Calles violentas

Inseguridad pública: Brutal golpiza a una joven madre para robarle el teléfono celular

La víctima tiene 22 años y permanece internada en un sanatorio privado. Para despojarla de sus pertenencias, la atacaron con golpes de puño y puntapiés en la cabeza y el cuerpo. Además, se registraron otros robos violentos.

16 Septiembre de 2020 00.35

Los robos violentos en la vía pública, en los cuales las mujeres son las principales víctimas,  tuvieron en las últimas horas una preocupante alza. 

En menos de 24 horas, tres mujeres de entre 15 y 42 años fueron atacadas brutalmente por motochorros, cuando se desplazaban solas a pie o aguardaban el colectivo en una parada. 

Una joven madre de 22 años permanece internada con múltiples fracturas y contusiones. Fue atacada brutalmente para robarle el teléfono celular y la billetera, con golpes de puño y puntapiés, principalmente en la cabeza. 
Este último hecho, el más grave por sus características y consecuencias, sucedió el lunes, aproximadamente a las 21.00 horas, resultando damnificada Lourdes Mariana Quiroga Barros (22).  
De acuerdo a la información policial y judicial a la que tuvo acceso LA UNIÓN, la mencionada caminaba sola por calle Domingo de Vergara, entre calles Marcos Figueroa y Teodulfo Barrionuevo, cuando fue interceptada por dos sujetos que se trasladaban en una motocicleta, tipo 110cc de color rojo, según recordó luego la damnificada ante la policía. 

Violencia extrema 
El que iba atrás, descendió del rodado, con el fin de apoderarse de la mochila que la joven llevaba consigo, pero aparentemente, esta se resistió y forcejeó con el delincuente quien, ejerciendo violencia sobre su persona, le hizo perder la estabilidad, aplicándole golpes de puño por distintas partes del cuerpo. 
Enardecido, el sujeto siguió golpeando a la muchacha ya en el suelo e indefensa, con patadas y puntaspiés en el torso, piernas y, principalmente, en la cabeza. Tras el feroz ataque, el delincuente tomó la mochila rosada de la víctima, en cuyo interior contenía la suma de $ 2.200, tarjetas varias, DNI de la víctima y de su hijo, un cargador de teléfono y un auricular, para luego, regresar a la moto en donde lo esperaba su cómplice y ambos darse a la fuga, quedando la muchacha a su suerte. 

Internada 
Una hora después, la policía se constituyó en un sanatorio privado de calle Junín, donde se encontraba la víctima. Allí se entrevistaron con el padre de la joven, quien les manifestó que luego de ser asistida por el personal médico, estos recomendaron que permaneciera internada. Si bien las lesiones que fueron de consideración no ponían en riesgo su vida, los profesionales recomendaron realizar diversos estudios para descartar posibles lesiones internas, sobre todo en la zona craneana, donde la chica fue atacada con puntapiés y patadas, debiéndose someter a tomografías. Con posterioridad, los efectivos de la Comisaría Cuarta dieron intervención a los sumariantes de la Unidad Judicial N° 6, quienes se apersonaron en el centro de salud y llevaron a cabo las actuaciones correspondientes.