CanSino logró una de las cláusulas de confidencialidad más extensas de las vacunas contra el Covid en la Argentina

El laboratorio produce la vacuna Convidencia, una de las más costosas por unidad para el país.

26 Septiembre de 2021 09.41

En los pasillos del Ministerio de Salud de la Nación conocen popularmente a Convidencia como la vacuna contra el COVID-19 destinada a los "grupos difíciles de alcanzar", es decir, aquellas poblaciones que las autoridades entienden que, por diferentes motivos, no volverán a buscar sus segundas dosis. Ahora también se las puede conocer como una de las vacunas con la cláusula de confidencialidad más extensas del país.

Producidas por el laboratorio Cansino Biologics, estas vacunas consisten en un suero monodosis (no requiere de dos aplicaciones) ni someterse a temperaturas bajo cero, por lo que es fácilmente trasladable hasta los terrenos más recónditos del país.

La Argentina espera recibir 5,4 millones de dosis de CanSino, las que pagará U$S17 cada una, según pudo saber TN.com.ar a través de un pedido de acceso a la información pública. El contrato de esta manera será por un total de U$S 91,8 millones, aunque desde el Ministerio de Salud de la Nación se negaron a informar si existen costos adicionales.

CanSino consiguió 10 años de confidencialidad

Esta negativa se fundamentó en las cláusulas de confidencialidad, que se mantendrán vigentes mientras dure el contrato y por unos 10 años más una vez finalizado el acuerdo, tal como pudo comprobar este medio en la documentación oficial entregada por las autoridades de Salud.

Se trata de la cláusula de confidencialidad más extensa de todos los contratos por vacunas que firmó el Gobierno ya que la del laboratorio Sinopharm también se prolonga por 10 años, pero desde el momento de la firma. En el caso de CanSino este período de tiempo recién se inicia una vez que culmine el convenio.

Hasta ahora no se sabe cuál es la extensión de la confidencialidad en el contrato por Moderna, ya que el Ministerio de Salud aún no entregó la respuesta al pedido de acceso a la información pública.

La cláusula de confidencialidad sobre el contrato con CanSino. Créditos: TN.com.ar.

La cláusula de confidencialidad sobre el contrato con CanSino. Créditos: TN.com.ar.

Del total del contrato por 5,4 millones de vacunas, el Gobierno solo recibió hasta ahora 400.000 dosis por las que ya pagó $527 millones del contrato. De ese monto, poco más de $49 millones corresponden a una reserva, una especie de adelanto financiero que se abonó el 27 de julio y el resto a los primeros dos embarques.

COVID-19: cuáles son las vacunas más caras

De las vacunas que se disponen en la Argentina, la más cara es Moderna. Al Estado le costó cada dosis U$S21,50, por encima de CanSino (U$S17), Sinopharm (U$S 20 en el primero de los contratos y luego U$S15), Pfizer (U$S12), Sputnik V (U$S 9,5), CovidShield (U$S 4,1) y AstraZeneca (U$S4).

Se intentó obtener información sobre los cronogramas de entregas de las dosis de CanSino, aunque la misma fue negada. Se trata de un detalle clave en el marco de los contratos. A modo de ejemplo, AstraZeneca cobró alrededor de 54 millones de dólares pese a haber incumplido con lo pactado: las 22 millones de dosis debían estar en el país en julio pasado, pero a esta altura del año aún faltan unos 10 millones de sueros.

La vacunación en los grupos de difícil acceso

Pocos días atrás se inició la vacunación de los “grupos de difícil acceso” en todo el país. Recibirán estas dosis los integrantes de Pueblos Originarios; personas en situación de calle; migrantes; refugiados y trabajadores “golondrinas”, aquellos que se mueven de una región a otra constantemente, entre otros.

“La idea es utilizar estas dosis en regiones de difícil acceso, para personas de acceso marginal, población joven (no menores de edad) que tal vez no se preocupa por ir a buscar su segunda dosis, además de comunidades de Pueblos Originarios alejadas de las grandes urbes”, explicó un funcionario cercano a Carla Vizzotti.

La documentación oficial a la que accedió TN.com.ar. Créditos: TN.com.ar.

La documentación oficial 

Las autoridades de Salud aseguran que esta decisión se tomó después de analizar variables como la posibilidad de trasladar estas dosis a temperaturas entre 2°C y 8°C, lo que facilitaría su distribución en las regiones más inhóspitas de la Argentina. Solo se requeriría de una heladera portátil. Según pudo saber este medio, la población “difícil de alcanzar” rondaría las 2 millones de personas. “Es un proceso largo, que pensamos culminar a fin de año”, dicen en Salud. Del total unos 400 mil argentinos estarían ubicados en regiones geográficas de difícil acceso en el interior del país.

En el Ministerio de Salud aseguran que es una buena vacuna, con una cobertura no tan elevada como las que son de dos aplicaciones, pero que “de igual manera genera una protección importante”

Esta vacuna utiliza un enfoque de vector viral, es decir, toma un virus vinculado al resfrío común (adenovirus) al que se le agrega genéticamente una proteína propia del covid (Spike) para que el sistema inmunológico la reconozca y, de esa manera, genere anticuerpos. El sistema que utiliza la droga de Cansino es similar al desarrollado por AstraZeneca y Sputnik V, por lo que no se descarta que pueda utilizarse como segunda dosis del suero ruso o como un eventual refuerzo ante el avance de la variante Delta de coronavirus

La vacuna previene el 65,7% de los casos sintomáticos, el 95,47% de los cuadros graves y el 100% de las hospitalizaciones. Además, induce a una respuesta inmune de manera que genera anticuerpos neutralizantes específicos después de los 14 días de la inoculación.

Qué revela esta investigación

  • Cada dosis de la vacuna de CanSino cuesta U$S17.
  • El contrato es por un total de U$S91,8 millones.
  • El Gobierno ya pagó por estas dosis $527 millones.
  • La confidencialidad sobre el acuerdo se mantiene incluso 10 años después de finalizado el contrato. (Fuente TN)