Día mundial contra la depresión: durante la pandemia se incrementaron las consultas psicológicas

La OMS señaló la importancia de concientizar e informar sobre este trastorno. Además, especialistas, aseguraron que el aislamiento durante la pandemia incidió en la aparición de enfermedades mentales.

13 Enero de 2022 03.14

El Día Mundial de la Lucha Contra la Depresión no tiene un motivo en particular. La Organización Mundial de la Salud (OMS) considera que es de suma importancia poder concientizar a la población sobre este trastorno y ayudar a las personas que la padecen. De todos modos, más allá de la postura de la entidad, los expertos consultados aseguraron que los efectos de la pandemia en las personas depresivas fueron “dramáticos”.

Dicho organismo define a la depresión como un trastorno mental del ánimo frecuente y estima que existen 320 millones de personas que lo padecen en todo el mundo. Incluso, afirman que 1 de cada 6 personas posee algún trastorno mental y aún sigue siendo tabú hablar de ello.

Según Gabriel Genise (M.N 49.266), doctor en Psicología y especialista en Psicoterapia Contextual Comportamental, las personas que presentan un cuadro depresivo han disminuido progresivamente el contacto con fuentes de placer y han incurrido en tasas elevadas de comportamientos de evitación.

En palabras de Enrique de Rosa (M.N. 63.406), médico especialista en Psiquiatría y Psicoterapeuta especializado en Neurociencias y Terapias Cognitivas, la depresión es una enfermedad que cambia lo comportamental. “No es una cuestión que uno elige, si le pone mucha o poca actitud, sino que es un trastorno multifactorial”, expresó.

La salud mental en tiempos de pandemia

Tanto en 2020 como en el 2021 hubo un incremento en las consultas psicológicas por parte de la población. Fue un fenómeno que se observó globalmente. “El aislamiento que vivimos fue un factor que incidió fuertemente en el desencadenamiento de enfermedades mentales. En el caso de la Argentina, recordemos que fue el país con una de las cuarentenas más largas del mundo”, indicó el Dr. Genise.

De Rosa planteó que “desde la primera semana de la pandemia empeoraron todas las variables”, como el incremento de los números de suicidio o de las adicciones por una hiperactividad. “La pandemia ha sido dramática”, afirmó.

En esa línea Melisa Mirabet (MN 65.390), psicóloga especialista en Gestión Emocional y Alto Rendimiento, sostuvo que “probablemente todas las personas han sentido miedo, frustración y tristeza”, por lo que después de dos años de pandemia es momento de “priorizar el cuidado de la salud mental de cada sector social para prevenir cuadros de depresión”.

Uno de los estudios que se realizaron en el Observatorio de Psicología Aplicada de la UBA indicó que las personas que fueron más susceptibles de prestar cuadros de ansiedad y depresión fueron aquellos que se encontraban en la franja etaria de 18 a 60 años.

El motivo tiene que ver con la incertidumbre que la pandemia generó respecto al futuro económico y social de la población económicamente activa.

Depresión en niños y adolescentes

Según el último relevamiento de UNICEF publicado en octubre del 2021, al menos 1 de cada 7 niños se ha visto directamente afectado por el confinamiento en todo el mundo, mientras que más de 1.600 millones han sufrido alguna pérdida en su educación.

En el mismo estudio, se estimó que un 13% de los adolescentes de entre 10 y 19 años padece un trastorno mental diagnosticado. Genise señaló que “durante mucho tiempo se creía que los niños no se deprimían y eso es un error”.

Sobre esto, el especialista De Rosa recordó como durante la cobertura de la pandemia se generó un gran volumen de desinformación, donde se llegó a decir que “los chicos no sufrían”.

Hay que tener en cuenta que es diferente la manifestación de la depresión en un niño que en un adulto. Es decir, es poco probable que un chico se siente a contar las cosas que le pasan. Es más común que somaticen, sean propensos a enfermedades, se retrotraigan o se vuelva irritable.

Genise agregó que “es cierto que la tasa de prevalencia en depresión en niños es menor al 1%, pero en adolescentes alcanza niveles similares a los de la población adulta (entre 8 y 16%)”.

Respecto a los adolescentes, De Rosa remarcó un factor que viene afectando en mayor intensidad y dijo: “Las redes sociales están armadas para generar cuestiones depresivas”.

Qué síntomas puede presentar la depresión

  • Sentimientos de tristeza, ansiedad, desesperanza.
  • Sentimiento de fatiga o con falta de energía.
  • Autoestima baja.
  • Sentir irritabilidad o ataques súbitos de ira.
  • Trastornos del sueño como insomnio, despertares frecuentes durante la noche o dormir durante muchas horas seguidas.
  • Dificultad para concentrarse, recordar cosas, o mantener la atención.
  • No disfrutar de actividades que normalmente te hacen feliz
  • Pérdida del deseo sexual
  • Pérdida del apetito o apetito exacerbado.
  • Pensamientos o expresiones sobre la muerte o intentos de suicidio.
  • Sentimiento de inutilidad, culpabilidad.

Cómo ayudar a alguien que padece depresión

“Es muy importante entender que cada persona es diferente por ende las necesidades y formas de padecimiento que presentan son únicas. Esto significa que no podemos generalizar y dar recetas de qué poder hacer”, explicó Genise y agregó que lo principal es acompañar a la persona, consultar a un profesional de la salud mental y asesorarse acerca de qué se puede hacer para favorecer la recuperación del paciente.

De cualquier manera, hay que tener en cuenta que el trastorno por depresión no discrimina ni diferencia a quienes la padecen, puede afectar a personas de cualquier edad, género, condición económica, nivel educativo o cultural.