• Dólar
  • BNA $133.00 ~ $141.00
  • BLUE $290.00 ~ $295.00
  • TURISTA $219.45 ~ $232.65

17 C ° ST 15.42 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Fed

Para contener la inflación en EEUU, anunciaron una nueva suba de la tasa de interés

Es la segunda subida consecutiva de 75 puntos básicos, y la cuarta de este año. El dólar pasó a cotizar en rojo en el mundo y subió el euro.

27 Julio de 2022 17.31

La Reserva Federal elevó el miércoles su tasa de interés de referencia en tres cuartos de punto por segunda vez consecutiva, en su esfuerzo más agresivo en tres décadas para controlar la alta inflación.

La medida de la Fed elevará su tasa clave, que afecta a muchos préstamos a consumidores y empresas, a un rango de 2,25% a 2,5%, su nivel más alto desde 2018.

La decisión del banco central se produce tras un salto de la inflación al 9,1%, la tasa anual más rápida en 41 años, y refleja sus denodados esfuerzos por frenar el aumento de los precios en toda la economía. Al elevar los tipos de interés de los préstamos, la Fed hace que sea más costoso pedir una hipoteca o un préstamo para automóviles o empresas. Así, los consumidores y las empresas presumiblemente pedirán préstamos y gastarán menos, enfriando la economía y frenando la inflación.

La Fed está endureciendo el crédito incluso cuando la economía ha empezado a ralentizarse, aumentando así el riesgo de que sus subidas de tipos provoquen una recesión a finales de este año o el próximo. El aumento de la inflación y el temor a una recesión han erosionado la confianza de los consumidores y han despertado la ansiedad del público sobre la economía, que está enviando señales frustrantes y contradictorias.

Una estación de servicio con los precios remarcados en California
Estación de servicio en California con precios remarcados.

Con la proximidad de las elecciones de mitad de período de noviembre, el descontento de los estadounidenses ha disminuido los índices de aprobación pública del presidente Joe Biden y ha aumentado la probabilidad de que los demócratas pierdan el control de la Cámara de Representantes y el Senado.

Las medidas de la Reserva Federal para endurecer el crédito han torpedeado el mercado de la vivienda, que es especialmente sensible a las variaciones de los tipos de interés. El tipo medio de una hipoteca fija a 30 años se ha duplicado aproximadamente en el último año, hasta el 5,5%, y las ventas de viviendas han caído.

Al mismo tiempo, los consumidores están mostrando signos de recorte del gasto ante los altos precios. Y las encuestas empresariales sugieren que las ventas se están ralentizando.

El banco central apuesta por ralentizar el crecimiento lo suficiente como para controlar la inflación, pero no tanto como para provocar una recesión, un riesgo que muchos analistas temen que pueda acabar mal.

En un comunicado emitido por la Reserva Federal tras la finalización de su última reunión de política monetaria, reconoció que, aunque “los indicadores de gasto y producción se han suavizado”, “las ganancias de empleo han sido sólidas en los últimos meses, y la tasa de desempleo se ha mantenido baja”. La Fed suele conceder gran importancia al ritmo de contratación y al crecimiento salarial, porque cuando más personas cobran su sueldo, el gasto resultante puede alimentar la inflación.

Ian Shepherdson, de Pantheon Macroeconomics, señaló este punto, diciendo: “La Fed no está preparada -todavía- para admitir que un crecimiento más débil es una razón para ralentizar el ritmo de endurecimiento”.

El jueves, cuando el gobierno calcule el producto interior bruto del periodo abril-junio, algunos economistas creen que podría mostrar que la economía se contrajo por segundo trimestre consecutivo. Eso cumpliría con un supuesto de larga data para saber cuándo ha comenzado una recesión.

Pero los economistas dicen que eso no significaría necesariamente que haya comenzado una recesión. Durante esos mismos seis meses en los que la economía en general podría haberse contraído, los empresarios añadieron 2,7 millones de puestos de trabajo, más que en la mayoría de los años enteros antes de la pandemia. Los salarios también están aumentando a un ritmo saludable, aunque muchos empresarios siguen luchando por atraer y retener a suficientes trabajadores.

