Covid -19: Sputnik V, Covishield y Sinofharm: diferencias entre las 3 vacunas que tendrá la Argentina

En los próximos días un avión de Aerolíneas Argentinas arribará con 1 millón de dosis de la vacuna producida en China, que se sumarán como arma contra el SARS-CoV-2, junto a las producidas en Rusia e India.

23 Febrero de 2021 16.39

Argentina se prepara para tener una tercera arma efectiva, después de las vacunas Sputnik V y Covishield, que prevenga al nuevo coronavirus SARS-cOV-2 y empezar a dejar atrás la terrible pandemia por la enfermedad COVID-19 que ese virus genera.

Se trata de la vacuna Sinopharm, de origen chino, que demostró meses atrás una efectividad del 86% contra COVID-19. También presenta una “tasa del 99% de seroconversión de anticuerpos neutralizantes y 100% de efectividad en la prevención de casos moderados y severos de la enfermedad”, según estudios científicos.

Y es que según confirmó el Gobierno,un avión de Aerolíneas Argentinas despegó hoy rumbo a Beijing, China, para buscar el cargamento de vacunas del laboratorio Sinopharm. Si bien desde el Gobierno aseguran que llegarán 1 millón de dosis, es muy probable que por la capacidad de la aeronave llegue un diez por ciento menos, es decir, 900.000.

¿Pero, de qué se trata la vacuna china de Sinopharm y qué diferencias tiene con la Sputnik V, que ya se aplica, y la que ya llegó al país la semana última proveniente de India, Covishield?

La vacuna SARS COV-2 desarrollada por Sinopharm en colaboración con el Laboratorio Beijing Institute of Biological Products de China es una vacuna “inactivada”, lo que significa que porta una versión del virus alterada genéticamente que le impide reproducirse y desarrollar la enfermedad, pero que genera una “respuesta inmune en el organismo con capacidad protectora”. Contiene una versión muerta del germen que no produce enfermedad pero genera anticuerpos y que ya se utiliza en varias vacunas como las de la gripe, hepatitis A, polio y la rabia. Es la primera vacuna en utilizar un inmunógeno proteico. Esencialmente, es una vacuna COVID-19 inactivada con virus completo, un enfoque diferente de lo que están haciendo otros candidatos avanzados.

Ese lote nuevo de vacunas se sumará a las remesas ya recibidas desde finales de diciembre: 1,22 millones de dosis de la Sputnik V y 580.000 del Instituto Serum de la India, realizada con la tecnología de la británica AstraZeneca.

La vacuna requiere de dos dosis que se han de aplicar con al menos 21 días de diferencia, y puede transportarse y almacenarse a entre 2 ºC y 8 °C y permanecer estable durante 24 meses. “Los ensayos clínicos de Fase I y II, publicados en la revista médica The Lancet, demostraron que esta vacuna es segura y eficaz. Los ensayos de Fase III también se realizaron en la Argentina por la Fundación Huésped en los centros Vacunar, con la participación de 3.000 voluntarios”, se remarca.

Sputnik V no posee ningún elemento del coronavirus en su composición, se presenta en forma liofilizada, es decir, como un polvo que se mezcla con un excipiente para disolverlo y luego administrarlo por vía intramuscular.

El fármaco utiliza una tecnología de adenovirus humano de dos vectores diferentes, Ad5 y Ad26, para una primera y una segunda inyección. Sin embargo, Sputnik V no contiene adenovirus humanos vivos, sino vectores adenovirales humanos que no son capaces de multiplicarse y son completamente seguros para la salud.

Los “vectores” son vehículos que pueden introducir material genético de otro virus en una célula. El gen del adenovirus, que es el causante de la infección, se sustrae y en su lugar se inserta un gen con el código de la proteína de otro virus. El elemento insertado es seguro para el organismo y ayuda al sistema inmunológico a reaccionar y producir anticuerpos que nos protegen de la infección.

 Por último, la vacuna denominada “COVISHIELD/ ChAdOx1nCoV-19 Corona Virus Vaccine - Recombinant” la producen Oxford-AstraZeneca en el Serum Institute of India. Está compuesta de una versión debilitada de un virus del resfriado común (conocido como adenovirus) de chimpancés y se ha modificado para que se parezca más al coronavirus, sin causar enfermedades. Como toda vacuna, cuando se la inyecta en el organismo, hace que el sistema inmunológico comience a producir anticuerpos y lo prepara para atacar cualquier infección por coronavirus. La misma se administra en dos dosis con entre cuatro y 12 semanas de diferencia.

A pesar de que India inició recientemente su programa de inmunización local, con el objetivo de competir con China, ha estado abasteciendo a países vecinos con millones de dosis de la vacuna de AstraZeneca. Hasta ahora, India ha suministrado 15,6 millones de dosis de la vacuna a 17 países, ya sea a través de donaciones o contratos comerciales.