• Dólar
  • BNA $888 ~ $888
  • BLUE $1010 ~ $1010
  • TURISTA $1420.8 ~ $1420.8

17 C ° ST 16.34 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Investigadores analizan

Israel prepara un mega juicio contra los responsables del 7 de octubre

Con ecos del proceso contra el nazi Adolf Eichmann, las autoridades siguen normas internacionales para reconstruir la masacre perpetrada por Hamas.

31 Diciembre de 2023 21.31

Israel está preparando una importante causa judicial contra los terroristas de Hamas responsables de la masacre del 7 de octubre, similar a los cargos que se escucharon en el juicio al nazi Adolf Eichmann a principios de la década de 1960. Con ello se pretende establecer los severos castigos que se impondrán a los terroristas de Hamas sobrevivientes.

Según reveló The Wall Street Journal, los investigadores israelíes están utilizando unas 200.000 fotografías y videos, y 2.000 testimonios de testigos para reconstruir lo sucedido, con vistas a presentar una acusación contra los responsables que cumpla las normas internacionales y proporcione un relato histórico definitivo del brutal ataque del 7 de octubre.

Según el informe, Israel está recopilando numerosas pruebas, entre ellas testimonios de graves agresiones sexuales, violaciones, quema de niños y desmembramientos, todo ello perpetrado por terroristas de Hamas aquel fatídico sábado. Las autoridades israelíes estiman que la construcción de este caso permitirá imponer severos castigos a los terroristas sobrevivientes.

“Se espera que la investigación de Israel dé lugar a un juicio que será el más importante en el país desde principios de la década de 1960, cuando Israel capturó, juzgó y ejecutó a Adolf Eichmann por su papel central en el Holocausto”, afirma el artículo.

“Israel nunca se ha enfrentado a crímenes e investigaciones de tal envergadura”, dijo el ex fiscal general adjunto Roy Schondorf. “Este será uno de los juicios más importantes que se celebren en Israel”.

Según el informe, la Policía de Israel está examinando los testimonios de unas cincuenta personas que fueron capturadas, imágenes obtenidas de sus cámaras, medios de comunicación social, señales y cámaras de seguridad de vehículos en todo el sur de Israel. El reto para la investigación, según los expertos jurídicos, es que la recogida de pruebas forenses fue limitada después del 7 de octubre, mientras que el ejército israelí estuvo combatiendo en la región durante los días siguientes al atentado.

La documentación obtenida revela hechos de una crueldad inimaginable. Según Chen Kugel, director del Centro Nacional de Medicina Forense de Israel, se han descubierto indicios de que algunas personas fueron quemadas vivas, mientras que otras sufrieron torturas y ejecuciones sumarias. Resultados forenses apuntan a que individuos, incluso niños, fueron atados y quemados vivos. La policía israelí también está revisando testimonios de terroristas capturados y material de redes sociales y cámaras de seguridad para complementar la investigación.

El comisario Kobi Shabtai ha descrito el ataque como algo “sistemático y sin precedentes en su crueldad”. Las impactantes evidencias incluyen pruebas de violencia sexual, como relatos de testigos que presenciaron a terroristas cometiendo violaciones grupales y publicando posteriormente videos de los actos en las páginas de las víctimas en las redes sociales. Al menos tres mujeres han presentado declaraciones de haber sido víctimas de violencia sexual durante el ataque, según Ayelet Razin Bet Or, ex funcionaria gubernamental colaborando con la investigación.

 

Asesinato y tortura

Historias personales de horror como la de Eitan Cunio y su familia, cuya casa en Nir Oz fue rociada por gasolina antes de ser incendiada mientras se refugiaban dentro, evidencian la desmedida violencia del asalto. Eitan oyó a los terroristas entrar en su casa y vio cómo la gasolina se filtraba por debajo de la puerta de la habitación segura donde se refugiaba con su mujer y sus dos hijos.

Su hija de un año lloraba cuando prendieron fuego a la casa de la familia en el kibutz Nir Oz y empezó a entrar humo en la habitación. Cunio puso sábanas mojadas al pie de la puerta y dijo a su familia que se quedarían dentro antes que ser asesinados o secuestrados. Si morimos, moriremos juntos en casa, dijo.

Antes de desmayarse, Cunio envió una nota de voz entre lágrimas a un amigo de su comunidad: “Hermano, es horrible. Vamos a morir”.

Tras perder el conocimiento, Eitan fue rescatado, pero descubrió que ocho miembros de su familia habían sido secuestrados y llevados a Gaza.

Las pruebas forenses compartidas con el WSJ por funcionarios israelíes muestran que algunas víctimas fueron quemadas vivas después de que los militantes utilizaran acelerantes para prender fuego a sus casas. Fotos vistas por el WSJ tomadas por los socorristas en el lugar de los hechos muestran cuerpos mutilados, incluidos los órganos sexuales de hombres y mujeres. Los cadáveres de mujeres y niñas mostraban diversos signos de agresión sexual.

