• Dólar
  • BNA $123.75 ~ $129.75
  • BLUE $245.00 ~ $250.00
  • TURISTA $202.95 ~ $212.85

19 C ° ST 18.4 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Catamarca despide a las hermanas Carmelitas Misioneras Teresianas

04 Junio de 2022 09.50

Este sábado, a las 10.00, en la Catedral, se celebrará la Eucaristía por la misión realizada por las hermanas Carmelitas Misioneras Teresianas en la Diócesis de Catamarca desde el Colegio del Carmen y San José.
Esta congregación desplegó una intensa labor evangelizadora en Catamarca durante 92 años. A éstas las precedieron otras Carmelitas que también estuvieron en el mismo edificio ubicado en la esquina de calles Junín y San Martín de la ciudad capital.

Las hermanas Carmelitas Misioneras Teresianas fueron fundadas por el Padre Francisco Palau y Quer (1811–1872). Profeta de la Iglesia de su tiempo, en la contemplación Dios le dio a conocer que la Iglesia, Dios y los prójimos era el objeto de su amor y de su entrega, y que María era “el tipo más perfecto y acabado de la misma”. A ella, a la Iglesia consagró su vida descubriéndola en las necesidades de los hombres de su tiempo. 

Sus hijas las hermanas Carmelitas Misioneras Teresianas que pasaron por Catamarca, y de manera particular por el Colegio del Carmen y San José, estuvieron siempre atentas a recrear este carisma, participando activamente en la vida de la institución educativa, muchas de ellas fueron rectoras y vice-rectoras de los diferentes niveles de la enseñanza. 

Entre las numerosas acciones pastorales y sociales que llevaron adelante se pueden mencionar la catequesis para niños y familias preparándolos para los sacramentos de la Comunión y la Confirmación; la ayuda a diferentes comedores de barrios carenciados, la asistencia a los enfermos, las visitas sacramentales, el rezo del Santo Rosario, procesiones y novenas; el involucramiento en causas sociales, el acompañamiento a docentes, alumnos y familias ante diferentes problemáticas; la formación de la pastoral de la niñez y de la pastoral juvenil, misiones solidarias con alumnos a poblaciones vulnerables.

Hoy, debido al escaso número de religiosas y a las necesidades de otras obras, la Congregación decidió que las Hermanas de la casa en Catamarca fueran enviadas a otros centros de misión donde aún no conocen a Cristo. Sin embargo, su obra continuará en manos de laicos, con quienes desde hace algunos años vienen haciendo un recorrido de la misión compartida. Por ello consideran que queda una comunidad bien formada para llevar adelante el carisma y la misión,