• Dólar
  • BNA $134.00 ~ $142.00
  • BLUE $290.00 ~ $294.00
  • TURISTA $221.10 ~ $234.30

14 C ° ST 11.9 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Rusia acusa a Zelenski y EE.UU. del bombardeo a una prisión en Donetsk

Las autoridades separatistas de la región y los funcionarios rusos afirman que el asalto ha acabado con la vida de al menos 50 prisioneros de guerra ucranianos.

30 Julio de 2022 09.16

Rusia responsabilizó hoy al presidente de Ucrania, Volodimir Zelenski, y al gobierno de Estados Unidos por el ataque a una cárcel que alojaba prisioneros de guerra ucranianos ubicada en Donetsk y cifró en 50 el total de muertos.

"Toda la responsabilidad política, criminal y moral por la sangrienta masacre contra los ucranianos recae personalmente en Zelenski, su régimen criminal y Washington apoyándolos", indicó el portavoz del Ministerio de Defensa ruso, Igor Konashenkov, citado por la agencia de noticias Interfax

La cartera ratificó que el ataque a la prisión cercana a la localidad de Olenivka (denominada Elenovka en ruso), en una zona del este ucraniano controlada por separatistas prorrusos, fue realizado con un sistema de artillería Himars, entregado a Ucrania por Estados Unidos.

"El régimen de Kiev mató y mutiló a la mayoría de los 193 prisioneros de guerra ucranianos de que estaban allí. Según los datos actualizados, 50 ucranianos murieron", dijo el vocero.

"Los restos de 48 prisioneros de guerra ucranianos fueron hallados y recuperados de los escombros de las instalaciones del centro penitenciario. Otros dos prisioneros de guerra ucranianos murieron a causa de heridas graves en la carretera, cuando los trasladaban a un centro médico", agregó, de acuerdo a declaraciones que reproduce la agencia de noticias Sputnik.

En total, según el oficial, en los centros sanitarios fueron ingresados 73 prisioneros ucranianos con heridas graves, los cuales recibieron atención médica.

Ucrania negó ayer las acusaciones por el ataque en la cárcel ubicada a unos 30 kilómetros al sudoeste de Donetsk, la capital de la provincia homónima que junto a la de Lugansk conforman la región del Donbass.

"Las Fuerzas Armadas de Ucrania, que adhieren plenamente a los principios y normas del derecho internacional humanitario, nunca han llevado a cabo ni llevan a cabo bombardeos de infraestructuras civiles, especialmente en lugares donde es probable que se encuentren prisioneros de guerra", dijo el ejército en un comunicado.

El Estado Mayor de las Fuerzas Armadas ucranianas responsabilizó a Moscú por el ataque: "Rusia llevó a cabo un bombardeo de artillería selectivo contra una institución penitenciaria en el asentamiento de Olenivka, en la provincia de Donetsk, donde también había prisioneros ucranianos".

"De este modo, los ocupantes rusos persiguieron sus objetivos criminales: acusar a Ucrania de cometer crímenes de guerra, así como ocultar la tortura de prisioneros y las ejecuciones", indicaron las fuerzas de Kiev en un comunicado citado por el diario británico The Guardian.

"Rusia cometió otro horrendo crimen de guerra al bombardear un centro penitenciario en la región ocupada de Olenivka donde mantenía retenidos a prisioneros de guerra ucranianos", escribió por su parte el ministro de Relaciones Exteriores ucraniano, Dmytro Kuleba, en su cuenta de Twitter.

De acuerdo al Ministerio de Defensa ruso, la prisión albergaba, entre otros, a miembros del batallón de Azov, una división que ganó notoriedad por su defensa de la ciudad de Mariupol y que Moscú acusó de ser una formación neonazi.

Tras semanas de asedio y resistencia en la plata siderúrgica de Azovstal en Mariupol, cerca de 2.500 combatientes ucranianos se rindieron en mayo y las autoridades rusas habían indicado que iban a ser encarcelados en Olenivka.