Se profundiza la crisis: cerró la fábrica textil “12 de octubre”

Los empleados encontraron el lugar cerrado cuando se presentaron a trabajar.

18 Marzo de 2019 09.20

Esta mañana los operarios se presentaron en la planta que se dedica a la confección de guardapolvos y se dieron con que todo estaba cerrado.
La mayoría de ellos debía restablecerse su puesto en el día de hoy luego de haber cumplido el periodo de vacaciones.
El sábado pasado circuló la versión de un posible cierre inminente de la fábrica, ubicada en avenida Presidente Castillo, y ante esto, Raúl Rivero, secretario de general del SOIVA, confirmaba que un representante legal de la empresa se había comunicado con los empleados ofreciéndoles el 70% de las liquidaciones pero que no era algo oficial.
Una de las operarias confirmó que llegaron  a la fábrica y estaba todo cerrado y que a ella la llamaron para arreglar la indemnización pero que va a esperar una respuesta por parte del propietario de la firma.
“No recibí nada, No me dijeron nada. Simplemente el dueño de la empresa se comunicó conmigo para hacer un arreglo pero yo ya estaba notificada, a través de este medio (Radio Valle Viejo), que el abogado de la empresa de Buenos Aires decía que el dueño de la empresa iba a indemnizar a todo el personal con un 70%. A mí personalmente me llamó pero no estaba conforme con lo que me ofreció por el hecho de que tengo 35 años de antigüedad”, manifestó a Radio Valle Viejo.
Otro grupo de empleados, preocupados por la situación, llegaron hasta las oficinas de la Dirección de Inspección Laboral donde fueron recibidos por su director Ismael Zalazar, quien confirmó que ahora están facultados para actuar sobre las cesantías.
“Hemos recibido a algunos delegados,  esta mañana temprano en el organismo, denunciando de que han recibido la carta documento por el cierre de la fábrica. La semana pasada teníamos versiones de que iba a cerrar pero hasta que no estuvieras informado fehacientemente no queríamos actuar. Además los trabajadores estaban de goce vacacional por lo que no había nadie en la fábrica”, señaló en declaración radial.
“Esta mañana mandé a dos inspectores para labrar un acta y para ver cómo podemos hacer que los trabajadores cobren, si es que la fábrica cierra cien por cien, y que no ocurra lo que ocurrió con Tileye”, concluyó.