Burella negó persecución en contra de Bernárdez, la docente que amenazó con cortarse las venas

La subsecretaria de Educación dijo que la docente se encuentra con un sumario y es probable que se encuentre con licencia sin goce de haberes y con su sueldo bloqueado.

06 Junio de 2019 04.00

La subsecretaria de Educación, Olga Burella, salió al cruce de las declaraciones de la docente que amenazó con quitarse la vida en las oficinas de Recursos Humanos por una supuesta deuda de seis meses, quien también señaló a la subsecretaria por perseguirla, desde el 2016.
Al respecto, Burella expresó: “Niego terminante y rotundamente una persecución en contra de esta docente y contra ningún docente. No es mi estilo de trabajo, nunca hice una persecución en contra de nadie”.
A su vez, la subsecretaria hizo referencia al historial de la docente, y mencionó que “en 1999, la agente Claudia Bernárdez,   se desempeñaba en tres establecimientos educativos. En ese momento, se inició en todos los establecimientos la denuncia por abandono de servicio, y finalmente, en el 2003 fue cesanteada por abandono de servicio con la firma del gobernador Oscar Castillo. Luego de un recurso de reconsideración presentado por la agente, en el gobierno de Brizuela del Moral, en el año 2005, se declara la nulidad de la cesantía por errores de forma, comprobando la inasistencia reiterada de la docente.
Desde ese momento, el año 2005, la docente hizo uso de las diferentes licencias, marcando en los informes un ausentismo rotundo a su puesto de trabajo. Claro que estos antecedentes son fuera de mi gestión, y siendo así, no tengo nada que ver con la situación de revista de la docente”.
Por otro lado y según las declaraciones de Burella, a LA UNIÓN, en el año 2016, el año citado por la docente Bernárdez, se desempeñaba como docente de inglés sin contar con el título habilitante y fue beneficiada por una titularización masiva. Es por ello que desde el Ejecutivo se dispuso reconvertir  su cargo de 24 hs, en dos cargos de bibliotecaria, con firma y aceptación de la agente, en la esc. Secundaria de Pozo el Mistol. Cumpliendo tareas pasivas en ese lugar de trabajo.
“Desde ese momento, año 2016, hasta ahora, 5 de junio de 2019, nunca prestó servicio en la escuela secundario de Pozo el Mistol. Continuando con esa metodología de licencias médicas, viene desde entonces sin trabajar. Lo particular es que se le hicieron juntas médicas en Recursos Humanos provincial, y constan dos denegaciones de tareas pasivas. A su vez, hay que tener en cuenta que Educación cuenta con su Reconocimiento Médico, que es el lugar donde se deben realizar las presentaciones pertinentes a los docentes que es lo que permitiría definir si le corresponde o no tareas pasivas”, aclaró Burella.
Por otro lado, en agosto del año 2018, la docente habría solicitado enfermedad profesional, que debía ser validada por el director del establecimiento educativo donde presta servicio el docente. “Naturalmente, el director no firmó la enfermedad profesional porque nunca trabajó en esa escuela. Es por ello que invito públicamente a quien le interese tener esta información que se acerque al establecimiento y consulte si hay indicaciones mías sobre esta docente”, dijo Burella.
En relación a la deuda que aduce Bernárdez, la subsecretaria aclaró que “hay una instancia sumarial que obra en instancias de asuntos jurídicos, a la cual no tengo acceso porque hay secreto de sumario, y hasta que se determine qué será lo que corresponde, la normativa indica que podría estar con licencia sin goce de haberes. Al haber estado cuatro años consecutivos sin presentarse a trabajar, creo que sobran razones y motivos para que tenga bloqueados sus haberes”.
Para finalizar, la subsecretaria aclaró que “según los registros, cualquiera sea el motivo, y en este caso licencias médicas, la agente Bernárdez no trabajó nunca, que tiene beneficios que le otorga el régimen de licencia es así, pero esto lo tiene que revalidar con facultativos médicos del área que corresponde”.

Toman escuela, por falta de transporte

En la tarde de ayer, padres de los alumnos que asisten a la Escuela Secundaria N°23 de La Cañas, departamento Santa Rosa, tomaron el establecimiento.
El reclamo es por la falta de transporte escolar para los estudiantes de Bañado de Ovanta, Cortaderas, Quebrachito, Los dos Pocitos y Altagracia, por lo que no se permitió el ingreso al establecimiento y quemaron gomas.
Según lo dado a conocer por los padres de los estudiantes, el problema se origina porque desde el Ministerio de Educación no están pagando los servicios y desde esta semana, los alumnos no tienen transporte escolar.
“Supuestamente, desde el Ministerio de Educación nos mandaban y dicen que no le pagan al chofer, no le pagan al colectivo y por eso los alumnos se quedan sin transporte” comentaron.