Sin embargo, la ralentización del crecimiento pone a los responsables de la política monetaria de la Reserva Federal en un dilema de alto riesgo: ¿hasta dónde deben subir los tipos de interés si la economía se está desacelerando? Un crecimiento más débil, si provoca despidos y aumenta el desempleo, suele reducir la inflación por sí solo.

Este dilema podría ser aún más importante para la Reserva Federal el año que viene, cuando la economía puede estar en peor forma y la inflación probablemente siga superando el objetivo del 2% del banco central.

“¿Cuánto riesgo de recesión están dispuestos a soportar para conseguir que (la inflación) vuelva al 2%, rápidamente, frente a un plazo de varios años?”, preguntó Nathan Sheets, un antiguo economista de la Fed que es economista jefe global de Citi. “Ese es el tipo de cuestiones con las que van a tener que luchar”.

Los economistas de Bank of America prevén una recesión “leve” este mismo año. Los analistas de Goldman Sachs estiman en un 50% la probabilidad de una recesión dentro de dos años.

Entre los analistas que prevén una recesión, la mayoría pronostica que será relativamente leve. La tasa de desempleo, señalan, está cerca de su nivel más bajo en 50 años, y los hogares se encuentran en general en una sólida situación financiera, con más efectivo y menos deudas que tras el estallido de la burbuja inmobiliaria en 2008.

Los funcionarios de la Fed han sugerido que en su nuevo nivel, su tipo de interés clave a corto plazo no estimulará el crecimiento ni lo restringirá, lo que llaman un nivel “neutral”. El presidente Jerome Powell ha dicho que la Fed quiere que su tipo de interés clave llegue a ser neutral con relativa rapidez.

Si la economía sigue mostrando signos de desaceleración, la Fed podría moderar el tamaño de sus subidas de tipos ya en su próxima reunión de septiembre, quizás a medio punto. Este aumento, seguido de posibles subidas de un cuarto de punto en noviembre y diciembre, elevaría el tipo de interés a corto plazo de la Fed hasta el 3,25% o el 3,5% a finales de año, el punto más alto desde 2008.

dolar blue

El dólar en el mundo cotiza en rojo tras las decisiones de la Fed

Tras el anuncio de la decisión de la Reserva Federal de Estados Unidos de subir las tasas de interés en 75 puntos básicos, el billete estadounidense subió inmediatamente, pero en poco tiempo cambió de tendencia y pasó a cotizar en rojo.

El índice dólar caía un 0,093% a 107,020 unidades y el euro subía un 0,29% a 1,0143 dólares.

Las apuestas a un aumento excesivo de las tasas de interés contribuyeron a que el índice del dólar alcanzara a principios de mes un máximo de dos décadas, de 109,29 unidades, pero el billete verde se ha debilitado últimamente, ya que los datos económicos han insinuado una posible recesión.

Datos del miércoles, sin embargo, mostraron que el déficit comercial de Estados Unidos se redujo drásticamente en junio por un aumento de las exportaciones, mientras que los pedidos de bienes de capital no relacionados con la defensa, excluyendo las aeronaves, que se consideran como un indicador de los planes de gasto de las empresas, aumentaron un 0,5% el mes pasado.

El euro recuperó parte del descenso de la sesión anterior, que fue la mayor caída porcentual diaria de la moneda en dos semanas por el temor a una recesión europea, luego de que Rusia volvió a frenar el suministro de gas a Europa a través del gasoducto Nord Stream 1.

El yen japonés caía un 0,07% frente al billete verde a 137,04 unidades por dólar, mientras que la libra esterlina cotizaba con un alza del 0,34% a 1,2066 dólares. En cuanto a las criptomonedas, el bitcóin subía un 5,27% a 22.083,04 dólares.