Incertidumbre en Filipinas: quién es “Bongbong” Marcos, el hijo de un dictador que puede suceder a Duterte

La victoria en los comicios del hijo de Ferdinand Marcos supone la vuelta al poder de una dinastía corrupta que gobernó el país con brutalidad por más de 20 años.

Ferdinand "Bongbong" Marcos Jr
Ferdinand "Bongbong" Marcos Jr

10 Mayo de 2022 12.59

Filipinas se enfrenta a un escenario de incertidumbre política tras las elecciones presidenciales de este lunes. Es que la aplastante victoria de Ferdinand "Bongbong" Marcos, hijo del fallecido dictador Ferdinand Marcos, supone la vuelta al poder de una dinastía corrupta que gobernó de forma brutal por más de 20 años.

A esos antecedentes, que generan alarma entre los sectores que sufrieron a los Marcos entre 1965 y 1986, hay que sumarle además las incógnitas que existen en torno a las verdaderas políticas del futuro presidente, quien ha evitado pronunciarse sobre los temas más cruciales que afectan al país.

Ferdinand Marcos Jr., conocido como "Bongbong", casi con seguridad se convertirá en el próximo presidente luego de haber cosechado casi 31 millones de votos --más del 50 % de los apoyos--, según el recuento provisional difundido por la Comisión Electoral (Comelec).

Podrían pasar varias semanas hasta que se complete el recuento definitivo y se publiquen los resultados oficiales.

A la espera de los resultados definitivos, Marcos Jr. agradeció a los “miles de trabajadores, voluntarios y líderes políticos” por haber creído en su “mensaje de unidad” en un vídeo publicado en su perfil de Facebook.

La victoria parece irreversible. “Bongbong” Marcos habría obtenido más del doble de apoyos que la candidata Leni Robredo, que con más de 14 millones ha aglutinado la oposición al hijo del dictador en una candidatura que movilizó al electorado progresista con multitudinarias y coloridas marchas.

Robredo, de 58 años, no ha aceptado oficialmente la derrota y ha manifestado en un comunicado que “un movimiento ha nacido y no va a desaparecer con el recuento final” de los votos.

Una partidaria de Ferdinand "Bongbong" Marcos celebra su victoria electora. foto: REUTERS 

Una partidaria de Ferdinand "Bongbong" Marcos celebra su victoria electora. foto: REUTERS

Centenares de manifestantes protestaron este martes con denuncias de fraude a las puertas de la Comisión Electoral por las irregularidades e incidentes ocurridos en los centros de votación durante la jornada del lunes, donde alrededor de 1.800 máquinas de votos fallaron, según datos de Comelec.

Una dinastía atravesada por la corrupción

Si no hay sorpresas y todo marcha de acuerdo a la lógica, Marcos Jr. asumirá como presidente el próximo 30 de junio y se mudará al palacio de Malacañán. Su vuelta llegaría 36 años después de que huyera de ahí en helicóptero junto a sus padres y hermanas tras una revolución popular que provocó la caída de la dictadura.

La huida de la familia a Estados Unidos dejó al descubierto una cantidad ingente de artículos de lujo (entre otras cosas, tenían una colección de más de 3.000 zapatos), la cara visible de un esquema de corrupción que se llevó entre 5.000 y 10.000 millones de dólares de fondos púbicos, según la estimación de la Comisión Presidencial del Buen Gobierno (PCGC, por sus siglas en inglés).

Varios expertos coinciden en señalar que el objetivo prioritario de los Marcos, cuyos miembros también han ganado puestos de relevancia política en el congreso y a nivel provincial, es mantener y recuperar la riqueza que amasaron ilícitamente durante la “dictadura conyugal” de Ferdinand e Imelda.

“Bongbong”, condenado por evasión fiscal en 1995, se ha mantenido siempre leal a su familia y ha defendido su inocencia, pese a que hay al menos 40 casos judiciales que investigan su fortuna. La misma Imelda fue condenada a 42 años de cárcel por corrupción en 2018, si bien no ha ido a prisión pues se espera la resolución sobre su apelación.

Marcos Jr., que ha mantenido un perfil bajo durante toda la campaña y ha evitado entrevistas y preguntas que podían comprometer su discurso, tampoco ha condenado los crímenes ocurridos durante la dictadura de su padre.

Temor entre las víctimas de la familia Marcos

La vuelta de los Marcos genera temor entre las víctimas de la Ley Marcial impuesta entre 1972 y 1981 por el dictador filipino Ferdinand Marcos, que observan "asustadas" como su hijo, "Bongbong", está a un paso de confirmar su victoria electoral.

“Estoy horrorizado. Vienen años turbulentos ahora, pero tenemos que continuar la lucha por la verdad y la memoria”, dijo hoy a la agencia EFE Bonifacio Ilagan, de 74 años, que fue arrestado y torturado durante la Ley Marcial, y cuya hermana desapareció y fue presuntamente asesinada por la policía.

Durante esta década de terror instaurada por Marcos, quien gobernó el país desde 1965 hasta que fue derrocado por una revolución pacífica en 1986, unas 3.257 personas fueron asesinadas de manera extrajudicial y unas 35.000 torturadas, según datos de la organización Amnistía Internacional.

Desinformación y revisionismo histórico 

Esta campaña electoral será recordada por las acusaciones de revisionismo histórico vertidas por la maquinaria propagandística de los Marcos, sobre todo a través de Facebook y otras redes sociales.

En el "relato" ofrecido por "Bongbong", la dictadura cleptocrática, déspota y opresora de Ferdinand e Imelda Marcos en Filipinas se ha transformado para muchos en el mito de una pareja compasiva, patriota y modernizadora del país.

La periodista filipina y ganadora del Nobel de la Paz 2021, Maria Ressa, señaló en CNN que la aplastante victoria de Marcos Jr. “muestra no solo a los filipinos sino al mundo, el impacto de la desinformación en una democracia”.

Incertidumbre política y económica 

Es difícil saber qué dirección tomará el hijo del dictador en materia económica y en política exterior, aunque se cree que en principio mantendrá el acercamiento a China establecido por su predecesor, Rodrigo Duterte, en un momento clave en el pulso de poder entre Beijing y Washington por su influencia en el Indopacífico.

En cuanto a medidas económicas, la única certeza es que se ha mostrado favorable a continuar con el programa de infraestructura Build, Build, Build, de su predecesor, el actual presidente Rodrigo Duterte.

Los mercados han acogido con recelo la victoria de “Bongbong". La Bolsa de Manila cayó un 3 % tras la apertura, mientras que el peso filipino perdió un 0,4 % con respecto al dólar estadounidense.