Caso Luz Villafañe - Primera audiencia

El imputado guardó silencio y una amiga de Luz declaró que le contó que “eran novios”

En la primera audiencia, declaró también la madre de la niña víctima. Al finalizar la audiencia, hubo incidentes entre los familiares de ambas partes y amenazas a una testigo. La madre del imputado aseguró que el abuso que sufrió Luz lo cometió un familiar de la niña.

Foto: César Gómez.
Foto: César Gómez.

14 Octubre de 2021 00.27

Con una ruidosa manifestación en las afueras del edificio de la Cámara Criminal Penal Juvenil de calle Chacabuco al 300, inició ayer el juicio oral en el que se ventila el abuso sexual de una niña de 13 años, quien, luego, decidió ponerle fin a su vida. 
A las 10.30 aproximadamente de la mañana, se constituyó el tribunal presidido por el juez Rodrigo Morabito y abrió la primera audiencia del debate, que se prevé se extienda hasta el próximo 19 de octubre. 
Como el hecho que se juzga es de instancia privada, la prensa solo pudo estar presente en la sala hasta que se dio lectura de la requisitoria de elevación a juicio. Es decir, hasta que se le hizo conocer al imputado -quien no será identificado porque, al momento del hecho, en noviembre de 2016, tenía 16 años- el hecho del que se le acusa y las pruebas en su contra. En el recinto, además del imputado, quien cuenta con la asistencia técnica del defensor oficial, Sergio Véliz, estuvo presente el fiscal penal juvenil, Dr. Guillermo Narváez y la abogada Silvia Barrientos junto a la madre de la niña víctima, quien se constituyó como querellante en la causa. 

Indagatoria 
Tras la lectura de la acusación, el tribunal le consultó al imputado si iba a declarar, pero por recomendación de su abogado, por el momento, optó por el silencio, no descartándose que durante las próximas audiencias pudiera dar su versión del hecho. 
Ante el silencio del imputado, el debate continuó con la presencia de los primeros 7 de los 31 testigos en el recinto. La primera en sentarse ante el estrado fue Jaqueline Quevedo, madre de la niña víctima, quien realizó la denuncia y también en la investigación penal preparatoria dio el nombre del ahora imputado como el autor del hecho a los investigadores, recordando lo que le había dicho su hija cuando la llevó al hospital, la mañana del 12 de noviembre, horas antes de que se quitara la vida. 
Minutos antes de ingresar a la sala de audiencia, Jaqueline dialogó con LA UNIÓN, manifestando que “estaba muy ansiosa, muy nerviosa por el inicio del juicio” y que “espero que se haga justicia y mi hija pueda descansar en paz. Ya pasaron casi cinco años”. 
“Hay gente que, en su momento, dijo que él la abusó. Hoy, va a declarar en nuestra contra”, agregó la mujer.  
La primera audiencia se extendió hasta cerca de las 14.00 horas y en el recinto se escucharon las declaraciones de Jaqueline Quevedo (madre), Sofía Herrera, Johana Quevedo, Cristian Zelarayan, Leda Pedraza y los testigos Sánchez y Quevedo no, por haber sido desistidos por el ministerio público fiscal. 
También declaró como testigo Marcia Amaya, quien dijo que, horas previas al hecho, la víctima la había invitado para que fuera a la fiesta donde iba a estar el imputado, con quien dijo que “estaban en algo”, “eran novios”, explicó la joven, quien, por primera vez desde que inició la causa en el año 2016, prestó declaración ante la Justicia.  
También denunció que es víctima de amenazas por parte de la madre de su amiga Luz. (ver aparte). 

Incidentes 
Finalizada la ronda de testigos, el tribunal pasó a un cuarto intermedio hasta hoy, a las 9.00 de la mañana, cuando se prevé la comparecencia de diez nuevos testigos. 
Al desalojar la sala, hubo incidentes en las afueras de la cámara, entre la madre del imputado y familiares de la chica fallecida, como así también con la testigo, Marcia, quien dijo haber sido amenazada. “Me amenazaron de hacerme pintar los dedos y me dijeron que ojalá a mi hija también la maten y la violen”, contó la joven antes de retirarse. 
El rápido accionar policial evitó que la situación pasara a mayores, aun cuando la tensión volvió a escena cuando cerca de las 14.00 horas arribó a la cámara el móvil del servicio penitenciario para trasladar al imputado. 
De un lado, estaban los manifestantes que apoyan a la familia de la niña y, del otro, los familiares del imputado. La coincidencia en los gritos de ambas partes fue “Justicia para Luz”. 

