El hecho ocurrió en Santa Rosa

Fiscalía de Ciberdelitos: Imputaron e indagaron por “sexoextorsión” a un joven

Foto: César Gómez/La Unión.

07 Abril de 2021 00.20

A días de ponerse en funcionamiento la flamante Fiscalía de Ciberdelitos en la primera circunscripción judicial de la provincia, el fiscal a cargo, Dr. Alejandro Gober, imputó e indagó a un joven de 22 años por extorsión en grado de tentativa. Es que el sujeto, bajo la modalidad de “sexoextorsión” -consiste en amenazas de extorsión que los usuarios reciben a cambio de no revelar información íntima y muy personal, pero sobre todo enfocada en la parte sexual- le pedía dinero a una mujer de 35 a cambio de no hacer públicas unas fotos íntimas que, supuestamente, él tenía de la víctima. 

Hoy, el fiscal resolverá si le otorga la libertad y qué medidas restrictivas le impone, teniendo en cuenta que el dleito del que se le acusa prevé una pena de un año y medio a cinco años de prisión.  


LA UNIÓN pudo conocer de voceros de la causa, en la mañana de ayer, que el joven, quien sería de apellido Cancino, fue trasladado por la policía a la fiscalía de calle Junín al 600, donde, pasado el mediodía, fue indagado por el fiscal Gober. 


Asesorado por la defensa oficial, el imputado, luego de escuchar la acusación, “extorsión en grado de tentativa”, y las pruebas en su contra, se abstuvo de prestar declaración ante el fiscal  para, luego, ser nuevamente trasladado por la policía a su lugar de detención.  


Según se conoció, desde hace un par de semanas atrás, el imputado se contactó con la víctima a través de la aplicación de mensajería WhatsApp y le pedió dinero a cambio de no hacer públicas unas fotografías íntimas de ellas, que según este tenía en su poder. 


Afligida por la situación, ya que si bien la mujer aseveró ante la policía no conocer al sujeto, este la había amenazado con difundir las imágenes en su lugar de origen y las localidades del departamento donde vive. 


Luego de dar aviso a la policía, la mujer acordó encontrarse con su extorsionador para entregarle el dinero que le pedía. Llegada la hora del encuentro, el sujeto se presentó como habían acordado, pero en lugar de la víctima fue la policía y lo aprehendió. 
En el procedimiento, la Justicia ordenó el secuestro del teléfono celular y la compuadora personal del joven, en donde, según sus dichos, tendría almacenado el material con el que la sexoextorsionaba.