El imputado pidió declarar y hoy serán los alegatos

Foto: César Gómez/La Unión.
Foto: César Gómez/La Unión.

10 Septiembre de 2021 00.40

En la continuidad del juicio que se sigue en contra de Arnaldo “Nino” Leiva, quien debe responder por los delitos de amenazas simples; violación de domicilio; homicidio doblemente calificado por mediar una relación de pareja y por femicidio en grado de tentativa; y homicidio simple en grado de tentativa -dos hechos- de los que resultara víctima su expareja y los padres de ellas, en noviembre de 2019, en la audiencia de ayer, se concluyó con la ronda de los testigos. También, se escuchó al imputado, quien volvió a repetir lo que había declarado en su momento en la etapa de instrucción de la causa. 

Hoy, serán los alegatos y, posiblemente, el tribunal integrado por los jueces Guillamondegui, Martoccia y Gershani Quesada, luego de escuchar la última palabra del imputado, den a conocer el veredicto de sentencia. 


La audiencia, la tercera del juicio, inició con el imputado sentado ante el estrado. Si bien, el lunes, cuando inició el plenario, Leiva se abstuvo de declarar, ayer dio su versión de los hechos. A diferencia de lo ya manifestado en la sede judicial y que, por lectura, se introdujo el lunes por la secretaria de la cámara, “les pidió perdón a las víctimas”. 


A líneas generales, el imputado dijo: “Les pido perdón. Me arrepiento del daño que causé, pero no me hago cargo del intento de homicidio porque nunca pasó por mi cabeza matarlos”, confesó. Luego de dar su versión, regresó a su lugar junto a su abogado Nolasco Contreras, sin responder preguntas ni del fiscal Gustavo Bergesio ni de la querella representada por las Dras. Ana Córdoba y Cecilia Navarro Santana.  

Testigos 
Luego, fue el paso de los testigos. Si bien, seis de ellos comparecieron, se destaca la declaración brindada por Jaqueline Andrada, quien conoce a Leiva por ser amigo de su marido.  
Andrada expresó que su esposo mantenía una relación de amistad con el imputado, ya que eran compañeros de construcción, y que, en varias oportunidades, compartieron salidas de a cuatro: ella con su pareja y Leiva con la víctima. 
“Cuando íbamos a casa de ellos, nunca notamos alguna pelea o que se lleven mal. Con mi marido decíamos que eran la pareja perfecta. Ella iba a estudiar al instituto y él la ayudaba con sus hijos. Cuando ya estaban separados, él nos comentó que estaban peleados. Nos dijo que ella le confesó que estaba saliendo con otra persona y que su hija mayor no era de él”. 
Andrada comentó que se enteró del ataque a través de Facebook. “No lo podía creer”. “Él era muy afectuoso con ella, pero el trato no era recíproco. Ella tenía un trato 'seco' hacia él”.