Femicidio de Brenda Gordillo

“Las comunicaciones presidieron a la muerte y era ella la que hacia alusiones cosificantes a los encuentros sexuales con Naim”

Así lo manifestó el abogado defensor de Naim Vera, Dr. Ferreras, quien, además, les dijo a los miembros del tribunal de la Corte que entendía la situación difícil de juzgar con manifestaciones y clamores sociales, pero que el magistrado se debe a la sociedad y, tanto la familia de la víctima como del imputado, deben obtener una respuesta justa.

15 Septiembre de 2021 01.09

El salón San Martín de la Corte de Justicia de la provincia fue ayer escenario de la audiencia de agravios, solicitada por el abogado defensor del condenado a prisión perpetua por el femicidio de Brenda Micaela Gordillo, Naim Vera, quien volvió a insistir con el “error” en la calificación legal del luctuoso hecho.  


Durante la audiencia, que duró más de dos horas, se vivieron momentos de mucha tensión y cruces verbales por parte del letrado Ferreras, con una de las ministras del tribunal, quien, al solicitarle que en sus argumentos se refiera solo a la cuestión de fondo, el abogado respondió que estaba solo ejerciendo “su rol”, agregando, a renglón siguiente, que “entendía lo difícil que era para los jueces juzgar en esas condiciones, es decir, con manifestaciones y clamores sociales, pero que los magistrados se deben a la sociedad y que, tanto la familia de quien perdió un ser querido como la familia de quien tiene a un ser querido imputado, debe tener una respuesta”, agregando “? si no tenemos paz social, es porque la Justicia no brinda una respuesta acabada”. 


De la audiencia, de la cual la prensa no pudo participar en razón del protocolo de bioseguridad por la pandemia de Covid-19, estuvieron también presentes en la sala el fiscal Gustavo Bergesio, en subrogancia del fiscal natural Dr. Jorge Silva Molina, los abogados querellantes, la querellante María Espeche, madre de Brenda, y el abogado defensor del imputado. Mientras que Naim y el presidente de la Corte lo hicieron de manera remota. 
La exposición oral del defensor versó prácticamente en lo que ya había expuesto en sus alegatos al momento de dictado de la sentencia, el pasado 14 de mayo, en la Cámara Penal N° 1, insistiendo el abogado en el “error de la calificación” y remarcando a cada momento que no se busca una “impunidad”, sino “un castigo justo” por el hecho que su defendido cometió. 


Uno de los momentos más tensos se vivió, según comentaron voceros judiciales, en la alocución de Ferreras, cuando hizo mención a los mensajes -que constan ya en la causa, pero que, al parecer, no fueron leídos por los jueces del tribunal que lo condenaron según aseveró- que Brenda le envió a Naim. 


“Las comunicaciones preceden a la muerte y era ella -por Brenda- la que hacía alusiones cosificantes a los encuentros sexuales que había mantenido con el acusado a sus amigas”, expresó. 


“Hay un sinnúmero de mensajes en los cuales la señorita Gordillo le exigía a Naim Vera que le enviara fotos para que le dijera dónde estaba, con quién estaba, para corroborar que fuera cierto lo que le decía. Se puede omitir esa lectura, pero lo que no se puede perder de vista en este carácter de toxicidad o no toxicidad como un juicio de disvalor, que los actores no le daban. Es, si se lo quisiera dar, es decir, que si se quisiera decir aquí hay un vínculo tóxico o una personalidad tóxica en un juicio de disvalor era Brenda, no Naim”, puntualizó. 
Continuando: “con relación a las supuestas manifestaciones, que disgregaron en el debate, que en realidad fueron dos, que él la buscaba solo para tener sexo, una suerte de “cosificación” en materia sexual. Lo que el tribunal omitió en valorar fue que, en las comunicaciones, no hubo ninguna alusión de carácter sexual ni peyorativa de Naim para con Brenda, pero sí de Brenda con Naim”. 


En otra parte de su exposición, el letrado atacó el agravante de la violencia de género, indicando que “también quiero hacer mención, como lo hice en el recurso, a todos aquellos elementos o circunstancias poco felices o reprochables, ocurridas tras la muerte de Brenda, me estoy refiriendo al descarte del cuerpo de Brenda”. 


“Las conductas llevadas a cabo con posterioridad a la muerte son con intención de ocultar lo sucedido, no con el propósito de cosificar a la víctima. Como no se comprobó que con anterioridad a la muerte haya existido violencia de género, pero la mató y como se deshizo del cadáver, tenemos la solución al caso. Es absolutamente arbitraria la respuesta brindada por el tribunal”, refiriéndose al que dictó la sentencia de prisión perpetua para Naim. 
Finalizada la audiencia, Ferreras, en diálogo con LA UNIÓN, hizo mención a lo relatado anteriormente e indicó que “en caso de que el tribunal -es decir, la Corte- no le haga lugar a su planteo, realizará la casación a nivel nacional y está dispuesto a ir hasta La Haya, en caso de ser necesario”. 
“Como siempre dijimos, no venimos a buscar impunidad, simplemente, que se lo castigue por lo que cometió. Hay que entender que no toda muerte de una mujer cometida por un varón es un femicidio, deben darse otras circunstancias que, en este caso, no concurrieron”, añadió. 
Así también, se refirió al altercado con la madre de Brenda, quien, en un momento de la audiencia, irrumpió y, poniéndose de pie, se enfrentó al abogado. 

Dilatorio 
Por otra parte, el fiscal de la causa, Dr. Gustavo Bergesio, dialogó con la prensa afuera de la Corte y contó lo sucedido en la audiencia, señalando que la fiscalía mantuvo su postura y escuchó a las demás partes, quienes, a líneas generales, se mantuvieron también en sus posturas ya demostradas al momento de la exposición de los alegatos en el juicio oral y público, que concluyó con la sentencia a prisión perpetua de Naim Vera. 
Mientras tanto, un grupo de familiares de varias víctimas de violencia y muertes violentas acompañaron a la madre de Brenda desde la calle de enfrente al edificio de la Corte de Justicia, manifestándose de manera pacífica, cortando la calle, al cántico de “justicia para Brenda y prisión perpetua para Naim Vera. 
Finalizada la audiencia, tras la exposición de las partes y las réplicas de las mismas, los miembros del máximo tribunal de la provincia deberán ahora resolver el planteo de agravio de la defensa del condenado y, si bien no se dio un plazo razonable, las partes indicaron, como mínimo, dos semanas y, como máximo, cuatro meses.