“Lo quise espantar porque tiraba piedras con una honda”

Foto: César Gómez.

22 Septiembre de 2021 00.15

En la mañana de ayer, inició y finalizó en ámbitos del Juzgado Correccional N° 3, un debate oral y público que tuvo sentado en el banquillo de los acusados a un hombre de apellido Acevedo, quien debía responder por el delito de lesiones leves. La víctima, un niño de 10 años, a quien lesionó con un rifle de aire comprimido en la pantorrilla. 
Alrededor de las 10.00 de la mañana, el juez Javier Herrera abrió la audiencia. Sentado en el banquillo de los acusados, Acevedo escuchó la imputación y el hecho del que se le acusa, preguntándole luego el magistrado si iba a declarar o se habría de abstener de hacerlo. 
Por recomendación de su abogado, el imputado dio su versión. Inició pidiendo disculpas a la familia del niño y manifestó estar arrepentido de lo que hizo. Aclaró que no “tiró a matarlo”, que solo lo “quiso espantar porque le tiraba piedras con una honda”.  
También dijo que no sabía que “era menor de edad” y volvió a pedir disculpas y manifestarse arrepentido. 
Luego de escuchar al imputado reconocer el hecho, el fiscal Víctor Figueroa desistió de los testigos citados en la causa, a lo que se adhirió la defensa del imputado, resolviendo el juez pasar a la ronda de los alegatos. 
El fiscal Figueroa mantuvo la imputación de lesiones leves, valoro la declaración del imputado y solicitó la mínima de la pena prevista para el delito, es decir, un mes. Pedido a lo que se adhirió la defensora oficial. 
Concluido los alegatos, el juez volvió a darle la palabra al ahora condenado, quien reiteró el pedido de disculpa para la familia del niño. Luego, Herrera dejó la sala para deliberar el veredicto. 
Una hora después, la audiencia volvió a reanudarse y el juez declaró culpable a Acevedo del delito de lesiones, imponiéndole la pena de un mes de prisión de cumplimiento en suspenso, tal como lo había pedido la fiscalía. 
El 29 de julio del año 2019, el mencionado sorprendió aproximadamente a las 15.30 a un niño de 10 años, en el interior de una finca que alquilaba en Fray Mamerto Esquiú, a quien le efectuó un disparo con un aire comprimido, impactando el proyectil en la pantorrilla izquierda. La lesión demandó 20 días de curación según el informe médico.