Incertidumbre en Perú: no hubo consenso en el Congreso y el país sigue sin presidente

La congresista Rocío Silva Santisteban no logró el apoyo de sus pares y la República continúa acéfala tras la renuncia de Manuel Merino. La Cámara entró en receso mientras negocian una nueva candidatura que sí reúna los 60 votos que exige la Constitución.

Manuel Merino
Manuel Merino

16 Noviembre de 2020 08.40

Estaba todo listo para la votación de una lista única para presidir el Congreso y, por lo tanto, consagrar a un nuevo presidente interino -Rocío Silva Santisteban- tras la renuncia de Manuel Merino. Sin embargo, que se tratara de una única candidatura no se tradujo en consenso: la mayoría de los congresistas, 52, votó por el “No”. 25 se abstuvieron y sólo 42 la respaldaron.

La falta de acuerdo fue una sorpresa, porque Santisteban llegó a la votación con el compromiso de respaldo de muchos congresistas que finalmente votaron en su contra. Ahora, ya en receso, los congresistas comenzaron una nueva negociación con miras a lograr consenso para nombrar a las autoridades.

Así, crece la incertidumbre tras la renuncia de Manuel Merino, que dimitió hoy a cinco días de haber asumido el poder, lo que desató una celebración en las calles peruanas tras varias jornadas de protestas duramente reprimidas por la policía, en las que hubo dos muertos y un centenar de heridos.

Mientras tanto, el Tribunal Constitucional peruano ha anunciado que adelanta a este lunes la sesión en la que debatirá la demanda de competencias interpuesta por el expresidente Martín Vizcarra sobre la vacancia presidencial, programada inicialmente para el miércoles.

La presidenta del Constitucional, Marianella Ledesma, ha explicado en declaraciones a la prensa que los siete magistrados votarán este lunes si deliberarán sobre el recurso sin escuchar los alegatos orales de los representantes del Gobierno y del Ministerio de Justicia.

La demanda solicita al tribunal que defina el criterio sobre la vacancia presidencial bajo la causal de incapacidad moral permanente, el utilizado para destituir del cargo a Vizcarra.

Vizcarra fue destituido el pasado 9 de noviembre tras la aprobación de una moción de censura en el Congreso y el cargo fue asumido por Merino, pero nada más asumir el cargo comenzaron las protestas que se agravaron hasta que el sábado murieron dos personas y 107 resultaran heridas en las movilizaciones, de las cuales 34 continúan hospitalizadas. Además hay 65 desaparecidos.

La renuncia de Merino

“Quiero hacer de conocimiento a todo el país que presento mi renuncia irrevocable al cargo de presidente de la República”, declaró por televisión el fugaz gobernante. Manuel Merino solo 5 días después de haber sustituido a Vizcarra.

Apenas Merino hizo el anuncio, las calles de Lima se llenaron de manifestantes que golpearon cacerolas y gritaron consignas en una bulliciosa celebración.

“Lo logramos. ¿Se dan cuenta de lo que somos capaces de hacer?”, escribió en las redes sociales el seleccionado peruano de fútbol Renato Tapia.

Vizcarra celebró la renuncia del presidente y exhortó al Tribunal Constitucional a pronunciarse lo antes posible sobre su destitución del cargo el pasado 9 de noviembre. “Ha salido un dictadorzuelo de palacio. Merino ha dado un paso al costado. Estaba resquebrajando nuestra democracia”, dijo a la prensa.

Decenas de desaparecidos

El Tribunal Constitucional (TC) de Perú exigió este domingo a la Policía Nacional “la inmediata ubicación, identificación y puesta a buen recaudo de los más de 40 desaparecidos” durante las manifestaciones ciudadanas que este sábado fueron reprimidas violentamente por las fuerzas de seguridad, dejando dos muertos y decenas de heridos.

El máximo intérprete de la Constitución peruana se pronunció este domingo en Twitter después de las denuncias de desapariciones y la exigencia de ciudadanos, organismos civiles, políticos y medios de prensa para que se dé cuenta de los personas que aún no son ubicadas por sus familiares y amigos.

El organismo recordó, además, que el recurso de “hábeas corpus” ante los tribunales “puede ser utilizado como un mecanismo para obligar a una actuación institucional conjunta hasta la ubicación de personas desaparecidas”.

Después de la dimisión total del Gobierno interino que presidía Manuel Merino, rechazado de manera masiva por la ciudadanía, tanto el Ministerio del Interior como la Policía Nacional del Perú (PNP) se mantienen en silencio a pesar de que la ley peruana indica que las denuncias de desapariciones deben ser investigadas de inmediato.

La Coordinadora Nacional de Derechos Humanos (CNDDHH) reportó este domingo que la represión policial del sábado dejó, además de dos jóvenes fallecidos y al menos 114 heridos, un total de 41 desaparecidos.