Beatificación de Fray Mamerto Esquiú

Cardenal Villalba: "Desde pequeño vivió intensamente y dio testimonio de Jesús"

Con estas palabras, el cardenal Luis Héctor Villalba, legado papal se refería al vínculo de Esquiú con Jesús.

Foto: gentileza @fraymamertoesquiu.oficial.
Foto: gentileza @fraymamertoesquiu.oficial.

04 Septiembre de 2021 07.33

En la previa de la ceremonia de Beatificación de Fray Mamerto Esquiú, el viernes por la tarde se realizó la misa en la Catedral Basílica y Santuario de la Virgen del Valle. La Eucaristía estuvo presidida por el Cardenal Luis Héctor Villalba.

En una emotiva celebración expresó, al referirse a Fray Mamerto, que “si nos adentramos en la contemplación de su alma descubrimos una riqueza y una fecundidad que nos fascina. Queremos celebrar y exaltar en Mamerto Esquiú su unión con Jesucristo”.

La jornada del primer día finalizó con una velada cultural y vigilia de oración en el Paseo de la Fe -frente a la Catedral-, que culminó a la medianoche con repique de campanas y fuegos artificiales. El evento, organizado por el Equipo Interinstitucional de Cultura -que integra a la Catedral Basílica y la Municipalidad de la Capital- contó con variados grupos de danza y canto que compartieron los rasgos distintivos de la cultura argentina.

De manera simultánea, en San José de Piedra Blanca también se realizó una vigilia que finalizó en el mismo horario con el sonido de las campanas. Así se anunció la gran celebración que comenzará el sábado a las 8:30 horas, cuando se dará comienzo a la transmisión para compartir la Misa de Beatificación de Fray Mamerto Esquiú OFM con fieles que se unirán desde distintas partes del mundo. 

En su homilía y refiriéndose a Esquiú, Mons. Villalba comenzó diciendo: “Si nos adentramos en la contemplación de su alma, descubrimos una riqueza y una fecundidad que nos fascinan. Queremos celebrar y exaltar en Mamerto Esquiú, su unión con Jesucristo, fruto de su oración y manifestado en su vida”.

A continuación ofreció una reflexión sobre el Evangelio de San Juan, en el que se narra que unos griegos que habían ido a Jerusalén para la peregrinación, pascual se acercaron a Felipe y le dijeron: «Queremos ver a Jesús» (Jn. 12, 21). “Pienso que éste es también el pedido que hoy, nuestros hermanos, nos están haciendo a nosotros que somos los discípulos de Jesús. ¿Qué desean ellos ver hoy en nosotros los cristianos? Quieren ver a Jesús. Nos piden no sólo que les hablemos de Cristo, sino que se los hagamos «ver»”, consideró el Legado Papal.

En este marco, manifestó que “desde pequeño, Fray Mamerto buscó a Jesús. Después de varios años de caminar junto al Señor, Fray Mamerto es consciente que su vida es un permanecer en Cristo, y de esta fidelidad y alianza, depende su felicidad como hombre y fraile menor franciscano”.

“Mamerto Esquiú les dice a sus sacerdotes que debemos dar buen ejemplo de Cristo Y agrega que los fieles antes que perciban en sus oídos nuestras palabras, como dice San Pablo, deben sentir en nosotros el olor de Cristo (Cf.2 Cor. 2, 11)”, acotó.

Después preguntó “si de veras nuestra persona, nuestra vida refleja a Jesús. Si somos verdaderos testigos de Jesús. Porque la Iglesia somos nosotros. Todos los miembros de la Iglesia deben ser una presencia salvadora de Jesús”.
Pasó entonces a proponer una contemplación de Jesús, para que lo podamos seguir. Habló de Jesús manso, humilde, misericordioso, que no vino a ser servido sino a servir y como modelo de caridad fraterna, afirmando en este punto de su reflexión que “Cristo presenta el amor fraterno como distintivo de la autenticidad cristiana. El mandamiento nuevo, más que un mandamiento es una gracia que el Señor nos concede”.

“Pidamos a Jesús que nos conceda este mandamiento nuevo. Que Él deposite en nuestro corazón la posibilidad y la fuerza que necesitamos para amar sin medida a todos hasta dar la vida. Se lo pedimos por la intercesión de la Virgen del Valle y del Beato Mamerto Esquiú” concluyó.

Quién es el Legado Papal

El cardenal Luis Héctor Villalba fue designado Legado Papal, por el papa Francisco para representarlo en los actos por la beatificación de Mamerto Esquiú. Es así que presidirá las misas del sábado 4 de septiembre a las 10.00 durante la cual se llevará a cabo el Rito de Beatificación y del domingo 5 de septiembre a las 9.30 en El Suncho, departamento La Paz, Catamarca. 

Mons. Villalba nació en Buenos Aires el 11 de octubre de 1934. Es cardenal y arzobispo emérito de la arquidiócesis de Tucumán. Fue ordenado obispo titular de Aufrinio y designado obispo auxiliar de Buenos Aires en 1984, obispo de la diócesis de San Martín en 1991 y arzobispo de la arquidiócesis de Tucumán en 1999, cargo del que se retiró por edad en 2011. Ha sido elevado al rango de cardenal por el papa Francisco el 14 de febrero de 2015.