Beatificación de Mamerto Esquiú

Emma, la niña del milagro

La niña tucumana que nació con osteomielitis femoral grave y se curó gracias al milagro de Mamerto Esquiú.

Diario La Unión

04 Septiembre de 2021 16.39

En la ceremonia de Beatificación de esta mañana estuvo presente Emma, la niña de Tucumán en la que Dios obró un milagro por intercesión de Fray Mamerto. 

Los papás de Emma, Ana Paz y Alí Omar Pacheco, comprendieron que el camino que quedaba era por la vía de lo sobrenatural. Invocaron al ya Beato y consiguieron el milagro, que a su vez permitió elevar a los altares al fraile franciscano.

Su padre Omar expresó: “Estamos muy emocionados. Es algo increíble, ni en un millón de vidas pensaba que iba a pasar todo esto”. Respecto de su experiencia ante la enfermedad de osteomielitis que padecía la pequeña desde su nacimiento -hoy con 5 años de edad-, dijo: “Lo único que queríamos era a mi hija en casa, con todo lo que conllevaba la operación, con todas las secuelas que iba a traer". 

“En ese momento, gracias a Dios, lo vivimos con mucha tranquilidad, yo sentía que tenía que ser el pilar de mi esposa porque fue quien más sufrió, cada vez que fuimos al hospital la veía, lloraba. Yo sentía que tenía que tener fortaleza”. Y llegó el acontecimiento extraordinario de la curación por intercesión de Esquiú, que “fue un bálsamo para nosotros”. 

Emma y sus papás, Omar y Ana. FOTO: La Unión.

Más tarde, minutos antes de las 10.00, hizo su entrada la Madre Morena, portada por el rector de la Catedral Basílica y Santuario del Santísimo Sacramento y de Nuestra Señora del Valle Pbro. Gustavo Flores, para presidir esta celebración en la que su devoto hijo, Mamerto de la Ascensión, iba a ser declarado oficialmente Beato. Era escoltada por Granaderos del Gral. San Martín, que llegaron especialmente para esta ser parte de esta fiesta. 

De pie, en oración y con emoción, los congregados en este espacio saludaban su paso. En cada hogar, miles y miles de hijos saludaban a la Madre, agradeciendo esta jubilosa jornada. 

Seguidamente comenzó la Santa Misa de Beatificación, presidida por el Legado Papal, el cardenal Luis Héctor Villalba, y concelebrada por una treintena de Obispos, y más de cien sacerdotes de Catamarca y otras diócesis. Participaron, el gobernador de la provincia Lic. Raúl Jalil; el secretario de Culto de la Nación, Guillermo Rodolfo Oliveri; el director nacional de Culto Católico Dr. Luis Saguier Fonrouge; el intendente de Fray Mamerto Esquiú, Dr. Guillermo Ferreyra; el intendente de la Capital Dr. Gustavo Saadi, legisladores nacionales, provinciales y municipales, entre otras autoridades civiles.