• Dólar
  • BNA $913 ~ $913
  • BLUE $1200 ~ $1200
  • TURISTA $1460.8 ~ $1460.8

19 C ° ST 18.46 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Homenaje del ámbito del Deporte a la Virgen del Valle

“Qué importante y necesaria es la oración para quien practica un deporte, sobre todo, para que pueda pasar del mero competir al saludable compartir”, expresó el Obispo.

12 Abril de 2024 10.47

Durante la noche del jueves 11 de abril, día en que la Iglesia celebra a San Estanislao, obispo y mártir, y quinto del Septenario en honor de la Virgen del Valle, le rindieron su homenaje el ámbito del Deporte estatal y privado, Clubes, Asociaciones, Círculos y Federaciones del Deporte; Instituto Superior de Educación Física (ISEF); Escuelas de Formación Deportiva: Fútbol, Jockey, Vóleibol, Básquetbol, Natación y demás disciplinas deportivas.
Representantes de estas instituciones deportivas participaron de la liturgia proclamando la Palabra de Dios y acercando al altar las ofrendas del pan y del vino.
La Sagrada Eucaristía fue presidida por el obispo diocesano, Mons. Luis Urbanč, y concelebrada por el padre Gustavo Flores, rector del Santuario y Catedral Basílica, y el padre Efraín Rodríguez, oriundo de República Dominicana, ordenado en la Diócesis de Macceratta, Italia, quien está acompañando a la comunidad de Camino Neocatecumenal en Catamarca.
Luego de saludar a los alumbrantes de esta celebración, Mons. Urbanč pasó a reflexionar sobre el tema de meditación propuesto para esa jornada: “La oración como medio para profundizar y afianzar nuestra fe cristiana”. 
“Qué importante y necesaria es la oración para quien practica un deporte, sobre todo, para que pueda pasar del mero competir al saludable compartir”, expresó el Obispo. 
Luego citó frases de san Juan María Vianney, “quien fue un hombre de mucha oración”, dijo. Entre las frases citadas señaló ésta: «*Por muchas que sean las penas que sintamos, si oramos, tendremos la dicha de soportarlas enteramente resignados a la voluntad de Dios; y por violentas que sean las tentaciones, si recurrimos a la oración, las dominaremos y venceremos».
Entonces agregó: “Y sino, ¿por qué causa, como escuchamos en la primera lectura, los apóstoles difundían el hecho de la muerte y resurrección de Jesús con total libertad y sin temor, sin amilanarse ante las amenazas del Sanedrín, el tribunal superior de los judíos, y replicar: «Hay que obedecer a Dios antes que a los hombres» (Hch 5,29)?... No les quepan dudas porque oraban con la convicción del salmista: «… Cuando uno grita, el Señor lo escucha y lo libra de sus angustias. El Señor está cerca de los atribulados, salva a los abatidos. Aunque uno sufra muchos males, de todos lo libra el Señor»” (Sal 33,17-20).

“La fe ayuda a madurar la fe”
Más adelante manifestó: “Nuestra fe para ser vital y activa necesita ser alimentada por una oración asidua y acorde a la etapa de la vida que estamos cursando. La oración ayuda a madurar la fe, la vigoriza y la purifica. Sin oración es imposible agradar a Dios, percibirlo presente y estar dispuestos a llevar a cabo la misión para la cual nos ha creado y enviado a este mundo”.  
Concluyó rogando así: “Querida Madre del Valle, ayúdanos a comprender que la oración cristiana no es sometimiento ni esclavitud, sino que es amistad, promesa, comunión y cercanía; que nos habla de un Dios que no permanece en el silencio o en la oscuridad, sino que entra en relación con nosotros y que nos habla, busca, ama y salva por medio de la Encarnación, Muerte y Resurrección de su Amado y Eterno Hijo, Jesucristo, en la gran familia que es la Iglesia; que nos da el atrevimiento de decir a Dios: 'Padre', de llorar ante Él y de pedirle lo imposible sabiendo que nos da respuestas; que nos dispone a vivir en una relación de confianza para pedirle todo, explicarle todo, contarle todo y encomendarle todo; que nos abre a la bondad y a la belleza de todo lo que existe, que nos proporciona luz y saca del caos de nuestras inestabilidades y regresa a la verdad para ponernos en manos de Dios y servir de corazón a los demás”.