Internaron a la víctima del abuso sexual múltiple

23 Octubre de 2020 00.51

Mientras que el policía Roldán, su hijo y su sobrino guardaron silencio al ser indagados por la fiscala Verónica Saldaño, por el supuesto delito de abuso sexual agravado por la participación de dos o más personas, ayer se conoció que la víctima, una mujer de 42 años, tuvo que ser internada.  
Así lo confirmaron fuentes judiciales y policiales consultadas por LA UNIÓN, quienes indicaron que las audiencias indagatorias, tal como lo publicó este diario en su edición de ayer, se desarrollaron durante toda la tarde y hasta altas horas de la noche del miércoles. 

Los tres imputados contaron con la asistencia técnica de la abogada del fuero local de Belén, Dra. Jesica Araya. 
Sentados ante la fiscala, el policía, quien reviste la jerarquía de sargento en la fuerza provincial, su hijo y el sobrino, de 18 y 22 años, escucharon la imputación en su contra y las pruebas con las que cuenta la investigación que los responsabilizan de haber cometido el grave ultraje sexual a la víctima, una docente del interior del departamento Belén, quien fue atacada sexualmente el fin de semana último  por los ahora detenidos. 
Seguidamente, al otorgarle la palabra para que ejercieran su derecho a la defensa, los tres imputados, por recomendación de su abogada, optaron por guardar silencio. 

Concluido el acto procesal, la fiscala ordenó que los tres detenidos fueran nuevamente trasladados a la comisaría departamental, donde seguirán privados de la libertad. 

Según trascendió, la fiscala le solicitaría al juez de Control de Garantías, Dr. Oreste Piovano, la audiencia de control de detención para los imputados. 
Asimismo, voceros de la causa señalaron que la fiscala aguarda el resultado de las pericias ordenadas a los teléfonos celulares y a los demás elementos secuestrados en el marco de la investigación. 
En cuanto a la salud de la víctima, las fuentes consultadas indicaron que ayer fue hospitalizada con fiebre y múltiples dolores, aparentemente secuelas del grave ultraje padecido el fin de semana.