino en una carta publicada en los últimos días.

"Un papa nunca nombra a un jefe de Estado ni mucho menos a un país, que es superior a su jefe de Estado", explicó en diálogo con el periodista Joaquín Morales Solá en lanacion.com.ar al ser consultado sobre por qué no mencionó nunca al presidente ruso al condenar la guerra. También argumentó sobre la decisión de no viajar a Kiev, capital de Ucrania. "No puedo hacer nada que ponga en riesgo objetivos superiores, que son el fin de la guerra, una tregua o, al menos, un corredor humanitario. ¿De qué serviría que el Papa fuera a Kiev si la guerra continuara al día siguiente?", aseguró en una entrevista publicada este jueves, horas después de que el Papa suspendiera su audiencia con el canciller Santiago Cafiero por problemas de salud.

Además, habló sobre su visita a la embajada rusa en el Vaticano. "Está claro, para quien quiere verlo bien, que estaba señalando al gobierno que puede poner fin a la guerra en el próximo instante", dijo sobre sus gestiones ante el delegado del Kremlin. Y agregó, enfático: "Quisiera hacer algo para que no haya una sola muerte más en Ucrania. Ni una más. Estoy dispuesto a hacer todo".

El sumo pontífice también hizo referencia a una frase utilizada por él en una carta que le envió a Gustavo Sylvestre, donde acusaba al periodismo de hacer "coprofilia", definido como "placer experimentado al manipular, tocar u oler los excrementos".

El papa Francisco con Vladimir Putin, en un encuentro de 2019. Foto AFP 

El papa Francisco con Vladimir Putin, en un encuentro de 2019. Foto AFP

"Yo no hice esa acusación. Lo que quise hacer es marcar las tentaciones a las que puede verse expuesto un periodista. De la misma manera, marco las tentaciones a las que pueden verse expuestos los sacerdotes, los obispos y ¡hasta los papas! (se ríe). Siempre hablo del periodismo como una 'noble profesión' y así se lo dije a este periodista (por Gustavo Sylvestre)".

Y remarcó: "Le repito: nunca hice semejante acusación contra todo el periodismo. Solo señalé las tentaciones".

Además, aseguró que no autorizó la publicación de esa carta: "El periodista me preguntó si la podía hacer pública y yo le contesté que era mejor que no se conociera 'para no echar querosene al fuego'". 

Por último, se refirió a una posible visita a la Argentina: "No lo sé. Deben coincidir varias circunstancias. Pero quiero volver a ver el país porque nunca lo olvidé".

Pronunciamientos papales

En uno de sus mensajes más recientes, el sumo pontífice levantó polvareda con una comparación entre los refugiados ucranianos y los de otros rincones del planeta.

"Miles de personas se han visto obligadas a huir de Ucrania a causa de la guerra, pero muchos también se han visto obligados a abandonar su tierra natal en Asia, África y América. Mis pensamientos y oraciones están con todos ellos", fue la frase que publicó en su cuenta de Twitter.

Muchos cuestionaron su declaración, al entender que estaba restándole importancia al drama de los ucranianos. También criticaron su llamativo silencio sobre Putin, ya que desvió una pregunta sobre qué le diría al presidente ruso y terminó hablando de su diálogo con Zelenski, con Kirill y con el embajador de Moscú en la Santa Sede.

La ausencia de la palabra "Putin" en el discurso papal sobre la guerra Rusia-Ucrania fue señalada por algunos como una omisión para mantenerse como posible garante del diálogo entre el mandatario ruso y su par ucraniano.

Sí se mostró en contra de la guerra. A fines de febrero, después de que se iniciara la operación rusa, suplicó desde la ventana de su estudio en el Vaticano: "Callen las armas. Dios está con los que obran por la paz, no con los que usan la violencia. Quien ama la paz repudia la guerra, como instrumento de ofensa a la libertad de los otros y para resolver las controversias internacionales".

A mediados de marzo, volvió a transmitir su preocupación. "¡Jamas la guerra! Piensen sobre todo en los niños, a quienes se les quita la esperanza de una vida digna: niños muertos, heridos, huérfanos; niños que tienen como juguetes residuos bélicos", dijo el Papa. Y agregó: "¡Deténganse!".

En Pascua, en tanto dejó un dramático mensaje. "¡Escuchemos el grito de paz!", exclamó antes de añadir: "Le pondremos fin al género humano o la humanidad sabrá renunciar a la guerra".