En medio de la sesión de la Cámara baja, la Unión Cívica Radical expuso su feroz interna

Todo se originó por un audio de WhatsApp que hizo escuchar Analía Brizuela en donde el diputado Víctor Luna pedía a las autoridades del ANSES que las actividades que se realicen en Chumbicha sean canalizadas a través del candidato que tiene la oposición y no del intendente Hoffman, que abandonó la UCR.

27 Junio de 2019 04.00

Ayer, el recinto de la Cámara de Diputados fue testigo de la feroz interna por la que atraviesa la Unión Cívica Radical que viene de suspender hace un año las elecciones para elegir las autoridades partidarias y, días atrás, cerró una lista que dejó nuevamente afuera a aquellos sectores que no integran la orgánica partidaria, incluso a partidos como Movilización y el Socialismo que de socios históricos pasaron a ser adversarios de la UCR.
Todo comenzó cuando, tras adherir al homenaje por el aniversario 128 de la creación de la Unión Cívica Radical, la diputada Analía Brizuela, del bloque Raúl Alfonsín (aliada al oficialismo) reprodujo en plena sesión un audio en el que el diputado radical, Víctor Luna, le solicitaba al coordinador regional de ANSES, Fernando Corrales Ávila, que las acciones que se lleven a cabo en la localidad de Chumbicha por parte de ese organismo sean “manejadas” por el candidato de Juntos por el Cambio, Mauro Nieto y no por el intendente Alfredo Hoffmman.  Esto teniendo en cuenta que el jefe comunal, en esta oportunidad, no competirá en la lista que integra la UCR sino en el GEM porque la Junta Electoral de Juntos por el Cambio le rechazó su postulación.
“Hoffman no es nuestro candidato de la alianza, alianza que lleva como presidente a Mauricio Macri a nivel nacional, y “Fredy” Hoffman lleva como candidato en su espacio político a Lavagna, y nosotros, por supuesto, vamos a tratar de que se encamine todo lo que más se pueda, más allá de la famosa institucionalidad de que se habla siempre. Personalmente opino que era hasta ayer, hoy comienza una nueva etapa, estamos en campaña y, lamentablemente, la institucionalidad, no digo que queda atrás porque yo soy muy respetuoso de la misma, pero sí me parece a mí que debería reveerse un poco esa terminología en función de la campaña”, sostenía Luna en el mensaje enviado a Corrales Ávila. Tras reproducir el audio, Brizuela marcó como contradictorio lo que se expresó en los discursos de homenaje a la UCR con las actitudes que Luna como radical lleva adelante “sin respetar la institucionalidad” y “ofende a mi pueblo y al intendente, que fue proscripto por el partido”, incluyendo también en la crítica a la orgánica de la UCR, por no dejar participar a Hoffman de la contienda dentro de la alianza.
A su turno, Luna intentó explicar su accionar. Pidió disculpas, pero quiso quitarle trascendencia a la discusión “por un desliz que lo han utilizado lamentablemente algunos sectores que seguramente quieren este tipo de trifulcas”.
Pero el legislador que tiró más leña al fuego, por no decir nafta, fue Lobo Vergara, quien le pidió a Brizuela y a los radicales “díscolos” que armen un lista para ponerse a consideración de la gente. “Para participar en política hay que armar una lista y presentarla y que se ponga a consideración de la sociedad, ahora si no podés juntar los papelitos, no podés juntar los candidatos no se puede participar, en ningún momento se ha proscripto. Me parece lamentable que se quiera excluir o querer entorpecer un proceso”, respondió.
Para caldear más el ambiente, el expresidente de la UCR sostuvo que para militar en el radicalismo “hay que tener valores muy firmes y quienes no pueden sostener esos valores se van yendo, no se los excluye ni proscribe” e incluso habló de una depuración natural ante esta situación.
Mientras Lobo Vergara hablaba tanto de las diputadas Bazán como Rodríguez Calascibetta retrucaban sus dichos y pedían la palabra, pero su par continuó con su alocución. Cuando llegó el turno de Bazán, la referente del FAPRa prefirió guardar “todo” lo que tenía que decir para después de octubre, pero igualmente criticó a la orgánica de la UCR.
“Mas allá de lo que pienso y de la molestia que puedo tener, creo que hay otras cosas mucho más importantes de qué hablar que de la hipocresía radical y de los intereses subyacentes que llevaron a esta ‘depuración’ de radicales, así que me voy a llamar a silencio, pero sí me van a escuchar después de octubre, en donde corresponde que es el partido radical”, sentenció.