• Dólar
  • BNA $882 ~ $922
  • BLUE $1260 ~ $1260
  • TURISTA $1411.2 ~ $1411.2

22 C ° ST 21.42 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Tecnologías

ChatGPT: ¿Cómo podés conseguir mejores resultados al usar la IA?

OpenAI compartió consejos para exprimir al máximo al sistema y recibir respuestas atinadas. El secreto es la elaboración de las indicaciones o prompts.

25 Diciembre de 2023 22.43

ChatGPT es la tendencia tecnológica que se llevó todos los flashes en 2023. Emblema de la inteligencia artificial generativa, es un sistema capaz de encarar con soltura mecánica una serie de tareas antes exclusivas de los humanos. Con simples instrucciones, puede escribir textos por su cuenta, hacer resúmenes y mantener conversaciones con tono natural, entre otras capacidades. En la jerga, a esas indicaciones se las conoce como “prompts. Son la llave maestra para que el modelo de OpenAI y otros similares trabajen con eficiencia.

 

Consejos para usar ChatGPT y conseguir los mejores resultados

 

Igual que cualquier otra herramienta, hay secretos para usar ChatGPT como un experto. La propia organización detrás de este protagonista de la escena tech reúne consejos para aprovechar sus bondades al máximo.

Las claves se resumen en la sapiencia al escribir prompts, la adecuada contextualización y la buena organización.

 

A ChatGPT le gustan las instrucciones claras

 

“Estos modelos no pueden leer tu mente”, dicen desde OpenAI. En ese sentido, los creadores del chatbot remarcan la importancia de generar prompts claros, que brinden detalles y den cuenta de aquello que se desea recibir como respuesta. “Si los resultados son demasiado largos, solicitá respuestas breves. Si son demasiado simples, solicitá redacción a nivel de experto. Si no te gusta el formato, indicá cuál te gustaría. Cuanto menos tenga que adivinar el modelo lo que quieres, más probabilidades tendrás de conseguirlo”, explican.

En este punto, comparten los siguientes tips para escribir prompts en ChatGPT.

  • Incluir detalles en la consulta.
  • Pedir al modelo que adopte una personalidad o rol.
  • Especificar los pasos necesarios para completar una tarea.
  • Proporcionar ejemplos.
  • Especificar la longitud deseada de la respuesta.
  •  

Consejos para usar ChatGPT: diferenciar las tareas simples de las complejas

 

OpenAI aconseja descomponer las acciones en conjuntos, de un modo similar a cómo trabajan los programadores al escribir código. Para esto, hay que considerar dos aspectos fundamentales.

  • Por un lado, lo evidente: las tareas más sencillas tienen una menor tasa de error en comparación con las más difíciles.
  • Por el otro, es importante tener en cuenta que las acciones de estos modelos se basan en las anteriores. Por eso, es aconsejable ordenar el flujo de trabajo de lo más simple a lo más complejo.

OpenAI recomienda identificar las instrucciones más relevantes en las consultas, brindar contextos con respuestas previas, y resumir documentos extensos por partes.

 

Hipertextualidad: las referencias son importantes para el chatbot de OpenAI

 

La organización que dirige Sam Altman reconoce en su guía con consejos para usar ChatGPT que “los modelos de lenguaje pueden inventar respuestas falsas”. Para colmo, esas mentiras pueden ser creíbles.

Una buena idea para eludirlas es incluir referencias; es decir, fuentes en las que apoyarse. Al respecto, dicen en OpenAI: “De la misma manera que un apunte de notas puede ayudar a un estudiante a obtener mejores resultados en un examen, proporcionar un texto de referencia a estos modelos puede ayudar a responder con menos mentiras”.

En la práctica, es posible pedir a ChatGPT que elabore su respuesta basándose en un texto específico y/o que incluya en su resultado citas de esa fuente. En este punto, cabe recordar que el chatbot es capaz de leer URLs (direcciones web) y PDFs, según la versión que se utilice.

