• Dólar
  • BNA $905.5 ~ $905.5
  • BLUE $1100 ~ $1100
  • TURISTA $1448.8 ~ $1448.8

15 C ° ST 14.14 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Sigue la polémica

Caso Bar Caravati: Navarro salió a responderle a Cano tras una nueva denuncia al Club Social 25 de Agosto

El presidente del Club Social 25 de Agosto salió al cruce de una nueva denuncia realizada por Esteban Cano en el marco de la disputa por el vencimiento de contrato del Resto Bar Caravati. Navarro apuntó a Cano por "actitud cuasi mafiosa" y lo acusó de realizar denuncias sin fundamentos contra el club.

11 Abril de 2024 17.15

A casi ocho meses de iniciado el conflicto, la polémica por el Resto Bar Caravati suma un nuevo capítulo. El presidente del Club Social 25 de Agosto, Arturo Navarro reapareció tras una nueva denuncia contra el club y apuntó públicamente contra Esteban Cano, socio gerente de la firma Plaza 25 SRL, debido a que, aún cuando se encuentra vencido el contrato, continúa funcionando el local gastronómico ubicado sobre calle Sarmiento.

“Había un contrató de alquiler con la sociedad Plaza 25 SRL y que se cumplió el 30 de agosto del año pasado por decisión de la Asamblea por las deficiencias y la mala atención a los socios, se votó no renovarle el contrato. En consecuencia, el señor Esteban Cano tenía que entregar el local a fines de agosto del año pasado. No lo entregó. Se quedó ocupándolo. Lo sigue explotando. Dejó de pagar de alquiler, no paga nada desde aquella fecha hasta ahora", explicó Navarro.

En este sentido, el presidente del Club Social cuestionó la actitud que tomó el gerente gastronómico y lo acusó de “cuasi mafiosa” por haber denunciado al Club por acosos a empleadas del local y por realizar juegos clandestino. Estas denuncias, según Navarro, son sin sustento alguno.

Al respecto, volvió a minimizar la nueva denuncia que habría realizado Cano contra el Club Social, En la misma, Cano denunció que desde mediados de marzo habría recibido amenazas de clausura del ingreso al local gastronómico, e incluso, que se habría colocado un pasador a la puerta principal y “tapado” la chimenea de la cocina.

“Hoy fue la gente policial y bomberos y vio que no hay ninguna obstrucción. La única obstrucción que tiene es de la grasa de la mugre que sale de la cocina y por eso hace una denuncia y la hace mediática para hacer más daño que lo que nos viene haciendo”, apuntó Navarro.

A siguiente linea, remarcó: “Hay una gran diferencia de intereses entre una parte y otra. Nosotros somos una asociación sin fines de lucro. Lo hacemos sin ningún fin de lucro, solo por mantener una institución. Parece que el señor Cano piensa que es una casa de juego cuando nuestro club tiene actividades culturales permanentemente, tenemos la escuela más importante de ajedrez en la provincia”.

Por último, el presidente del club social aseveró que el bar continúa funcionando “por el peso económico, la soberbia y la ilegalidad”.

Además, explicó: “Les dimos opciones para que se puedan trasladar tranquilamente. Pero nos cambiaban la bocha a último momento. Continuamos con el juicio de desalojo, se le corrió el traslado de la demanda, la contestaron recién este año en febrero. En otra demostración de poca fe, no adjuntaron la boleta de Colegio de Abogados en esa causa. El juez le dijo que adjunten para proveer la concesión a  la demanda. Pasaron dos meses y no presentaron. Es una chicana para que no avance la causa para seguir facturando en un local frente a la plaza sin pagar alquiler.”

“No somos ni delincuentes ni malas personas” sentenció Navarro y explicó que están esperando que la justicia actúe y proceda con el desalojo.

 

Conflicto

 

Cabe recordar que el conflicto por el Resto Bar Caravati inició el año pasado en agosto por en el marco de la renovación del contrato de alquiler del local ubicado sobre calle Sarmiento. A finales de aquél mes, Cano denunció mediáticamente una maniobra “malintencionada” del presidente del Club Social 25 de Agosto para cerrar la actividad del bar. No obstante, Arturo Navarro cruzó al gastronómico y aseguró que el contrato no se había renovado, en primer instancia, aparentemente por interés de Cano, y en segundo lugar, porque así fue decidido en una asamblea de los socios.

Desde entonces, se sucedieron denuncias judiciales y mediáticas cruzadas entre las partes.