Uno de los objetivos de la investigación israelí podría ser también preservar la historia, del mismo modo que el juicio de Eichmann expuso al mundo la Solución Final de la Alemania nazi e inició un proceso para que los testigos se presentaran en masa a hablar de los horrores que vivieron.

Las autoridades locales aseguran haber identificado aproximadamente 800 civiles israelíes muertos, incluidos 37 menores de edad y víctimas tan mayores como una mujer de 94 años.

Los cadáveres fueron trasladados a una base militar israelí donde se procesaron y los que no eran identificables se enviaron al Centro Nacional de Medicina Forense, que tomó huellas dactilares, realizó radiografías y tomografías computarizadas y extrajo muestras de tejido para la extracción de ADN.

Los escáneres revelaron signos de tortura y ejecución, según Kugel. En algunos casos, el centro encontró hollín en la tráquea, lo que indica que las personas fueron quemadas vivas mientras inhalaban humo antes de que sus cuerpos se carbonizaran, dijo. Otros fueron quemados cuando ya estaban muertos.

Un escáner de restos ennegrecidos visto por el WSJ reveló dos columnas vertebrales y dos cajas torácicas pertenecientes a un niño y un adulto que fueron atados con alambre de metal y quemados vivos, dijo Kugel. Añadió que se encontraron más de 20 cadáveres con las manos atadas con bridas o cables eléctricos, lo que indica que fueron ejecutados.

Los militantes publicaron vídeos de algunos de los asesinatos y secuestros en las páginas de las víctimas en las redes sociales, donde amigos y familiares los vieron. Cuando los militantes entraron por la fuerza en la casa de Noam Elyakim, le dispararon en la pierna, cogieron el teléfono de su esposa y retransmitieron en directo en Facebook la toma de la familia como rehén. En otro caso, Shay Shimoni vio un video publicado por militantes en el que aparecía su madre, de 75 años, muerta en un charco de sangre.

 

Violencia sexual

También están apareciendo nuevos detalles sobre la violencia sexual. En un principio, los investigadores no encontraron sobrevivientes de violaciones, pero al menos tres mujeres se han presentado desde entonces ante el Ministerio de Bienestar afirmando haber sufrido violencia sexual, según Ayelet Razin Bet Or, ex funcionaria del gobierno que colabora en la investigación.

Un testigo vio cómo los militantes violaban en grupo a una mujer y luego le cortaban el pecho. Los primeros intervinientes afirmaron haber visto signos de violencia sexual, como mujeres desnudas o con la ropa interior bajada o sin camiseta.

El WSJ vio imágenes tomadas por un socorrista de una mujer desnuda con un cuchillo y tres clavos en la zona de la entrepierna, mujeres con la ropa parcial o totalmente quitada y mujeres con sangre en la zona de la entrepierna. En otra imagen proporcionada por el primer interviniente, el pecho de una mujer estaba casi totalmente rebanado. Le habían arrancado la camisa y tenía una herida de arma blanca en el cuello. En otras dos fotos aparecía un hombre desnudo, amordazado y con un disparo, y en una foto se veía que le habían arrancado el globo ocular.

Shari Mendes, de 62 años, reservista del ejército israelí que ayudó a identificar cadáveres después del 7 de octubre, dijo que las personas habían recibido tantos disparos en la cabeza que habían quedado desfiguradas.

En el festival, los militantes de Hamas comenzaron a agredir sexualmente a las mujeres, según relataron testigos a la policía. Los combatientes se llevaron a las mujeres a Gaza con ellos y, en un caso, hicieron desfilar el cuerpo semidesnudo de una asistente al festival en la parte trasera de una camioneta, según un video ampliamente compartido en Telegram.

En una grabación de una llamada telefónica esa mañana, los militantes que conducían en Israel vitoreaban mientras uno de ellos hablaba de violar a una mujer. “Me la voy a follar, me la voy a follar”, le dijo a otra persona en la línea, según una grabación no verificada compartida con el Journal por funcionarios israelíes.

 

Justicia

En Netiv HaAsara, Sabine Taasa oyó que llamaban a su puerta: “Abre, soy yo, Koren”.

En la puerta estaban sus hijos menores cubiertos de sangre y heridas de metralla. Habían huido de la casa de su padre y estaban al borde del colapso

Antes de evacuar, corrió a casa del padre de sus hijos, Gil Taasa, donde encontró su cuerpo en un charco de sangre. Tenía moscas en la cara.

Dos días después, recibió la noticia de que su hijo mayor, Or, también había sido asesinado por terroristas en el baño de la playa.

Las autoridades no habían podido identificar el cadáver de Or durante 15 días, y sólo lo lograron después de que su madre facilitara descripciones de rasgos como sus pies y una marca de nacimiento.

Sabine Taasa prestó testimonio en la investigación policial y ahora quiere que se haga Justicia. Cuatro terroristas fueron capturados en Netiv HaAsara, y ella espera poder enfrentarse a los asesinos de Gil Taasa.

“Quiero estar frente a ellos y que mi hijo Koren los identifique, ese es su deseo”, dijo.