 

Compensar las debilidades de ChatGPT con herramientas externas

 

“Si una tarea se puede realizar de manera más confiable o eficiente mediante una herramienta separada a un modelo de lenguaje, descargala para obtener lo mejor de ambos”, aconseja OpenAI. Para esto, es posible darle a ChatGPT accesos que abren paso a funciones específicas, que otros entornos gestionan mejor.

 

ChatGPT también necesita tiempo

 

Sapiencia para elaborar prompts, buena organización, ayuda de terceros, actualización de conocimientos y también paciencia. OpenAI dice que su modelo de lenguaje necesita “tiempo para pensar”.

Al respecto, señalan: “Si te piden que multipliques 17 por 28, es posible que no lo sepas al instante, pero aun así podrás resolverlo con el tiempo. De manera similar, los modelos cometen más errores de razonamiento cuando intentan responder de inmediato, en lugar de tomarse el tiempo para encontrar una respuesta”. Así, recomiendan solicitar una cadena de razonamiento antes de una respuesta. Esto permite ayudar a que el modelo razone y brinde respuestas más confiables.

 

Buenas prácticas que alivian las tensiones en torno a ChatGPT

 

El gran protagonismo que consiguió la criatura de OpenAI trajo consigo esperanzas y también temores. La inteligencia artificial generativa es encantadora —hemos repasado muchas de sus habilidades sorprendentes—, pero a su vez envuelve asuntos que deben ser revisados.

Recogemos aquí los riesgos asociados al despliegue de la IA generativa, que repasamos anteriormente en TN Tecno.

  • Falta de transparencia: Es fundamental estar al tanto de las fuentes de información que usan los sistemas. Por caso, ChatGPT se ha entrenado con millones de artículos de la Web y en función de esos datos arroja respuestas y logra interactuar. El riesgo radica en la opacidad.
  • Derechos de propiedad intelectual: ¿Los sistemas de IA generativa contemplan las obligaciones por el uso de contenido de terceros? Ya hemos visto conflictos por el empleo de material sin el debido reconocimiento de la fuente y pagos asociados a las leyes de copyright. Aquí, hay que tener en cuenta que estos modelos son capaces de crear, pero que no lo hacen desde cero. En cambio, se “inspiran” en información que absorbieron previamente.
  • Niveles de autonomía: Este es, quizás, el miedo más difundido. Además, es aquel que replica aquello que la humanidad sintió en los años de la Primera Revolución Industrial. ¿Qué peligros implica crear sistemas cada vez más independientes, que no necesitarán la intervención humana? ¿El avance de las máquinas dejará a las mujeres y hombres sin sus trabajos, pisoteando sus oficios?
  • Los límites entre las creaciones humanas y las artificiales: ¿Somos capaces de determinar si el contenido que llega a nosotros fue creado por una persona o por una máquina? En ChatGPT desafía a la docencia, donde hablamos del creciente uso de la IA generativa por parte de alumnos para realizar trabajos escolares, hablamos a fondo sobre aquel interrogante.
  • Las fronteras entre la realidad y la falsedad: La IA es muy hábil para generar contenido falso que, sin embargo, parece cierto. El paradigma de este problema son las deepfakes. Son falsificaciones profundas —pueden ser imágenes, videos o audios— que confunden a los espectadores sin grandes márgenes para entender si el contenido es veraz. Este asunto no es trivial y resulta especialmente peligroso en su vínculo con la desinformación.

Es comprensible y valedero reclamar a OpenAI y a las autoridades competentes que aborden tales problemáticas. Ahora bien, ¿los usuarios finales simplemente deben esperar soluciones, sin ningún esfuerzo propio para conseguirlas? Los consejos repasados más arriba muestran que ChatGPT trabaja mejor, elude inexactitudes y referencia mejor, también, cuando el uso es más informado y consciente.

(Fuente: Infobae)