El gobierno impulsa un blanqueo de capitales para reactivar la economía pospandemia

Fernández define una agenda para el segundo semestre, que incluye una moratoria, una nueva fórmula de movilidad jubilatoria y cambios en la Justicia.

11 Julio de 2020 18.37

En plena escalada de contagios por el coronavirus, el Gobierno comenzó a elaborar una agenda pospandemiaque va más allá de un conjunto de medidas para reactivar la economía. El presidente Alberto Fernández avanza en los últimos retoques de un plan de segundo semestre, que incluye un nuevo blanqueo de capitales, una fórmula de movilidadjubilatoria y la creación de una “comisión de notables” que analizará, entre otras cosas, la composición de la Corte Suprema.

El blanqueo de capitales apunta a complementar la moratoria que anunció el Gobierno esta semana,dijeron en el entorno del Presidente. La medida busca repatriar capitales que se vuelquen de manera exclusiva en sectores con alto impacto en la creación de empleo, como la construcción. La agenda se completa con otras dos iniciativas económicas: el plan Ahora 18, para financiar compras en cuotas, y un programa para dinamizar la actividad, acordado con los gobernadores.

Podrían ser medidas de impulso al crédito, con aplicación segmentada según la región del país.

La mayoría de las iniciativas, que fueron conversadas con empresarios y sindicalistas, se traducirán en proyectos de ley que el Presidente enviaría al Congreso después del 17 del mes actual, cuando finalice la etapa de aislamiento estricto por el coronavirus que rige en el área metropolitana y en la ciudad de Resistencia.

La agenda pospandemia que elabora el Gobierno va más allá de un conjunto de medidas para reactivar la economía: en el final de una semana en la que procuró retomar la iniciativa política, el Presidente da los últimos retoques a un plan de segundo semestre, que incluye un nuevo blanqueo de capitales, una nueva fórmula de movilidad jubilatoria y la creación de una “comisión de notables” que analizará, entre otras cosas, la composición de la Corte Suprema .

Muchas de las medidas se traducirán en proyectos de ley, que Alberto Fernández enviará al Congreso después del viernes próximo, cuando termine la cuarentena estricta que rige en el área metropolitana y en la ciudad de Resistencia por el avance del coronavirus.

La consolidación de la nueva agenda del Gobierno es, explican en la Casa Rosada, una continuidad del acto que el Presidente encabezó anteayer en la residencia de Olivos, con gobernadores, sindicalistas y empresarios.

El blanqueo de capitales, una idea que Fernández nunca había deslizado desde que llegó a la Casa Rosada, apunta a acompañar la moratoria que acaba de anunciar el Gobierno, dijeron a la nacion en el entorno del Presidente. “Se proyecta un blanqueo para repatriar capitales que se inviertan en sectores de gran generación de empleo, como, por ejemplo, la construcción”, agregaron, sin más detalles.

Reforzó la intención oficial del blanqueo elemp re sarioivánszcze ch, presidente de la Cámara de la Construcción y uno de los asistentes al encuentro en la quinta presidencial. “Una de nuestras propuestas es un blanqueo sin cargo, siempre y cuando el dinero se invierta en la construcción privada. Esto va a generar una descompresión del dólar blue”, dijo Szczech en Radio El Destape.

La nueva fórmula jubilatoria es una deuda pendiente. El Gobierno suspendió el índice de movilidad en diciembre, como parte de la ley de emergencia, y desde entonces decidió dos aumentos de jubilados y pensionados por decreto, en marzo y junio. “El objetivo es que el aumento previsional de septiembre se pague ya con esa nueva fórmula. El Presidente no quiere seguir dando aumentos por decreto, aunque en estos meses los jubilados le ganaron a la inflación y recibieron medicamentos gratis por un valor promedio del 25 por ciento de sus ingresos”, dijeron en la Casa Rosada. El proyecto de la nueva fórmula resultará de una combinación entre ingresos de la Anses y la evolución de los salarios en blanco.

Cambios en la Corte

La posibilidad de reformar la composición de la Corte Suprema es otra novedad que promete generar mucho ruido. Será un complemento de la reforma judicial que el Gobierno enviará en diez días al Congreso, anticiparon en la Casa Rosada.

La revisión del funcionamiento del máximo tribunal se dará a partir de un decreto para la creación del Consejo de Mejoramiento de Calidad Institucional, similar al Consejo de Consolidación de la Democracia que creó Alfonsín en 1985. “Estará conformado por un grupo de juristas notables, de diversas ideologías. Tendrán 60 días para hacer propuestas para temas como composición de la Corte Suprema de Justicia, juicios por jurados, recurso extraordinario y Ministerio Público. Una vez terminadas, el Presidente las enviará al Congreso”, detallaron cerca de Fernández.

“Hay que robustecer la independencia, sería bueno que la Justicia deje de seguir los vaivenes políticos”, dijo ayer el jefe de Gabinete, Santiago Cafiero, en Radio La Red. Confirmó que se enviará un proyecto al Congreso.

La agenda oficial que se viene se completa con otras dos iniciativas económicas: el plan Ahora 18 y un programa para dinamizar la economía, acordado con los gobernadores. El Ahora 18 es una nueva versión del programa Ahora 12. “El plan que se está trabajando es de 18 cuotas, con tres meses de gracia. Es decir, lo que se compra en julio se comenzaría a pagar en noviembre y se cancelaría la cuota 18 en abril de 2022. También se analiza la posibilidad de que esas compras tengan una devolución total o parcial del IVA”, dijeron a la nacion en la Casa Rosada.

El Presidente viene trabajando, además, en medidas de impulso al crédito y de otros apoyos segmentados según las necesidades de cada región. “Se dividirá en nordeste, noroeste, centro, litoral y zona cuyana. El NOA y el NEA recuperarían el beneficio de pagar menos cargas patronales, que fue eliminado por Mauricio Macri. También se analizarán los aranceles de exportación de los productos sensibles de cada zona, con el objetivo de reactivar la industria y que vuelvan a abrir más fábricas que tuvieron que cerrar. En esa línea, se trabaja para mejorar la ley de concursos de acreedores y, de ese modo, salvar rápidamente a las empresas y que vuelvan a operar normalmente”, detallaron.

(Fuente: La Nación)