A dos meses del homicidio de Agustín Rasguido, lo recordarán con una misa

Hoy se cumple un nuevo mes del crimen del joven de 18 años de la localidad de Bañado de Ovanta. La causa está estancada. No tiene imputados ni detenidos. A las 20:00, familiares y amigos lo recordarán con una misa en el lugar donde fue asesinado.

05-f1_4
05-f1_4

25 Febrero de 2020 01.00

Impune. Así está el asesinato de Agustín Rasguido (18), el joven de Bañado de Ovanta que hace dos meses apareció asesinado con cuatro disparos de arma de fuego en el paraje Ovanta, a diez kilómetros de su barrio, en el departamento Santa Rosa.
El jueves 26 de diciembre de 2019, Agustín fue encontrado muerto por sus amigos. Lo habían asesinado unas 20 horas antes, la tarde del miércoles 25 de diciembre. Estaba en el suelo y con un disparo en el ojo, otro en el tórax y otros dos más en un charco de sangre que rodeaba su cuerpo.
Hace más de dos semanas que el expediente está en la Fiscalía Penal Juvenil. La última novedad ocurrió los primeros días del mes, cuando después de un mes y dos semanas de estar sospechado solo el joven Elías Nievas, su novia y exnovia de Agustín -tiene 16 años por lo que su identidad se mantiene en reserva- fue sindicada  por el fiscal de Instrucción Nº 1, Maturano, por lo que remitió el expediente a la Fiscalía Penal Juvenil para que continúe con la investigación.
En diciembre de 2019, ya había sido señalada en la causa en forma mediática, pero nunca se la vinculó oficialmente, aunque está bajo custodia policial desde el día siguiente al que se halló el cuerpo. La madre del joven, familiares, amigos y vecinos de Agustín marcharon reclamando para que también sea investigada.
Desde que ocurrió el crimen, su mamá, Verónica, realizó cada viernes una marcha reclamando por Agustín.
En diálogo con LA UNION, una amiga de Agustín contó que hoy, 25 de febrero, al cumplirse el segundo mes de su asesinato, su mamá, Verónica, su familia, amigos y vecinos realizarán una misa para recordar al joven.
“Va a ser mañana (por hoy) a las 20:00 horas en Ovanta, donde está la cruz de Agustín, donde fue encontrado muerto. El cura va a ir para bendecir también el lugar”, indicó.
Hace unos días atrás, después de que se conocieran algunos mensajes de texto entre Nievas y la adolescente sindicada, en Bañado de Ovanta comenzó a circular el rumor de que en realidad Agustín había muerto en un rito satánico, extendiéndose  rápidamente la noticia por toda la provincia.

El móvil
Siempre se habló de un crimen pasional. Es que la adolescente ahora sindicada había sido novia de Agustín y era actualmente novia de Elías Nievas.
Sin embargo, al conocerse los mensajes que se habían enviado entre los sospechosos, se conocieron nuevos detalles. Aparentemente, desde meses antes del crimen, los sospechosos habrían planificado el homicidio.
Entre los mensajes, supuestamente, Elías le habría reclamado a su novia un engaño. Se habría tratado de un beso entre la sospechosa y la víctima. Entre mensajes y mensajes, los jóvenes habrían planificado el homicidio.
El sospechoso, supuestamente, habría contado que le habrían regalado un arma de fuego y que esos días previos a la muerte de Agustín, supuestamente, Nievas habría viajado a Santiago del Estero a comprar los proyectiles.
Estos mensajes y otros tantos que fueron “recuperados” de los teléfonos celulares de los sospechosos están siendo investigados por la Fiscalía Penal Juvenil, quien busca determinar si la adolescente en cuestión participó en el crimen y, en caso afirmativo, cuál fue su rol.
Mientras el caso navega a la deriva, ya pasaron dos meses y una sola palabra, impunidad, domina este caso.

El crimen
El 25 de diciembre de 2019, Agustín, quien era hijo único de Verónica Rasguido, perdió hace cuatro años atrás a su hermana por parte de su padre.
Luego de compartir el almuerzo con su familia, se fue a la casa de unos amigos a jugar Play Station.
Estando ahí con ellos, recibió un mensaje de la adolescente sindicada, quien le escribió, supuestamente, invitándolo a juntarse en el lugar de “siempre” para presentarle una amiga de su novio, Elías.
Según declararon sus amigos, en un principio, Agustín dudó en ir y se quedó con ellos. Pero después, a la tarde, pidió prestada la moto a su amigo y se fue a Ovanta a encontrarse con su ex. Esa fue la última vez en que a Agustín sus seres queridos lo vieron con vida.
Cayó la noche y su madre se preocupó. Luego de buscarlo en casa de amigos y no encontrarlo fue a pedir ayuda en la Policía, pero se negaron a dársela enviándola a la casa a esperar a que su hijo volviera porque, de seguro, estaba con una “chica”.
Sus amigos se preocuparon y lo buscaron.
Paradójicamente, fue la adolescente la primera en postear en sus redes sociales que Agustín estaba desaparecido.
Al día siguiente, pasadas las seis de la mañana, los amigos del joven hallaron su cuerpo. Estaba boca arriba, con cuatro impactos en el cuerpo, uno en el ojo. Junto al cuerpo estaba la moto de su amigo.
La noticia del hallazgo del cuerpo sin vida de Agustín corrió rápidamente en el pueblo. Cuando la policía se preparaba para ir al lugar del hallazgo, el padre de la adolescente ahora sindicada se presentó en la comisaría y denuncio su desaparición. Pasado el mediodía, la chica apareció deambulando en Ampoya.
Desde entonces, se encuentra custodiada en el domicilio por la policía, supuestamente, por temor a represalias.

Marcha provincial por justicia

Elpidio Guaraz es intendente de Bañado de Ovanta. Desde el día del crimen, mantuvo reuniones junto a la madre de Agustín y con las principales autoridades de la cartera de seguridad de la provincia, quienes se mostraron predispuestos a ayudar en el esclarecimiento del crimen, pero, hasta el momento, no logran dar con Nievas.
Guaraz ofreció voluntariamente una recompensa. Primero, fue de 100 mil pesos y, actualmente, es de $ 200 mil, pero nadie aporta datos del paradero de Elías. Pareciera que se lo hubiera tragado la tierra.

El principal sospechoso ¿fugado o muerto?

Elías Nievas tiene 19 años y es el principal sospechoso del crimen de Agustín. El joven, oriundo de la localidad de Merlo, provincia de Buenos Aires, desde hace un par de años se había radicado junto a su madre en la ciudad de Frías, yéndose después él a vivir con unos familiares en el departamento La Paz.
Tras hallarse el cuerpo de Agustín, las miradas apuntaron a Elías, pero cuando fueron a buscarlo a los lugares que frecuentaba cuando estaba en Bañado de Ovanta, no lo encontraron.
Se fue, desapareció como por arte de magia. Ni siquiera su madre, quien según la investigación habría pagado el viaje para que Elías se fugara, sabe a dónde está, según le dijo a la Justicia en enero pasado, suponiendo que su hijo podría estar muerto.
Las sospechas contra Nievas crecieron cuando al allanar la casa de un familiar, en La Paz, encontraron sepultado en el fondo un revólver. Al comparar los proyectiles con los que se asesinó a Agustín, eran coincidentes con el arma incautada.