Emocionante

Día histórico para Catamarca: Fray Mamerto Esquiú ya es beato

La ceremonia se realizó en Piedra Blanca y fue presidida por el delegado papal, cardenal Luis Héctor Villalba, arzobispo emérito de Tucumán. Los fieles se congregaron en el kartodromo de Payahuiaco.

Foto: La Unión.
Foto: La Unión.

04 Septiembre de 2021 08.50

Tras casi un siglo de espera, los fieles pueden celebrar públicamente y en cualquier iglesia católica el culto a Mamerto Esquiú, que a partir de hoy se convirtió en beato, paso previo al de santo. 

La ceremonia de beatificación del fraile catamarqueño comenzó a las 10 de la mañana con una misa presidida por el delegado papal, cardenal Luis Héctor Villalba, arzobispo emérito de Tucumán, en la Iglesia de San José, mientras decenas de fieles siguen el rito en un espacio acondicionado a dos kilómetros de ese lugar.

Los fieles comenzaron a llegar allí temprano y se instalaron al aire libre en el kartodromo de Payahuiaco, un espacio especialmente preparado por el municipio a dos kilómetros de la Iglesia de San José con pantallas led, sillas y baños para que las personas puedan vivir la transmisión de la beatificación en vivo y en directo, con estrictos protocolos por la pandemia de coronavirus.

En tanto, el secretario de Culto de la Nación, Guillermo Oliveri, junto a autoridades provinciales y dirigentes sociales, políticos y religiosos llegaron a la explanada de la iglesia de San José de Piedra Blanca para presenciar la misa.

Los actos oficiales por el rito de beatificación se iniciaron el viernes cuando el gobernador de Catamarca, Raúl Jalil, recibió al delegado papal el salón Calchaquí de la capital catamarqueña, y continúan este sábado con la misa de beatificación.
 

El recorrido a la beatificación

La beatificación de Fray Mamerto Esquiú, decretado beato por el papa Francisco el 19 de junio de 2020, iba a realizarse el pasado 13 de marzo de 2021 en Catamarca, pero fue postergada por la situación sanitaria por la Covid-19 que vivía el país en ese momento, y las autoridades eclesiásticas decidieron realizarla el próximo sábado 4 de septiembre bajo estrictos protocolos sanitarios.

"Fray Mamerto Esquiú fue en hombre muy sabio y esa sabiduría le daba una gran humildad, porque la sabiduría va asociada a la humildad, así como la ignorancia va asociada a la soberbia y Esquiú tenía eso, sabiduría y sobre todo humildad", dijo el historiador pro beatificación y biógrafo de Esquiú, Mario Daniel Vera .

En referencia al acto de beatificación, la calificó como una "alegría enorme" para el pueblo catamarqueño y advirtió que muchos aún "no tomaron conciencia de las implicancias de tener un beato".

"Es una alegría enorme saber que los catamarqueños vamos a tener esta ceremonia de beatificación de este hombre extraordinario, para nosotros tuvo, tiene y debe tener un gran significado porque la vida de él, tiene aquellos valores que hoy Catamarca y el país necesitan. Creo que le pueblo catamarqueño aún no ha tomado conciencia de lo que se viene, de lo que significa tener un beato", dijo.

El milagro: la curación de una niña tucumana


El milagro que permitió Fray Mamerto Esquiú sea declarado beato por el papa ocurrió en la provincia de Tucumán, y fue por la inexplicable curación de una recién nacida con osteomielitis femoral grave.

El 24 de abril de 2019, la Comisión Teológica de la Congregación para la Causa de los Santos del Vaticano dio por aprobado el milagro.

En tanto, el 21 de noviembre de 2019, en Roma la Consultación de los Médicos de nivel internacional convocada por la Santa Sede, declaró la inexplicabilidad del milagro atribuido a la intercesión de Fray Mamerto Esquiú.

En esta línea, Vera anunció que será él, quien escriba el libro donde se trata el primer milagro de Fray Mamerto Esquiú, que lo lleva a convertirse en beato.