Ocurrió el fin de semana

Detenido denunció golpes e intento de abuso en el interior de un calabozo de la Comisaría Quinta

El hecho habría sucedido el fin de semana, en el calabozo de la Comisaría Quinta. La Fiscalía a cargo del Dr. Walther investiga el caso. La supuesta víctima tendría 18 años.

26 Octubre de 2020 00.25

Un intento de abuso sexual a un detenido en el calabozo de la comisaria de avenida Colón y Ministro Dulce dio origen a una investigación judicial, que es llevada adelante por el fiscal Ezequiel Walther, quien, conocido el hecho, impartió una batería de medidas que le permitirían conocer con certeza qué pasó en el hecho denunciado.  
LA UNIÓN pudo conocer ayer de voceros judiciales que entre la noche del sábado y la madrugada de ayer, un detenido de 18 años -los datos personales se reservan- habría sido objeto de agresiones físicas, amenazas y hasta un intento de abuso sexual.  
Los sospechosos, las otras personas que compartían con él el calabozo de la sección. Según se supo, en un determinado momento, al menos tres de los detenidos con los que compartía la celda comenzaron a agredirlo físicamente e intentaron abusar sexualmente de él, por lo que a pesar de las amenazas, comenzó a gritar y a pedir ayuda a los guardias.  

Pedido de ayuda 
El celador, que estaba de turno en la guardia, escuchó el desorden y, al dirigirse al calabozo, donde estaba el ahora denunciante, este le comentó lo que le había pasado, por lo que fue de inmediato retirado de la celda y pasado a otro sector. Ante la gravedad de la acusación, el personal de la comisaría labró las actuaciones de oficio sobre el supuesto hecho en cuestión e informó a la Unidad Judicial N° 5, donde finalmente fueron giradas laa actuaciones. 
Luego de ello, el hecho fue puesto en conocimiento del fiscal en turno, quien dispuso que una vez cumplimentadas todas laa tareas de rigor pertinentes, en cuanto al motivo de la detención del ahora denunciante, se le otorgara a aquel la libertad.   
En cuanto al grave hecho denunciado por el detenido en el interior del calabozo, desde la fiscalía se habría solicitado las imágenes de la cámara de seguridad, como así también se esperaba contar con la declaración de la presunta víctima para que identificara a los supuestos autores del hecho.  
Según dijo el damnificado al celador, fue agredido físicamente, amenazado e intentaron violentarlo sexualmente.