Aumento de casos

Vizzotti anunció menos días de aislamiento para casos de COVID-19

En el caso de los contactos estrechos, deberán quedarse encerrados durante 5 días. Los positivos, siete, según una recomendación realizada por el Ministerio de Salud a las provincias. Se descartó la posibilidad de implementar autotest para descomprimir los centros de hisopados.

29 Diciembre de 2021 12.49

La ministra de Salud, Carla Vizzotti, confirmó este miércoles que recomendaron a las provincias reducir los días de aislamiento de las personas que tienen el esquema completo de vacunación. Los detalles de las nuevas medidas serán implementados según el criterio de cada una de las jurisdicciones, que se encuentran en distintas etapas epidemiológicas de la pandemia.

Según precisó, la recomendación -debatida esta mañana en una reunión del Consejo Federal de Salud-, es “cambiar los aislamientos en relación a los casos estrechos y a los casos confirmados. Dividiendo entre las personas que tienen el esquema completo de vacunación o lo tienen incompleto o no están vacunadas”, explicó.

El esquema es el siguiente:

Contactos estrechos asintomáticos con dos dosis de la vacuna: deberán aislarse durante cinco días y maximizar los cuidados durante cinco días luego de dejar el encierro. Se entiende por vacunación completa a haber recibido la segunda dosis o el refuerzo menos de 5 meses antes.

Contactos estrechos asintomáticos con una dosis de la vacuna o sin vacuna: deberán permanecer aislados durante 10 días. O 7 días de aislamiento y luego realizarse un análisis de PCR.

Casos positivos con dos vacunas: deberán aislarse por 7 días y maximizar los cuidados durante tres días luego de dejar el encierro.

Casos positivos con una dosis de la vacuna o sin vacuna: 10 días de aislamiento.

Vizzotti brindó este mediodía una conferencia de prensa en Casa Rosada al cumplirse un año del inicio de la campaña de vacunación contra el COVID-19 que llamó la “más importante de la historia” del país.

En ese marco destacó que mientras “otras regiones del mundo están viviendo en su mayoría una cuarta ola” de la pandemia por el SARS-CoV-2, Argentina y Sudamérica “están empezando su tercera ola”. Esto es debido, dijo, a que se logró retrasar el ingreso de la variante Delta y se trabajó muy bien en la vacunación por lo que “hemos evitado una ola” y estamos “entrando ahora en la tercera” .

“La emergencia de una nueva variante era una posibilidad esto cambió la dinámica de transmisión (de la enfermedad). La variante Ómicron tiene una transmisibilidad mucho más alta y una letalidad menor”, dijo, por eso se está viendo un “aumento exponencial del número de casos”, pero un número menor de internaciones y muertes”.

Pero destracó que “no tenemos una traducción de los aumentos de los casos en aumentos en las internaciones de terapia intensiva y de la mortalidad”, recordó. Lo que demuetra que “las vacunas ya están salvando vidas, independientemente de que tengamos un número de casos importante”, remarcó.

Respecto de la modificación en los términos de aislamiento de los contactos estrechos, algunos expertos habían manifestado sus dudas en torno de la conveniencia.