Delitos aberrantes

Una joven denunció que fue abusada en una reunión con amigos donde había alcohol

La muchacha dijo que “despertó desnuda” y que “no recordaba nada de lo que sucedió”. El acusado sería un conocido de su amigo, propietario de la vivienda donde se desarrolló la fiesta clandestina. La Justicia activó el protocolo.

15 Septiembre de 2020 00.44

Una joven denunció a un hombre por supuesto abuso sexual. El hecho habría ocurrido el domingo 13 de septiembre a la madrugada, en el marco de una “juntada” que se desarrollaba de forma “clandestina” en esta ciudad Capital, puesto que se encuentra vigente la prohibición de reuniones tanto en espacios cerrados como al aire libre, en todo el territorio provincial, por el protocolo establecido para evitar la propagación del virus Covid-19.  
La Fiscalía de Instrucción N° 7, a cargo del fiscal Alejandro Gober, se encuentra en plena investigación de un presunto hecho de violación con acceso, hecho ocurrido en un barrio de esta ciudad Capital y por el cual un joven fue denunciado por la víctima.   
La denuncia fue realizada por la muchacha en el Precinto Judicial N 5, quien indicó que el domingo, aproximadamente a las 21.00 horas, concurrió a una fiesta con amigos, pero que, tras perder el conocimiento, se despertó “sin sus prendas íntimas”, acostada en una cama, con su acusado al lado donde, supuestamente, habría sido abusada sexualmente en contra de su voluntad.  
En otra parte de su relato,  la joven dijo que la noche del domingo, su acusado, quien es conocido de un amigo, la fue a buscar con su moto para  asistir al departamento de este, donde concurrieron otras personas, para participar de una “juntada”, donde tomaron y comieron algo. Allí, según su versión, habría consumido bebidas alcohólicas y, posteriormente, perdido el conocimiento. Cerca de la 1.30 de la madrugada del día de ayer, se despertó en una habitación sin sus prendas de vestir íntimas y su denunciado, acostado al lado. 
Tras realizar la denuncia, el fiscal dispuso que se efectúe el examen ginecológico a la víctima, protocolo que habría arrojado, en principio, signos compatibles con abuso sexual.