“El abuso es de vieja data” 
Antes de retirarse, Karina Olima, madre del imputado, dialogó con LA UNIÓN y dijo que la primera audiencia fue “muy favorable para su hijo. Que los testigos declararon a favor de él y que solo espera que se haga justicia”.  
“Quiero que se sepa la verdad y que nos dejen vivir tranquilos. Quiero justicia para Luz porque ella fue abusada antes de la fiesta y no fue mi hijo, sino un familiar de ella. Pero de eso Jaqui -por la madre de la niña- no habla, no dice nada. Por qué no cuenta ahora que el padrastro de Luz la golpeaba, que su hijo lo apuñaló porque sospechaba (?). Dónde está la escuela que la vio a la chinitilla con los brazos cortados en varios intentos de suicidios y no hicieron nada, por qué no hablan. Son muchas las cosas que se van a saber ahora en el juicio (?) Solo pido justicia para mi hijo y para Luz (?)” reiteró, una y otra vez, Olima, quien agradeció al exabogado de su hijo, Dr. Roberto Mazzucco, por el trabajo que realizó: “Le fallé con la plata, pero le estoy muy agradecida por todo lo que hizo”, finalizó. 
 

“Luz y él andaban en algo “

Marcia era una de las mejores amigas de Luz y fue con quien estuvo casi toda la tarde cuando salió de su casa el 11 de noviembre del año 2016, regresando al día siguiente supuestamente empastillada y manifestando que la habían abusado sexualmente. 
La testigo dialogó con la prensa antes de ingresar al recinto y contó que “Aquel día, Luz me pidió que vaya a su casa porque tenía plata. La había acompañado a la madre a la peluquería y le había dado plata, por lo que fuimos con otra amiga de nombre Andrea y nos alistamos en su casa y salimos a comprar pastillas (?) como a las 15.30. Compramos y estuvimos tomando con unos amigos y consumiendo las pastillas en la calle Avellaneda. Después, nos encontramos con Agustín Quevedo (hermano de Luz), quien se enojó porque estaba consumiendo y le pegó una patada y le dijo que fuera a la casa. Nos quedamos como hasta las siete de la tarde consumiendo y tomando. Después, mi novio me llevó a su casa y fue la última vez que vi a Luz”, recordó la amiga. 
“Cuando estuvimos con Luz, me contó de una joda en la Alem. Me dijo que se iba a ir a juntar con T. -el imputado- porque andaban en algo, eran novios- 'Acompañame, yo te voy a presentar a un amigo de T', me dijo, pero yo le dije que no porque mi novio no me iba a dejar ir. Al otro día, me desperté y me doy con que a Luz le habían pegado unas chicas porque ella había prendido un faso en una joda y terminaron la joda”, agregó. 
“(?) Recibí un mensaje de Jaqui -por la madre de la niña- diciéndome que T. la había violado y yo le respondí que no podía ser porque ella me había contado que se iban a ir a una fiesta juntos. Las chicas que estuvieron en esa fiesta me contaron y sé que declararon también y seguro ahora las van a volver a llamar, como estaba Luz en la fiesta con T., que se fueron a la casa de T. y después, volvieron después de haber tenido relaciones y fue cuando Luz en la fiesta prendió el faso y cortaron la fiesta. Jaqui me contó que la llevaron al hospital y no la quisieron atender, entonces la llevó a Luz a su casa y la dejó a Luz al cuidado de su padrastro porque tenía que ir a buscar a su hijo a la casa de su padre y, cuando volvió, la encontró ahorcada” 
Marcia recordó también que “Luz era una chica muy buena, muy dulce, se vivía escapando de la casa porque no la dejaban salir de fiesta. Cuando la conocí, en la equina de la casa de mi abuela, ya consumía”. 
Finalmente, la joven dijo que “Ahora, recibo amenazas de parte de Jaqui, de su familia. Saben todos mis movimientos de Facebook, trucos, y me maldicen a mi hija. Solo quiero que se haga justicia por Luz”. 

 

Foto: César Gómez.