• Dólar
  • BNA $888 ~ $888
  • BLUE $1015 ~ $1015
  • TURISTA $1420.8 ~ $1420.8

29 C ° ST 28.45 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Para tener en cuenta

¿Cuáles son los hábitos clave en la educación de tu perro?: mirá cómo podés premiarlos

Acá, un listado de los incentivos más recomendados para tu mascota y la explicación de cuándo otorgarlos y cuándo no.

30 Diciembre de 2023 18.33

Los premios son aliados muy importantes a la hora de enseñarles nuevos hábitos a un perro. Lo importante es saber primero que no deben otorgarse de manera indiscriminada, y segundo, que no puede darse cualquier premio. Por eso es clave conocer cuáles son los recomendados y cuándo entregarlos… ¡y cuándo no!

Una de las reglas básicas cuando se adopta un cachorro o un perro adulto es educarlo en base a los premios y no a los castigos. Es decir, hay que incentivarlos y elogiarlos cuando hacen algo bien, logran un desafío y cumplen sus rutinas, junto con palabras amables y caricias. Pero nunca se debe castigarlos cuando hacen cosas mal, ya que de esa manera resultarán temerosos y fóbicos.

 

Cuándo premiar a tu perro

 

El premio debe llegar de manera inmediata, apenas la mascota cumple con lo que se le está enseñando, sobre todo si son las reglas básicas de obediencia: sentado, quieto, tumbado, venir acá, caminar al lado o junto.

También se lo debe premiar si ya avanzó con las órdenes y puede obedecer en determinados momentos muy específicos. Por ejemplo, si se detuvo en la esquina antes de cruzar la calle, si no tiró de la soga durante el paseo, si buscó y trajo algo que le pedimos, si soltó algo que estaba mordiendo o si esperó para comer su plato de comida. También si fue al baño en el sitio que fue elegido con ese objeto.

Si el premio llegó un rato después del logro o el perro tardó en cumplir su consigna y lo premiamos igual, no identificará el motivo de ese premio y querrá golosinas y juguetes todo el tiempo, sin entender su sentido.

 

Premios irresistibles para un perro

 

Por supuesto, los premios deben ser algo muy deseado por los amigos de cuatro patas y la comida suele estar en el tope de sus deseos. Sin embargo, debemos ser cuidadosos con estos premios. Nunca se les debe dar restos de nuestra comida ni alimentos que no son adecuados para ellos, como chocolate, té, café, leche, levadura, cebolla, uvas, carne o huevos crudos o nueces.

Los premios pueden consistir tanto en golosinas como en snacks especialmente preparados para los perros, o trozos de algunas de las comidas sanas que más les gustan, como pollo hervido, manzana o zanahoria. También pueden ser galletas caseras de carne, pollo o cereales, o incluso helado casero, ideal para el verano.

También pueden ser huesos masticables de piel adquiridos en tiendas veterinarias o juguetes nuevos, como sogas, palitos o pelotas. Lo ideal es que los premios sean variados y no siempre el mismo. Y que sean más importantes cuanto más grandes fueron a su vez los logros.

Por otra parte, tampoco hay que estar todo el tiempo premiando a tu mascota. En primer lugar, porque se perdería su efecto motivador. Y en segundo lugar, porque el mismo “galardonado” se terminaría aburriendo con tanta felicitación y perdería el interés en el objeto de deseo.

 

Helado casero como premio

 

Se viene el calor del verano y un buen premio será un helado. Pero nunca el artesanal, riquísimo para las personas pero que tiene altos niveles de azúcar y grasas. El helado elegido será uno casero, hecho solamente con las frutas que los perros pueden comer. Por ejemplo, manzanas, bananas, melón, pera, frutos rojos o sandía.

La receta es de la tienda Mascoteros y consiste en batir o licuar yogur descremado sin azúcar con frutas cortadas en trozos, sin cáscara ni semillas. Colocar en cubeteras y freezar durante dos o tres horas.

Finalmente, regalar un cubito helado a nuestros amigos de cuatro patas ¡cuando se hayan portado muy bien! Les brindará hidratación y todas las vitaminas de las frutas, un premio sano, fresquito y delicioso.