Un japonés fictosexual se casó con un holograma, pero ahora ya no puede interactuar con ella

Akihiko Kondo, de 38 años, se enamoró en 2008 de Hatsune Miku, una cantante pop ficticia de pelo turquesa. En 2018 se casó con ella en una boda no oficial, en la que gastó cerca 17 mil dólares. En el presente el hombre enfrenta un gran problema.

30 Abril de 2022 22.06

Un hombre japonés que se autodefine como fictosexual, es decir alguien que se siente atraído sexualmente por personajes ficticios, se casó con su novia holograma y ahora enfrenta un gran problema.

Akihiko Kondo, de 38 años, se enamoró en 2008 de Hatsune Miku, una cantante pop ficticia de pelo turquesa creada por una computadora. Salió con ella por más de una década y, en 2018, decidió dar el próximo paso, por lo que realizó una boda no oficial, en la que gastó cerca 17 mil dólares.

Se casó con un holograma y ahora enfrenta un gran problema.
El personaje está inspirado en una adolescente de 16 años.

Kondo lleva ya cuatro años casado con el holograma de Hatsune Miku, pero un obstáculo tecnológico puso la relación en riesgo, ya que el hombre no puede hablar más con la representación de la cantante pop.

La primera vez en la que Akihiko pudo interactuar con su esposa fue en 2017, gracias a un Gatebox, una máquina de 1.300 dólares que permite a los propietarios interactuar con personajes a través de hologramas.

Sin embargo, se eliminó el soporte para el software, impidiendo que Kondo pueda hablar e interactuar con su esposa Miku. “Mi amor por Miku no ha cambiado”, manifestó el hombre a Manichi. En ese sentido, Kondo reflexionó: “Celebré la ceremonia de la boda porque pensé que podría estar con ella para siempre”.

Se casó con un holograma y ahora enfrenta un gran problema.
Kondo junto a su holograma. 

 

El casamiento de Kondo y Miku

 

Con el avance de la tecnología, las personas “fictosexuales” pudieron comenzar relaciones con los personajes ficticios por los que sienten atracción y cada vez más personas se autodefinen de esta forma en Japón, según informó Mirror.

Kondo no solo encontró en Miku el amor, sino que también pudo salir de una gran depresión en la que se encontraba. Por esto mismo, quiso celebrar su boda e invitó a toda su familia y compañeros de trabajo. Sin embargo, ninguno de ellos asistió.

De igual forma, sí se hicieron presentes amigos en línea de Kondo, amistades que el hombre gestó desde el inicio de su relación con Miku, ya que algunos de ellos también se identifican con esta orientación sexual.

En ese sentido, el hombre intentó, con su boda, “apoyar a todos los jóvenes otakus que comienzan a sentir amor por personajes de animé”, tal como expresó a BBC en 2017.