Milagro: abrazada a su padre, una nena de 11 años sobrevivió a un accidente de avión

La criatura fue sometida a varias cirugías. Afortunadamente su vida no corre peligro.

17 Noviembre de 2021 20.36

Mike Perdue es un verdadero héroe. Hizo lo que cualquier padre hubiera hecho, con tal de salvar la vida de su hija. El último fin de semana, en un accidente de avión murieron casi todos los pasajeros, a excepción de la pequeña Laney Perdue, una jovencita de tan solo 11 años.

La criatura salvó su vida, gracias a un “abrazo de oso” de su padre, que lamentablemente falleció a causa de la tragedia, informó NBC25.

Laney Perdue iba en el avión de línea regional con su padre y otras tres personas, cuando la máquina se estrelló en el aeropuerto de Welke en Beaver Island, por causas que por el momento no son claras y que se están investigando. La niña fue encontrada por los rescatistas en estado delicado, debido a que sufrió varias fracturas y tuvo que ser sometida a dos cirugías.

Afortunadamente, con el correr de las horas, su cuadro fue mejorando y actualmente su vida ya no corre ningún tipo de peligro.

La madre de la criatura, Christina Perdue, dio a conocer un comunicado el pasado domingo: “Estamos desconsolados por la pérdida de mi esposo, padre, hermano, hijo y amigo. Dio el mejor abrazo de oso, tomó a nuestra hija y la protegió”, expresó.

“Nuestras oraciones también están con nuestra comunidad isleña y las otras almas perdidas en el accidente”, añadió. Mike Perdue era un reconocido agente inmobiliario y copropietario de Smith Realty Group. En declaraciones a la prensa local, Christina Perdue, contó que tras tomar contacto con su hija, ella le relató que lo único que recuerda antes del accidente es a su papá protegiéndola.

“Es lo último que recuerda de antes del impacto. Él daba los mejores abrazos de oso, y creo que él abrazó a nuestra hija y la protegió”, sostuvo la mujer. La avioneta de Island Airways estaba por aterrizar en el aeropuerto de Welke después de partir de Charlevoix, Michigan, a unas 32 millas de distancia, según un comunicado de la Administración Federal de Aviación (FAA).

Los otros fallecidos fueron identificados como Kate Leese, de 35 años, y Adam Kendall, de 37, una pareja que apareció en un artículo de Detroit News días atrás hablando sobre sus planes de abrir una bodega en Beaver Island. No trascendió la identidad del piloto.