• Dólar
  • BNA $888 ~ $888
  • BLUE $1010 ~ $1010
  • TURISTA $1420.8 ~ $1420.8

16 C ° ST 15.81 °

Unión Radio 91.3 en vivo

Polémica

Los Altos: Crece la tensión por la presidencia del Concejo Deliberante y acusan a Olveira de "tomar" el edificio

Luego de una sesión extraordinaria este miércoles donde se anunció la restitución de Carlos Olveira a la banca de concejales y se le tomó juramento como presidente del cuerpo, estalló la polémica y las acusaciones cruzadas. Rodrigo Reynoso presentó una denuncia penal y acusó un "golpe institucional" señalando que la determinación carece de legitimidad. Además, denunciaron a Olveira de cambiar las llaves del edificio y "atrincherarse".

(Facebook: Info Los Altos)

18 Enero de 2024 16.06

Este jueves, la ciudad de Los Altos vivió momentos de tensión que involucran al Concejo Deliberante. Entre acusaciones cruzadas, denunciaron al recién reincorporado concejal Carlos “Kiki” Olveira, junto otro grupo de personas que serían parte de sus seguidores, de “tomar” el edificio donde se realizan las actividades del cuerpo deliberativo. 

Según la información brindada por los medios locales y por Radio Valle Viejo, Olveira habría solicitado el cambio de las cerraduras del edificio municipal, y en este momento se niega a abandonar el lugar y tampoco deja ingresar al personal policial, quienes arribaron al lugar y la Fiscalía.

En tanto, momentos antes, Rodrigo Reynoso, presentó una denuncia y expresó en ella su preocupación por la reincorporación de Carlos Olveira a la banca de concejales, en una supuesta sesión extraordinaria que fue llevada a cabo en medio de un receso administrativo, y la cual, según denunció Reynoso, no contó con la presencia del presidente y el secretario parlamentario. A ello añade Reynoso que fue una reintegración que carece de legitimidad y falta el respeto a las normativas democráticas.

Para finalizar añadió que “estos incidentes” no son eventos aislados, sino que forman parte de un conjunto de situaciones “preocupantes” que afectaron al Concejo por casi dos años, por lo cual, acusó un “golpe institucional”.