La supervisora de guion de 'Rust' demanda a Alec Baldwin: “La escena no requería que se disparara en absoluto”

Mamie Mitchell ha denunciado al equipo de producción del que es parte el actor, por haberle causado heridas físicas y emocionales.

19 Noviembre de 2021 23.28

Continúa el caso Baldwin con, cada vez, más pistas de lo que pudo pasar aquel fatídico día. Desde que el pasado 22 de octubre Alec Baldwin matara por accidente a la directora de fotografía de “Rust”, Halyna Hutchins, en Hollywood abunda la investigación y el miedo. Si bien desde entonces se está estudiando el caso para saber qué pudo ocurrir para tan fatal disparo, las demandas al protagonista de la cinta ya han comenzado a circular. Si bien Baldwin ya ha sido denunciado recientemente por el encargado de iluminación, que le demanda en el papel de productor, no de actor, ahora la acusación viene de parte de una supervisora de guion.

Se trata de Mamie Mitchell, y de nuevo su denuncia va dirigida al equipo de producción de “Rust”, incluyendo al actor, acusándoles de ser responsables de las peligrosas condiciones en el set de rodaje, donde había varias armas. Asimismo, la demanda subraya el haber causado a sí misma heridas físicas y emocionales, provocadas tras el trágico accidente.

Explica Mitchell que se encontraba al lado de Baldwin cuando se produjo la tragedia. “Escuché un disparo ensordecedor y me quedé atónita: oí gemidos de dolor y me di la vuelta y vi cómo el director (Joel Souza) fue herido, estaba cayendo hacia atrás y vi a Halyna cayendo a mi izquierda. Salí corriendo y llamé al 911?, explicaba ayer la supervisora durante una conferencia de Prensa.

Además, su abogada, Gloria Alrred, asegura que Baldwin “eligió jugar a la ruleta rusa cuando disparó un arma sin comprobarlo”. Añade que “un operador de cámara había informado de dos disparos de armas durante un ensayo y dijo que era 'muy peligroso'”, así como lamenta que “la producción ignorase los importantes protocolos de seguridad, diseñados para garantizar que las armas de fuego se usen de manera segura”.

Con esto, asegura la supervisora de guion que “Baldwin, intencionalmente, sin excusa, amartilló y disparó el arma cargada, a pesar de que la escena que se iba a filmar no requería disparar un arma de fuego”, alega en la demanda que presentó al Tribunal Superior de Los Ángeles. Asegura que no se tenía por qué entregar esta pistola a Baldwin, porque “la escena en cuestión no requería que se disparara un arma en absoluto”, cosa que provoca que “este sea un caso en el que las lesiones o la muerte fueron mucho más que una mera posibilidad”.