Sucedió el miércoles a la tarde

Empleado infiel fingió ser asaltado en la ruta para quedarse con $300 mil y fue detenido

El supuesto robo ocurrió a las 17.00 del miércoles en La Bajada, departamento Paclín. Ayer a la madrugada, la Policía estableció que se trató de un autorrobo. La demora en el pedido de auxilio, una de las pistas clave en el caso.

El sujeto fue detenido y sería indagado hoy.
El sujeto fue detenido y sería indagado hoy.

22 Mayo de 2020 00.30

Un hombre de 36 años se encuentra detenido en la División Investigaciones por fingir haber sido víctima de un robo con arma el miércoles a la tarde, en el departamento Paclín. La policía logró recuperar el dinero supuestamente denunciado como robado, suma que ascendía a los 300 mil pesos que había sido ocultado por el ahora detenido, a la vera de la ruta debajo de unas piedras. La demora en el pedido de auxilio por parte de la supuesta víctima, Lucas Carrizo, fue lo que alertó a los investigadores, además de que su relato del hecho no era claro y con muchas fisuras. Hoy, podría ser indagado por el fiscal que investiga la causa, Dr. Alejandro Gober, por la falsa denuncia. Además, se supo que el detenido fue ya en varias ocasiones denunciado por estafas. No se descarta que la causa podría ser luego girada a la Fiscalía de Instrucción N° 6, que investiga los delitos contra la Administración Pública.  
LA UNIÓN tomó conocimiento a través de voceros judiciales, que el miércoles, aproximadamente a las 18:00 horas, Lucas Carrizo, al mando de una motocicleta Keller, de color rojo 200cc., detuvo su marcha voluntariamente al llegar al puesto Caminero de El Portezuelo, donde les manifestó a los efectivos allí apostados que había sido víctima de un robo con arma.  

Denuncia 
Según la versión brindada por Carrizo, quien se desempeña como cobrador de una empresa dedicada a la construcción de la vecina provincia de Santiago del Estero, con sucursal en nuestra ciudad en el área Industrial de El Pantanillo, regresaba de la localidad de La Merced, donde había concurrido a cobrar el pago de una mercadería, por la Ruta Nacional N° 38 con destino a esta ciudad Capital, cuando al llegar a la altura de la localidad de La Bajada, en el departamento Paclín, una camioneta  -de la que solo recordó era de color blanca- se le atravesó en el camino, obligándolo a detener la marcha de la moto que conducía. Rápidamente, del rodado mayor descendieron al menos dos personas empuñando armas de fuego, quienes le apuntaron y le exigieron la entrega del dinero que llevaba consigo.  
Sin oponer resistencia, siempre de acuerdo al relato de Carrizo a los uniformados, les dio el dinero a los delincuentes, quienes abordaron otra vez la camioneta y huyeron con rumbo desconocido. 
Mientras daban aviso a sus pares de la Comisaría de Valle Viejo, los policías advirtieron que Carrizo tenía en su poder el teléfono celular, lo que les llamó la atención ya que no había solicitado ayuda vía telefónica, sino que espero casi una hora después de ocurrido el supuesto ilícito para alertar a la Policía. 

Investigación
Por la supuesta gravedad del hecho denunciado, el fiscal Alejandro Gober comisionó a personal de la División Investigaciones, para que se constituyeran en el Precinto Judicial N° 10 de Valle Viejo, para que se entrevistaran con la víctima, quien había realizado ya la denuncia formal. 
De la “entrevista” con Carrizo, los investigadores se percataron de ciertos detalles sobre lo ocurrido, que no quedaban del todo claro. Por ejemplo, que los delincuentes le hayan dejado el teléfono celular a sabiendas de que podía llamar a la Policía -lo que no hizo y también sembró dudas en los investigadores de que el hecho denunciado existiera- como así también que no lo hubieran lesionado.  
Luego de un par de horas y de mucho insistir, los investigadores, quienes le pedían más detalles a Carrizo sobre el suceso y que les relatara una y otra vez cómo habían ocurrido -modificando la versión en varias oportunidades- estos lograron que el sujeto se quebrara y terminara por confesar que el violento asalto que denunció no había ocurrido, sino que se trató de un autorrobo, es decir, que él mismo fingió el ilícito para quedarse con una fuerte suma de dinero. 
Seguidamente, y tras la confesión del hombre, la Policía, pasadas las dos de la madrugada de ayer, se trasladó nuevamente hasta la localidad de La Bajada, donde supuestamente había ocurrido el asalto y, a un costado de la vera de la ruta -tal como lo había indicado Carrizo- encontraron tapado con unas piedras el dinero. En una bolsa de nylon de color gris, los investigadores hallaron la suma de doscientos diez mil cien pesos en moneda argentina. Luego, al inspeccionar el rodado en el que circulaba el ahora detenido, hallaron oculta la suma de setenta y nueve mil pesos, que también fue incautada, logrando así recuperar la totalidad del dinero sustraído. 
Finalmente, Lucas Carrizo quedó detenido en la División Investigaciones por haber denunciado un falso robo e intentado apoderarse de manera ilegítima de una suma cercana a los trescientos mil pesos. Voceros de la causa indicaron que, posiblemente, en la jornada de hoy, el sujeto sea llevado ante el fiscal Alejandro Gober, al edificio de la Fiscalía General para su indagatoria. 

Antecedentes 
Por otro lado, voceros de la causa comentaron a este diario que Lucas Carrizo contaría ya con antecedentes por delitos similares, es decir, estafas. 
Según trascendió, habría perpetrado distintos ilícitos de esta naturaleza, estafando a la gente con propiedades, venta de automóviles, etc.