El Colegio del Carmen y San José celebra al Beato Mamerto Esquiú

10 Septiembre de 2021 13.07

La visita de las reliquias del Beato catamarqueño Mamerto Esquiú fue el corolario de una serie de actividades que se realizaron en el Colegio del Carmen y San José, con el objetivo de conocerlo más y crecer en su devoción.

En el marco de la pandemia y bajo el tema “Siguiendo las huellas de Fray Mamerto Esquiú”, en el mes de febrero, los docentes visitaron la tierra natal del Beato siguiendo un circuito de conocimiento (visita a su casa), recreación (subida al monumento) y oración (en el atrio del templo de San José ya que estaba en reparaciones).

En el mes de mayo, Guadalupe Montalván, Guadalupe Sánchez y Exequiel Sosa, docentes de la institución educativa, realizaron trabajos sobre la biografía y el aporte a la política. Dichos trabajos fueron luego presentados como ponencias en el 1º Congreso Académico de Beato Fray Mamerto Esquiú.

Próximos a la fecha de beatificación, hubo  instancias de formación con todo el alumnado por medio de diversas actividades.

En el Nivel Inicial fueron clases alusivas, en el Nivel Primario, teatro y otra de canto, y en el Nivel Secundario, sobre la biografía y el aporte político de Fray Mamerto Esquiú. 

Sin dudas, el momento más emotivo se vivió con la visita de las reliquias del nuevo Beato, que fueron recibidas con mucha devoción y sentimiento, especialmente por parte de los mayores, y con mucha sorpresa por parte de los alumnos. Durante las jornadas de visita, una antes de la ceremonia de beatificación y otra posteriormente, los chicos pudieron celebrar este acontecimiento histórico y orar a nuestro fraile Beato por sus necesidades.

Desde el colegio apuntaron que las actividades siempre se realizaron con sistema de burbujas y en cada tiempo ajustado a la situación sanitaria por la pandemia.

La visita de las reliquias realizada luego de la Beatificación, fue acompañada de procesiones con los alumnos hacia la Catedral. En el camino, las muestras de devoción de la gente permiten visibilizar el cariño de la comunidad, como así también la imperiosa necesidad de seguir promoviendo la vida y la devoción a Esquiú.