Robaron casi cien mil pesos de una casa de familia en Fray M. Esquiú

El hecho sucedió el fin de semana, cuando los moradores del inmueble estaban ausentes. Para robar, violentaron la cerradura de una de las puertas.

18 Septiembre de 2018 07.15

Varias viviendas particulares del Valle Central fueron “visitadas” durante el fin de semana por los amigo de lo ajeno. Dinero en moneda nacional, extranjera y electrodomésticos fueron el botín elegido de los delincuentes.
Uno de los robos más importantes fue el sufrido por la familia Galvan.
De acuerdo a la información judicial, el sábado a  la noche los integrantes de la familia mencionada regresaron a su domicilio, sito en Pomancillo Oeste, a cien metros de la Cuestecilla, en el departamento Fray Mamerto Esquiú, del que se habían retirado el pasado 9 de septiembre.
Al arribar a su domicilio, los moradores encontraron una de las aberturas violentadas y se percartaron de que personas desconocidas habían ingresado al interior de la vivienda y perpetrado un ilícito. Más precisamente, en una de las habitaciones, donde el o los desconocidos violentaron la puerta de un ropero y sustrajeron del interior la suma de cincuenta mil pesos en moneda nacional y la cantidad de 900 dólares.
Reportado el cuantioso robo, que asciende a los 86 mil pesos,  personal de la comisaría de Piedra Blanca y de la Unidad Judicial Nº 11 trabajaron en el inmueble de la familia Galván, bajo las directivas de la fiscalía en turno.

Durante el domingo
En tanto que durante la jornada del domingo, la policía trabajó en un robo ocurrido en calle Martín de Moussi al 300. En el lugar, desconocidos rompieron una puerta de madera ubicada en el lateral de la vivienda, ingresaron y se apoderaron de distintos elementos de valor, principalmente de electrónica.
Una situación similar denunció, en el precinto Séptimo, Marcela Gramajo. La mujer dijo ser propietaria de una vivienda en el barrio La Victoria. El día viernes 15, a las 23 horas aproximadamente, se retiró quedando el mismo cerrado con la correspondiente seguridad. Al regresar el domingo a mediamañana, se dio con la desagradable sopresa que vándalos habían ingresado, aprovechando su ausencia, y sustraron varios electrodomésticos.
Finalmente, Antonio Arévalo denunció, en la Judicial Nº 8, el robo de una garrafa de gas envasado, un parlante portátil, una pava eléctrica y un mini componente de música. El ilícito habría sucedido entre la noche del sábado y la madrugada del domingo, cuando el morador no se encontraba en la vivienda. Para perpetrar el robo, el o los desconocidos violentaron la cerradura de unas de las puertas.