Orden del Libertador

Alberto Fernández condecora a “Pepe” Mujica con la mayor distinción que entrega la Argentina

El jefe de Estado le entregará al expresidente uruguayo el Collar de la Orden del Libertador General San Martín por “su vasta trayectoria y su conducta ejemplar durante su vida pública”

27 Octubre de 2021 12.25

En el Salón Blanco de la Casa Rosada este mediodía el presidente Alberto Fernández le entregará a José “Pepe” Mujica, ex presidente uruguayo entre 2010 y 2015, la condecoración con la orden del “Libertador General San Martín” en el grado de “Collar”, la máxima distinción que otorga nuestro país. Entre los fundamentos del Decreto presidencial que se conoció a fines de enero de este año se señaló que el otorgamiento de esta distinción “se basa en su vasta trayectoria y en su conducta ejemplar durante su vida pública”.

“Más allá de los importantes cargos que ejerció, José 'Pepe' Mujica consagró su vida a la militancia social y política por las causas populares de América Latina, y centró su actividad priorizando el bienestar de los sectores más postergados de la sociedad, con la convicción de que la política es una herramienta para mejorar sus vidas”, se agregó en el decreto 40/2021, al describir la vida del ex jefe de Estado uruguayo. Asimismo, destacó que “los valores que rigen su vida personal son los mismos que enmarcaron su actividad en la función pública, caracterizada por la sobriedad y la decencia, por su estilo marcadamente austero y poco apegado a los protocolos innecesarios y suntuosos”.

El canciller argentino Santiago Cafiero viajó esta mañana hasta Montevideo para buscar a Mujica y al embajador argentino en el vecino país, Alberto Iribarne, en el helicóptero presidencial. La entrega de la condecoración se postergó por la pandemia ya que en enero Iribarne visitó a Mujica en su chacra para entregarle personalmente una copia del texto donde figuraban las razones de semejante distinción.

Mujica, de 86 años, es uno de los políticos que más admira Alberto Fernández. El ex presidente uruguayo asistió el 10 de diciembre de 2019 a la asunción presidencial del mandatario argentino. Durante la campaña electoral para los comicios de ese año había sido Fernández quien en mayo lo visitó en la capital charrúa.

El ex líder tupamaro, quien permaneció en la cárcel durante los primeros años de la dictadura uruguaya que encabezó Juan María Bordaberry (luego protagonizó una histórica fuga en 1971), tiene una ligazón muy fuerte con Argentina. Es probable que participe del acto en Morón por el undécimo aniversario de la muerte de Néstor Kirchner esta tarde a las 17.

Algunas de sus frases sobre nuestro país en los últimos tiempos fueron las siguientes:

“Debe haber multitudes de cumpleaños que en plena pandemia se festejaron, pero a los presidentes no se les puede perdonar”, subrayó cuando le preguntaron por la fiesta de cumpleaños de la Primera Dama, Fabiola Yáñez, en la residencia de Olivos.

“Cuando lo vi (a Alberto Fernández), que estaba por asumir la Presidencia, le dije 'qué changa te agarraste. La Argentina tendría que haber elegido (al mago) Mandrake en esa coyuntura, tendría que haber elegido a un mago para lidiar con la Argentina”.

“La Argentina tiene un castigo en su propia riqueza. Esto parece que es un contrasentido, pero me hago esta pregunta: ¿Qué tiene Japón con un montón de piedras en el medio del Océano? La negación de los recursos naturales y es la tercera economía del mundo”.

“(A Alberto Fernández) Le recomiendo 'Martín Fierro: los hermanos sean unidos porque, si no, se los comen de afuera'. Lo que más precisa la Argentina es unidad con la diversidad” (después de las PASO del 12 de septiembre).

“En el mediano plazo, Argentina necesitaría un cónclave de gente útil de todos lados, que se pongan a tomar mate, discutiendo, para lograr una media docena de cosas centrales y de políticas de Estado que se mantengan durante 12 años”.

“El sistema político debería dialogar mucho más, significa bajar los decibeles y no putearse tanto por la prensa. Tiene que haber un programa mínimo de unidad nacional, y después todas las diferencias que quieran. Es una responsabilidad del gobierno y de la oposición”.

“No anda mal del todo, pero debería andar mejor. O avanzamos con la región entera o no avanzamos”, sostuvo al describir la relación actual entre Argentina y Uruguay.

“Los ricos quieren vivir en Uruguay como una forma de especular seguramente. Uruguay no es un país barato, es un país bastante evasivo, hay lugar y hay una cierta tradición: creo que en el único lugar donde mis compatriotas no se sienten extranjeros es en Argentina y al revés pasa lo mismo”.

“Siempre dije que en economía hay que estudiar a nivel mundial, pero en particular la Argentina. Como soy un viejo, ya la vi muchas veces: a veces se dice que está fundida y sale a tirar manteca al techo y darle para adelante, es notable”.

La Orden del Libertador San Martín se instauró en agosto de 1943 y es una distinción que otorga nuestro país exclusivamente a los funcionarios civiles o militares extranjeros que en el ejercicio de sus funciones merezcan en alto grado el honor y reconocimiento de la Nación. Obviamente, debe su nombre al General José de San Martín, llamado Padre de la Patria y Libertador. El diseño original lo hizo el ingeniero y escultor argentino Ángel Eusebio Ibarra García.

La Orden está a cargo de un Consejo integrado por el gabinete nacional, presidido por el Gran Maestre de la Orden, que es el Presidente de la Nación. Este también es el que confiere la condecoración. Cabe destacar que el grado de “Collar” es la máxima distinción de la orden.

Durante el mandato de Mauricio Macri, la Argentina les había otorgado también esta misma condecoración a figuras internacionales como el presidente de China, Xi Jinping; el ex mandatario de Estados Unidos, Jimmy Carter; e, irónicamente, el rey de España, Felipe VI.

Por el contrario, en agosto de 2017 la administración de Cambiemos decidió retirarle la Orden a Nicolás Maduro, debido a la violación sistemática de su régimen a los derechos humanos en Venezuela. La condecoración le había sido entregada en mayo de 2013 por la entonces Presidenta, Cristina Kirchner.

En el último tiempo, también recibieron distintas distinciones varios embajadores extranjeros en el país: al entonces representante de Colombia, Luis Fernando Londoño Capurro, con la Orden de Mayo al mérito en el grado de “Gran Cruz”, y a la enviada de Dinamarca, Grete Sillasen, con la Orden del Libertador San Martín también en el grado de “Gran Cruz”. Además, fueron condecorados los embajadores de Croacia, China, los Países Bajos, Australia y Kuwait.