La selva amazónica se está deforestando a un ritmo más rápido que en los últimos 15 años

La destrucción de la Amazonía brasileña se aceleró este año a niveles que no se observaban desde 2006, a pesar de las promesas de la Administración de Jair Bolsonaro de poner fin a la deforestación ilegal.

20 Noviembre de 2021 00.57

La destrucción de la Amazonía brasileña se aceleró este año a niveles que no se observaban desde 2006, a pesar de las promesas de la Administración de Jair Bolsonaro de poner fin a la deforestación ilegal.

Más de 13 mil kilómetros cuadrados de selva, o un área casi del tamaño del estado de Connecticut, en Estados Unidos, se perdieron entre agosto de 2020 y julio de 2021, según una estimación preliminar del Instituto Nacional de Investigaciones Espaciales (Inpe, por sus siglas en portugués), que supervisa el área mediante satélites.

Los datos, que muestran que la deforestación aumentó casi un 22% con respecto al año anterior, se publicaron tarde el jueves, solo unos días después de que el ministro de Medioambiente de Brasil, Joaquim Leite, criticara a los países ricos en la cumbre COP26 por gastar demasiado poco en ayudar al mundo en desarrollo a proteger el medioambiente.

Los datos del Inpe muestran que la destrucción de la selva tropical se ha acelerado desde que Bolsonaro asumió la presidencia con la promesa de abrir la Amazonía a la minería, la agricultura y otros proyectos de desarrollo. Coincide con la desfinanciación de agencias medioambientales y la suspensión de multas por delitos contra el medioambiente.

Después de que se dieron a conocer las cifras, Leite anunció medidas para proteger la selva, incluida la expansión de la operación denominada Guardianes del Bioma que lucha contra la deforestación.