México

Fue a una fiesta, estuvo desaparecida 13 días y encontraron su cuerpo en la cisterna de un hotel

La joven de 18 años estaba desaparecida desde el 9 de abril, cuando fue a una fiesta.

,
, -

22 Abril de 2022 18.43

Después de 13 días de búsqueda, la Fiscalía del estado mexicano de Nuevo León confirmó el hallazgo del cuerpo de Debanhi Escobar Bazaldúa. 

Según indicaron las autoridades, el cuerpo de Escobar fue encontrado en la cisterna en desuso del Motel Nuevo Castilla, sobre la ruta Monterrey-Nuevo Laredo, a escasos metros del lugar donde se la vio por última vez.

El dolor de los familiares de Debanhi
La noticia fue confirmada por el padre de Debanhi, Mario Escobar, el viernes a la madrugada, después de que un equipo de buzos rescatara el cuerpo y pudiera reconocer la ropa: “Mi hija está muerta. Y yo no sé qué hacer”.

El hombre cargó contra las autoridades, a las que acusa de irregularidades a la hora de compartir información, y pidió justicia por su hija: “Exijo que se aclare por qué desapareció Debanhi”.

En una transmisión en vivo de la página de Facebook Mafian Tv, se ve cómo Escobar le reclama a los policías: “13 días aquí, ¿cuántas veces estuvieron aquí?, ¿cuantas veces?”.

La Fiscalía investiga el caso y aún no pudo explicar cómo llegó el cuerpo de la joven hasta la cisterna.

Una fiesta, una desaparición y una última foto al borde de la ruta
La noche de su desaparición, Debanhi Escobar fue a una fiesta con dos amigas en la colonia Nueva Castilla en el municipio de Escobedo de Nuevo León.

Según medos locales, las amigas de Debanhi se fueron antes y la joven finalmente dejó la fiesta en el auto de un chofer de una aplicación de transporte que ofrecía sus servicios fuera de la plataforma. Pero el hombre se habría peleado con la joven y la habría dejado al borde de la ruta, en el kilómetro 15,5. Fue él quien tomó la foto de Debanhi y la mandó a las amigas de la joven a las cinco de la mañana como prueba de lo que había pasado.

Esa imagen llegó cerca de una hora más tarde a la familia de Debanhi cuando se contactaron con las amigas de su hija al estar preocupados al no verla volver.

Dos horas después, Escobar ya había llamado a los servicios hospitalarios y forenses, había puesto la denuncia en la Fiscalía. “Entonces se lanza la alerta de desaparecida y es cuando empieza este calvario”, contó la semana pasada al diario El País.

El kilómetro 15,5 fue también el último lugar en el que se conectó el celular de la joven y el lugar desde el que salieron varios grupos de voluntarios en su búsqueda.

Aunque según la fiscalía, 200 investigadores con perros buscaron a Debanhi durante una semana, su cuerpo se encontraba a escasos metros del último lugar donde se la vio con vida.

El motel fue uno de los primeros puntos revisados por la Fiscalía, según ha confirmado el fiscal de Nuevo León, Gustavo Adolfo Guerrero. “Desde un principio fuimos ahí al hotel y les pedimos los vídeos, pero ellos no graban, solo tienen monitoreo a tiempo real. Ese fue el problema. En los últimos videos que nosotros tenemos, Debanhi estaba a 300 ó 500 metros de distancia de ese hotel”, dijo el fiscal en una entrevista con Milenio.

Pero después de varios días, los empleados del motel alertaron a las autoridades sobre un “olor fétido” en una alcantarilla que se utilizaba para una antigua alberca y ya no estaba en uso.

El cuerpo de Debanhi estaba a unos cuatro metros de profundidad dentro de la cisterna y tuvo que intervenir un equipo de buzos para sacarlo. La autopsia, según el fiscal, debería estar lista para este sábado.

En su conferencia de prensa diaria, el presidente Andrés Manuel López Obrador calificó de “lamentable” el hecho, del que aún se desconocen las causas y si fue un femicidio.

El mandatario aclaró que la investigación corresponde al Gobierno de Nuevo León y a la Fiscalía General del Estado, pero ofreció la disposición del Gobierno federal y la Fiscalía General de la República (FGR).

La foto de Debanhi sola al borde de la ruta se viralizó rápidamente en México y generó protestas de organizaciones feministas, en medio de una ola de desapariciones de mujeres, con hasta ocho casos por día en el estado de Nuevo León.

Los femicidios y las desapariciones fueron en aumento en el país norteamericano desde la década de 1990, sobre todo con la llamada guerra contra el narcotráfico iniciada en 2006 y ahora más de 10 mujeres son asesinadas cada día, por lo que desde hace tres años el movimiento feminista fue tomando fuerza en el país.

María de la Luz Estrada, del grupo activista Observatorio Nacional del Feminicidio, dijo que el caso de Debanhi era parte de un patrón deprimente: cuando una mujer desaparece, la encuentran muerta.

“Es muy grave y lamentable, pero este ha sido un patrón en los últimos años'', declaró Estrada. “Las desapariciones se vinculan a un delito como es el femicidio”.